Sociedad

'Florence' y 'Mangkhut' causan estragos en EEUU y Filipinas

  • Las Carolinas sufren el azote del huracán y en el país asiático mueren al menos 29 personas y hay decenas de desaparecidos por el tifón

Vecinos de la localidad filipina de San Mateo abandonan ayer en barca sus domicilios inundados por el agua. Vecinos de la localidad filipina de San Mateo abandonan ayer en barca sus domicilios inundados por el agua.

Vecinos de la localidad filipina de San Mateo abandonan ayer en barca sus domicilios inundados por el agua. / ROLEX DELA PENA / efe

La tormenta tropicalFlorence sigue lentamente su desplazamiento por la costa sureste de Estados Unidos, dejando fuertes lluvias, "catastróficas" inundaciones, apagones y amenazas de "marejada ciclónica" y tornados en Carolina del Norte y del Sur, en donde las lluvias y vientos provocaron ya al menos 11 muertos y acumulaciones de agua de hasta 76 centímetros. Con vientos máximos sostenidos de cerca de 75 kilómetros hora, con ráfagas más fuertes, la tormenta experimentará un debilitamiento gradual mientras se mueve más hacia tierra adentro durante los próximos días.

El gobernador de la norteña Carolina, Roy Cooper, entregó un informe sobre el primer día de la tormenta y confirmó la muerte de cinco personas. Una madre y su bebé murieron después de que un árbol cayera sobre su casa, otro hombre se electrocutó cuando intentaba conectar un generador, una mujer perdió la vida por un ataque cardiaco y un hombre cuando salió al atender a sus perros.

Filipinas sufre el feroz paso del tifón Mangkhut

En Filipinas, al menos 29 personas murieron en las inundaciones y los corrimientos de tierra que causó la llegada del tifón Mangkhut, que azotó el norte del archipiélago durante 20 horas antes de seguir rumbo al sur de China. Más de 4 millones de personas se quedaron sin electricidad por este fenómeno. La cifra de muertos "probablemente siga ascendiendo", dijo el director del Centro Nacional de Reducción de Desastres, Ricardo Jalad.

La mayoría de estas muertes se produjeron a causa de deslizamientos de tierra en las zonas montañosas que recibieron las lluvias torrenciales y fuertes vientos que arrastró Mangkhut a su paso por el norte de la isla de Luzón, en el extremo septentrional del país.

Estado en el que quedó una de las calles tras el paso del tifón Mangkhut. Estado en el que quedó una de las calles tras el paso del tifón Mangkhut.

Estado en el que quedó una de las calles tras el paso del tifón Mangkhut. / EFE

En la región de Cordillera una familia de seis miembros murió cuando su casa en la ciudad de Baguio quedó enterrada por un desprendimiento de tierra; y en Nueva Vizcaya un hombre de 36 años y tres de sus hijos -uno de dos años y otro de ocho meses- fallecieron en las mismas circunstancias mientras el resto de su familia estaba en un centro de evacuación.

Según las autoridades, por el momento no se han verificado reportes de víctimas en las provincias de Cagayan e Isabela, en la costa nororiental de la isla de Luzón por donde entró Mangkhut y que fueron las primeras en recibir el embate del tifón.

El asesor presidencial subrayó que se espera finalizar las tareas de búsqueda y rescate para poder empezar mañana las labores de rehabilitación en las áreas afectadas, con el objetivo primordial de restaurar la electricidad y las comunicaciones.

Más de 130.000 personas permanecía hoy todavía en los centros de evacuación habilitados por el Gobierno y unos 15.000 se encontraban refugiados en viviendas más seguras de familiares, según los últimos datos ofrecidos por el Centro Nacional de Reducción de Desastres.

A pesar de las dificultades de acceso la ayuda internacional ya ha comenzado a fluir, en concreto 20.000 sacos de arroz del Programa Mundial de Alimentos; además de 570.00 dólares (490.000 euros) donados por Australia en artículos de primera necesidad para unas 25.000 personas que serán distribuidos por Cruz Roja.

Los vientos huracanados a su paso por Filipinas. Los vientos huracanados a su paso por Filipinas.

Los vientos huracanados a su paso por Filipinas. / EFE

El paso del temporal, el peor que golpea Filipinas desde el supertifón Haiyan en 2013, ha causado por el momento más de 250.000 damnificados de manera directa, según ese organismo oficial, aunque más de 5 millones de filipinos viven en las zonas que sufrieron el embate del Mangkhut.

Antes del paso del tifón, el Gobierno filipino designó más de 30 millones de dólares (unos 27 millones de euros) para la respuesta de emergencia.

Tras tocar tierra en la localidad de Baggao, en la costa nororiental del país, el sábado a la 1:40 hora local, Mangkhut arrastraba vientos de hasta 305 kilómetros por hora, lluvias torrenciales y provocó olas de hasta seis metros. En su trayectoria hacia el oeste, el tifón se fue debilitando ligeramente y abandonó el área de responsabilidad de Filipinas ayer en torno a las 21:00 hora local con rumbo a Hong Kong (China) con vientos de entre 120 y 170 kilómetros por hora.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios