Sociedad

Benedicto XVI y Juan Pablo II ignoraron las acusaciones contra McCarrick

  • El Vaticano publica la investigación sobre el ex arzobispo de Washington por abusos a menores

El ex arzobispo de Washington Theodore McCarrick. El ex arzobispo de Washington Theodore McCarrick.

El ex arzobispo de Washington Theodore McCarrick. / Danilo Schiavella (Efe)

El Vaticano publicó este martes la investigación sobre el ex arzobispo de Washington Theodore McCarrick, de 90 años, expulsado del sacerdocio y del colegio cardenalicio por Francisco por abusos a menores, en el que se explica que el papa argentino conocía "sólo de oídas" su "comportamiento inmoral con adultos" y que Juan Pablo II y Benedicto XVI, a pesar de los continuos rumores, dejaron pasar el asunto al ser mal informados o no tener pruebas ciertas.

Para esta investigación judicial de 450 páginas que ha durado dos años y que fue ordenada por Francisco en un gesto inédito, el Vaticano asegura que no se ha puesto ningún límite y que documentos de todos los departamentos de la Santa Sede, la Secretaria de Estado y la nunciatura han sido consultados, al tiempo que se han realizado hasta 90 entrevistas con un total de cerca 30 horas de grabaciones.

El informe, según cómo ha sido redactado, apunta a un sistema durante años de mala información por parte de los obispos y los nuncios al Papa, de desestimación de las denuncias anónimas por parte de las víctimas, de superficialidad y de falta de investigación de una conducta considerada entonces impropia, pero que en realidad escondía reiterados abusos sexuales y de poder de un verdadero depredador.

El caso estalló cuando el ex nuncio en EEUU, Carlo María Viganò pidió en agosto de 2018 en una carta de 11 páginas, publicadas en medios católicos conservadores, la renuncia del papa Francisco al asegurar que éste conocía ya desde 2013 las acusaciones que pesaban sobre el cardenal McCarrick.

En el esperado informe que busca dar transparencia a uno de los asuntos más espinosos del pontificado de Francisco, se explica que al respecto de lo que dijo Viganò, el Papa ha recordado una breve conversación sobre McCarrik con el entonces sustituto de la secretaria de Estado, Angelo Becciu, y no ha excluido otra conversación breve con el secretario de Estado, Pietro Parolin. Se subraya que hasta 2017 a Francisco nunca se le entregó ningún documento o cartas anónimas sobre McCarrik y que nunca habló del tema con Benedicto XVI ni con el entonces prefecto de la Congregación para los obispos, Marc Ouellet.

Pero el informe concluye que el "papa Francisco había conocido sólo de oídas las acusaciones y rumores respecto a una conducta inmoral con adultos relativa al periodo anterior al nombramiento de McCarrik como arzobispo de Washington".

Y que "considerando que las acusaciones habían sido ya examinadas y rechazadas por Juan Pablo II y considerando que McCarrik, que en 2013 tenía 83 años, estuvo en actividad durante el pontificado de Benedicto XVI, Francisco no vio necesidad de modificar la línea adoptada en los años precedentes", escriben en las conclusiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios