El regreso de Monchi Monchi: "El techo del Sevilla no está cercano; hay que dar otro salto"

  • El de San Fernando asegura en su regreso como director general deportivo que llega ilusionado con aportar su "crecimiento profesional" para el engrandecimiento del Sevilla FC.

  • "'El Padrino 2' fue mejor que el 'El Padrino 1', argumenta sobre su segunda etapa en el club de sus amores.

Castro y Monchi se saludan antes de la rueda de prensa. Castro y Monchi se saludan antes de la rueda de prensa.

Castro y Monchi se saludan antes de la rueda de prensa. / Antonio Pizarro

El Sevilla ha presentado este mediodía a su nuevo director deportivo, un viejo conocido como Ramón Rodríguez Verdejo. Monchi ha mostrado su ilusión en este nuevo reto en el club de su vida y ha insistido en que su objetivo es aportar al club nervionense el crecimiento profesional que ha experimentado durante dos años en la Roma. En una extensa rueda de prensa, Monchi ha insistido en que el proyecto que le ha presentado el consejo de administración ha servido para tomar la decisión de volver a pesar de tener otras opciones, como una oferta del Arsenal de Unai Emery que el propio protagonista ha reconocido.

Monchi ha asegurado que entre sus proyectos está el “dar una salto más” para que el Sevilla crezca aún más y se instale definitivamente en la élite.

El de San Fernando ha estado tranquilo en un acto en el que no se ha emocionado como en su marcha, pero en el que sí ha habido muchos sentimientos en el aire. “El de hoy es un día extraño, difícil de imaginar, que deseaba que se cumpliera lo antes posible y que hoy se está cumpliendo. Retrocediendo mucho en el tiempo tengo que  acordarme de Roberto Alés, pues si estoy aquí en parte es por su culpa”, ha comenzado diciendo y ha recordado que le apetecía volver y por eso está de vuelta en el Sevilla: “Estoy aquí no porque sea sevillista, que lo soy. Tampoco para salvarle el culo a nadie, ni porque el Sevilla tenga problemas, pues es un club saneado y envidiado en el mundo. Me han transmitido una idea de futuro del Sevilla que coincide mucho con lo que yo tengo en la mente de lo que tiene que ser el Sevilla del futuro. Después de estar dos años fuera del Sevilla en un club que llevare en el corazón como la Roma. Tengo el deber de invertir ese crecimiento personal en el club al que quiero”

“Vengo convencido de que hay mucho trabajo por hacer, muchas cosas buenas que ya se han hecho. Creo que puedo aportar en ese crecimiento sostenido que tiene que tener el club y vengo con la ilusión de estar aquí el mayor tiempo posible. Vengo a hacer un Sevilla que siga creciendo y que se pueda codear con la élite para estar en el sitio justo donde se dan los éxitos importantes. Ser campeón no es algo que se pueda asegurar, pero sí es más fácil si estás cerca de donde se cuecen los éxitos”, ha añadido el nuevo director general deportivo, que tendrá capacidad, según explicó el presidente, José Castro, para tomar decisiones más allá de lo deportivo: “El contrato es indefinido, sin años de duración establecidos. Acabo de llegar, realmente hasta el 1 de abril no empiezo a ejercer. Todo el mundo quiere escuchar que mañana voy a renovar a Sarabia, a Ben Yedder, a Banega… primero tengo que escuchar y ver lo que hay”.

La decisión de destituir a Machín. “El club ha actuado como tenía que actuar. Es absurdo que yo pudiera opinar. El club ha hablado con las personas que creyó indicadas. Sería injusto valorarlo”. 

Rumores de venta del club. “En las conversaciones que he tenido con el presidente y con grandes accionistas en los últimos días he percibido ilusión por el proyecto a largo plazo y los he visto ilusionados, involucrados… Yo no he tenido la sensación de que vayan a vender sus acciones. Tampoco soy adivino. Lo único que puedo decir es que yo soy sevillista y estoy tranquilo por lo que me han contado y si en algún momento llega esa situación, les pido que piensen como sevillistas”.

¿Qué entrenador buscará? “El entrenador es Joaquín Caparrós. Lo único que quiero es ponerme ya al lado de él y que me vea como una herramienta más para el día a día. Es lo más cercano y no se ha pensado en más alla. ¿Descartar a Caparrós para el año que viene. No se puede descartar nada. El Sevilla el próximo año tiene que tener entrenador y hoy tiene un entrenador capacitado. Tiene 500 partidos. No me he sentado todavía con él. Sólo hable con él antes del partido y después para felicitarlo”.

Leyendas urbanas sobre su marcha. “No me fui por nadie, ni porque me llevara mal con nadie. Hoy están los mismos que estaban cuando me fui. Me fui porque creía que era el momento que tenía que salir, me estaba quedando anquilosado y necesitaba motivaciones externas. Estar 17 años trabajando en el mismo sitio te crea una vorágine que crees que el centro del mundo es esto. Necesitaba aire, conocer mundo para seguir creciendo como profesional en otro entorno. Busqué un sitio difícil, había muchas posibilidades y creía que era el que me ayudaba a crecer. He tenido que valorar el proyecto del Sevilla con otras opciones y era la que me convencía más pese a que tenía otras opciones más llamativas. Ahora quiero invertir ese crecimiento aquí. He sido sevillista en Roma y allí trabajaba para la Roma. Aquí soy sevillista y voy a trabaja para el Sevilla”.

Expectativas. “Es difícil estar al margen de las expectativas que se han creado. Soy de redes sociales y te das cuenta. Sé que mi llegada se puede relacionar con una presión mayor con los objetivos que el club quiere conseguir, pero lo he valorado. Hay gente fuera de Sevilla que me han dicho que me equivoco, que segundas partes nunca fueron buenas. Pero lo he valorado, lo he metido todo en la coctelera. Mi amigo Víctor Orta me dijo que cuando me preguntaran esto dijera que ‘El Padrino 2’ fue mejor que ‘El Padrino 1’. Vengo de un sitio que si hay algo es presión y el crecimiento es saber convivir con una presión grande”.

Dar otro salto. “Sin pecar de presuntuoso, el techo del Sevilla no tiene que estar todavía cercano. El Sevilla en su momento en 2002 o 2003 empezó a construir una estructura deportiva que cogió con el pie cambiado al resto. En ello se basó el éxito de después, pero mucha gente aprendió de lo que habíamos creado, la copió, y esa ventaja inicial se ha acortado. Hay una igualdad mucho más grande. Lo que quiero es dar otro salto más para poder seguir creciendo y marcar diferencias. Todavía hay margen para crecer. Prometer títulos no es mi estilo, pero sí que va a crecer en todos los aspectos que afecten en lo deportivo. Cuando uno se pone un límite ambicioso es más fácil llegar a los objetivos. Consolidar al Sevilla en la élite y ser vanguardista, algo que no está muy presente en el fútbol”.

¿Cómo lo convencieron? “Cuando el presidente me llamó por primera vez que fue al poco tiempo de anunciarse mi salida de la Roma y lo que yo quería es saber qué querían de mí y lo que me dijeron que querían de mí me gustó. Si lo que me dijo el presidente no me hubiera gustado seguiría siendo sevillista pero no estaría aquí”.

Oferta del Arsenal, no del Madrid. “No ha habido una oferta del Real Madrid, he tenido otras opciones, pero no del Real Madrid. Agradezco el interés del Arsenal, que quizá era el que más interés mostró, pero vi todas las ofertas y la del Sevilla reunía más condicionantes para que la aceptara”

Su estructura de técnicos. “Primero tengo que conocer cómo se está trabajando. Ver si las ideas mías de futuro coinciden con lo que hay, pero vengo con el folio en blanco y ganas de aportar. ¿Miguel Ángel Gómez? Él está en el Valladolid y no he pensado en su vuelta”.

Vender para seguir creciendo. “La venta de jugadores era una necesidad para crear un proyecto ganador, para tener una plantilla por encima de las expectativas que nos podían dar los ingresos ordinarios, pero hoy día vende todo el mundo. Hay unas limitaciones. Si queremos seguir con una plantilla como la que tenemos hay que valorar vender”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios