Maternidad

Lactancia materna, una práctica mundial que necesita más atención

Los profesionales sanitarios fomentan la lactancia materna o natural porque está demostrado que es la mejor forma de alimentar al bebé. Los profesionales sanitarios fomentan la lactancia materna o natural porque está demostrado que es la mejor forma de alimentar al bebé.

Los profesionales sanitarios fomentan la lactancia materna o natural porque está demostrado que es la mejor forma de alimentar al bebé. / Archivo

Bajo el lema 'Empoderémonos ¡Hagamos posible la lactancia materna!', WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), que trabaja conjuntamente con la OMS y UNICEF y coordina cada año la celebración de esta semana, quiere visualizar y servir como una plataforma "para exigir normas sociales equitativas en cuanto al género, como el trabajo en equipo entre las madres y sus parejas para una lactancia exitosa así como el equilibrio del trabajo remunerado y no remunerado”.

Aunque tradicionalmente se considera que la lactancia materna natural está en el dominio de la madre -como el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita-, cuando los padres, las parejas, las familias y la sociedad la apoyan, las tasas de lactancia materna aumentan.

Según los expertos, las ventajas de la lactancia materna se prolongan más allá del tiempo que esta dura. Así como las personas que fueron amamantadas tienen menor riesgo de algunas enfermedades, también hay ventajas para las madres que amamantan, que tienen menos probabilidades de padecer cáncer de mama y ovario y tendrán una mejor recuperación tras el parto.

Asimismo, además de intensificar la unión afectiva entre madre e hijo, la leche materna es gratis y está disponible para todas las mujeres, siempre a la temperatura adecuada para el bebé.

La lactancia materna intensifica la unión entre madre e hijo. La lactancia materna intensifica la unión entre madre e hijo.

La lactancia materna intensifica la unión entre madre e hijo. / Archivo

¿Cuánto tiempo es aconsejable amamantar?

La lactancia comienza después del nacimiento y puede prolongarse tanto como la madre y el bebé quieran aunque, pasados los seis primeros meses, haya que introducir otros alimentos para completar la dieta (sin abandonar la leche materna hasta los dos años o más).

Alimentarse del pecho materno es la forma más natural, ya que le proporciona al bebé la cantidad adecuada de alimentos que se encuentran de la mejor manera para que puedan ser digeridos fácilmente. Por tanto, la leche de la madre es el mejor alimento para el bebé en esta primera etapa.

¿Cuánto debe durar la toma?

La duración de la toma variará de un bebé a otro. Algunos, sobre todo al principio, necesitan 20 o 30 minutos en cada pecho; en cambio, otros terminan en cinco minutos. Cuando el bebé se ha saciado soltará el pecho por sí mismo. Es, en ese momento, cuando se le puede ofrecer el otro, aunque unas veces lo querrá y otras no.

Lo mejor, aseguran los expertos, es no hacer caso del reloj, ni para ver cuando le "toca” ni para restringir la duración de la toma. En definitiva, dar el pecho a demanda, sin horario ni restricciones.

Situación de la lactancia materna en el mundo

Según el estudio Lactancia Materna en cifras: tasas de inicio y duración de la lactancia en España y en otros países, pese a la importancia de esta práctica, aunque el inicio de la lactancia materna es mayoritario en casi todos los países, se produce a lo largo de los primeros meses de vida un descenso progresivo.

Los últimos datos publicados en 2016 por UNICEF, indican que, globalmente, solo un 43 % (dos de cada cinco) de los niños continúan recibiendo lactancia a los seis meses de vida. Las mayores tasas las presentan los países del Sur de Asia con un porcentaje del 60 %, seguidos por el Este y Sur de África con un 57 %.

Por otra parte, no se conoce de manera pormenorizada cuál es la situación de la lactancia en los países con mayores ingresos. Sin embargo, según el citado estudio, en 2010, alrededor del 90 % de las mujeres de Australia iniciaban la lactancia materna pero, a los seis meses, solo el 2 % continuaban con ella. En Estados Unidos, en 2013, el porcentaje de inicio era del 76 % y, a los seis meses, se reducía hasta el 16 %.

En Europa, según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) del año 2005 los mejores resultados de inicio de lactancia materna los presentaban los países nórdicos con cifras próximas al 100 %, que, a los seis meses, nuevamente disminuían por debajo del 20 %.

En nuestro país no hay un sistema oficial de monitorización y seguimiento de la lactancia adecuado. Teniendo en cuenta esas limitaciones, se recoge una duración media de la lactancia materna de seis meses que, en 2012, se situaba en torno al 28,5 %, cifras similares a las globales europeas pero, como en todos los países, lejanas a la recomendaciones de la OMS-UNICEF (50 % a los seis meses).

Así las cosas, a pesar de la importancia reconocida de amamantar, esta práctica aún no está bien implantada a nivel mundial, sobre todo en los países más desarrollados. La conclusión es que, aunque se han conseguido avances en los últimos años, todavía nos encontramos lejos de alcanzar los objetivos mínimos; y, dada la gran variabilidad entre países, es conveniente que las estrategias de apoyo a esta práctica sean elaboradas de manera específica para cada cada uno de ellos, según sus necesidades.

El logro de esta meta requerirá reforzar la "cultura del amamantamiento" y defenderla, en la medida de lo posible, de las incursiones de la "cultura del biberón".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios