Informe del Instituto Catalán de Acogida

La mitad de los niños adoptados en Cataluña procedentes de Rusia y Ucrania sufren el trastorno alcohólico fetal

  • El trastorno obedece a que la madre ha consumido alcohol durante el embarazo

  • Provoca malformaciones morfológicas, retraso en el crecimiento y alteraciones del sistema nervioso central

Comentarios 1

La mitad de los niños adoptados en Cataluña procedentes de Rusia y Ucrania sufren de Trastornos del Espectro del Alcoholismo Fetal (TEAF), según un estudio presentado este miércles por el Instituto Catalán de Acogida y Adopción y la Subdirección General de Drogodependencias de Cataluña.

Los TEAF agrupan "un conjunto de anomalías físicas, mentales, conductuales y cognitivas que un individuo puede presentar cuando ha estado expuesto al alcohol durante su desarrollo prenatal", es decir, cuando la madre ha consumido alcohol durante el embarazo, explica el subdirector general de drogodependencias, Joan Colom.

En el estudio han participado tres hospitales catalanes: el Clínic, el de la Vall d'Hebron y Sant Joan de Déu; cuyos equipos especializados han diagnosticado a una muestra de 162 niños y niñas adoptados en Cataluña entre 1985 y 2015 procedentes de Rusia y Ucrania.

La investigación ha concluido que el 50 % de estos niños y niñas presentan un TEAF y un 20,4% sufren de Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), que es la manifestación más grave de este tipo de trastornos.

Por otro lado, el 16% presentan la forma parcial de SAF, un 11,1% fue diagnosticado con trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol y a un 1,2% se le detectaron defectos de nacimiento compatibles con la exposición prenatal al alcohol.

Colom señaló que los menores con este tipo de trastornos presentan tres tipos de anomalías: malformaciones morfológicas (en especial cráneo-faciales), retraso en el crecimiento y alteraciones del sistema nervioso central, expresadas como alteraciones cognitivas, conductuales, de socialización y de aprendizaje.

El subdirector general de drogodependencias indicó que el estudio se ha centrado en los niños adoptados procedentes de Rusia y Ucrania, pues son dos de los países con más prevalencia en el consumo de alcohol durante el embarazo. Además, buena parte de las adopciones internacionales realizadas en los últimos años en Cataluña son de menores procedentes de estos dos países: un 83,2% de los niños adoptados de países europeos provienen de Rusia y un 11,2%, de Ucrania.

Es por este motivo por lo que tanto desde el Instituto Catalán de Acogida y Adopción (ICAA) como desde la Agencia de Salud Pública de Cataluña (Aspcat) se reforzarán las medidas informativas en los procesos de adopción y se realizarán acciones para reducir el consumo de alcohol en el embarazo y sus consecuencias en los niños.

La directora del ICAA, Agnès Russiñol, asegura que las familias que quieran adoptar en Rusia o Ucrania recibirán "una sesión informativa especifica para dejar claro que existe ese factor de riesgo" relacionado con los TEAF, y "serán formadas para adoptar un niño con necesidades especiales".

También se formará a las Entidades Acreditadas de Adopción Internacional y a las Instituciones Colaboradoras de Integración Familiar, encargadas de hacer la valoración de las familias adoptivas, para que tengan en cuenta que la idoneidad de las familias se ajuste a las necesidades de estos niños y niñas.

Los especialistas de los hospitales que han participado en el estudio han elaborado una guía para la evaluación y el diagnóstico de los TEAF y para el tratamiento de los menores afectados, dirigida a profesionales de la psiquiatría y psicología de distintos centros de atención, que serán formados en el transcurso de 2019.

Estos hospitales también están elaborando una guía para orientar a las familias en cuanto a la convivencia y el acompañamiento de sus niños con TEAF, así como otra destinada a profesionales de la enseñanza que servirá para formar a los equipos de orientación psicopedagógica.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios