Krasnodar - Sevilla FC | El análisis táctico

Si el equipo se alarga en el campo, malo

  • El 3-3-2-2 de Machín falla con la distancia entre líneas

Departamento de Infografía Departamento de Infografía

Departamento de Infografía

Cuando el equipo jugó juntito, concediendo poca distancia entre las líneas, el Sevilla tuvo un control más real, por mucho que el Krasnodar enviara dos balones al larguero. De hecho, dominaba en el marcador. Paradójicamente, una buena noticia se convirtió en perniciosa para los intereses de los blancos: el Krasnodar fue perdiendo ímpetu en la presión, vigor en los balones divididos, la zaga se fue quedando atrás y el Sevilla, casi sin quererlo, empezó a tocar y tocar en el mediocampo rival. Parecía buena noticia la pérdida de gas de los rusos. Pero con ese control –esta vez más ficticio– de los sevillistas, éstos se quedaron demasiado expuestos en el campo.

La distancia entre la zaga y la delantera se fue dilatando y ahí quedaron desnudos Roque Mesa y Banega. Franco Vázquez acudió en auxilio, pero lo que hizo fue una zancadilla involuntaria que acabó en el gol del triunfo local.

Defensa

En la primera parte, los tres centrales se impusieron a sus pares en cruces y anticipaciones. Hubo un error en la marca a Mamaev de Muriel en un córner botado al primer palo que acabó en el larguero, pero el equipo maniobró junto y sujetó a un Krasnodar más agresivo, más impetuoso.

En la segunda parte, el entrenador de los rusos, Murad Musaev, aprovechó que el Sevilla, en su ánimo de atacar, abría pasillos interiores por la dificultad de Roque Mesa y Banega para el repliegue. Metió en la mediapunta al uruguayo Pereyra, que agradeció la tibieza de Banega para colarse y con una pared cruzar y batir a Vaclik. Además, acumuló hombres en el área sevillista, más con la entrada de Okriashvili, a la sazón el verdugo con su chilena.

Ataque

Roque Mesa y Nolito naufragaron como sustitutos del Mudo y Sarabia en esa interconexión con los delanteros, Muriel y Promes. Y éstos se dejaron ganar siempre las luchas con los centrales. En el juego largo era lógico, pero por abajo es menos justificable.

La vía sevillista la abre Arana por la izquierda. Suyos fueron los mejores centros. Pero la presencia rematadora fue casi nula hasta que entró Franco Vázquez.

Virtudes

Gnagnon y Arana están entrando en buena dinámica.

Talón de Aquiles

El 3-3-2-2 no funcionó con las rotaciones. La plantilla es corta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios