Claves para la campaña del 2020

Así volverán este año los campamentos de verano

  • Más de 4 millones de niños y 200.000 empleos directos están pendientes en España de los tradicionales programas de ocio y educativos al aire libre del verano

Según las previsiones, los campamentos de verano podrán abrir a partir de la fase 3 con reducción de aforo. Según las previsiones, los campamentos de verano podrán abrir a partir de la fase 3 con reducción de aforo.

Según las previsiones, los campamentos de verano podrán abrir a partir de la fase 3 con reducción de aforo.

Mientras los más pequeños continúan asistiendo a clase de manera virtual, a falta de un mes para que concluya el curso escolar, a muchos padres se les plantea la misma problemática de todos los veranos con respecto a sus hijos y la posibilidad o no de llevarlos a un campamento se encuentra en el aire debido al contexto de la pandemia.

Y es que, si en condiciones normales, es difícil conciliar la vida familiar, el coronavirus ha aumentado de nivel la problemática de los padres que tienen que trabajar y no tienen soporte ni red -ya los abuelos no están disponibles- para dejar a sus hijos atendidos.

Así las cosas, muchos progenitores se preguntan si habrá campamentos de verano en los próximos meses, una actividad en la que cada año participan unos cuatro millones de niños españoles, según el Colectivo Nacional de Campamentos de Verano, compuesto por entidades que desarrollan proyectos de ocio, tiempo libre y campamentos.

Este sector cuenta con 37.800 empresas con un volumen de facturación anual de más de 8.600 millones de euros generando, al mismo tiempo, 200.000 empleos directos. Con esos datos, la preocupación también es alta entre el colectivo que, en su manifiesto dejan muy claro que están totalmente regulados "en temas de seguridad, riesgos Laborales, formación, medidas higiénico-sanitarias, certificados de delitos sexuales, aforos, ratios niño/monitor, etc. en el mayor de los casos por las Comunidades Autónomas y con un grandísimo grado de profesionalidad". Añaden a eso que, "a todas estas medidas regulativas, debemos destacar que nuestras actividades se realizan en espacios abiertos y de acceso controlado".

Labor social

El sector del campamento, insisten, no es únicamente una actividad meramente económica, sino "una labor social que incide de forma transversal en toda la sociedad dando servicio a una mayoría de familias, facilitado la conciliación de la vida familiar y laboral. También para aquellas más vulnerables y necesitadas de diferentes ayudas y para las que este periodo forma parte importante del año".

La realidad es que los campamentos de verano no es solo la parte más lúdica de estos, algo que, sin duda, creen de suma importancia para el desarrollo y la formación integral de jóvenes y niños. Un campamento, enfatizan desde el colectivo, "es juego e interacción, dos de lo derechos fundamentales de los niños y totalmente imprescindibles en la vida de estos, que les ayudará a desarrollar las habilidades necesarias para desenvolverse en la sociedad y para una buena salud mental de los más pequeños".

Abrir campamentos

Atendiendo a esas consideraciones, el sector está preocupado por su negocio, que es muy estacional y depende de los meses estivales en gran medida, por lo están trabajando para que los niños tengan esta opción en verano. Su intención, aseguran, es la poder ofrecer este servicio que consideran "fundamental" como solución para las familias y los niños, y garantizando en todo momento la seguridad de los menores de posibles contagios, apostando por "espacios libres de Covid-19" y un "Protocolo y medidas higiénico sanitarias para el desarrollo de campamentos de verano 2020". Todo ello en consenso con el Ministerio de Sanidad y el Instituto de la Juventud.

Estas se basan en la reducción de aforo, protocolos de actuación, distanciamiento físico e higienización exhaustiva de espacios comunes, además de la formación del personal para que se respeten todas ellas. Habrá que modificar numerosos hábitos para que los niños no compartan objetos o alimentos y deberán lavarse las manos antes y después de cada actividad, así como mantener distancias de seguridad en el comedor a la hora de todas las comidas.

¿Para cuándo?

Mientras tanto, según la orden publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, las actividades de tiempo libre destinadas a la población infantil y juvenil podrán reanudarse en aquellos territorios que entren en la fase 3 de la desescalada, siempre que se garanticen las medidas de prevención e higiene y cuenten con un protocolo para controlar y prevenir los casos de Covid-19. Adicionalmente, las Comunidades Autónomas podrán añadir otras condiciones.

En caso de que las actividades sean al aire libre, se deberá limitar el número de participantes al 50 % de la capacidad habitual de la actividad, con un máximo de 200 participantes, incluyendo los monitores. Cuando sean en espacios cerrados, el aforo será de un tercio, y se permitirá un máximo de 80 personas, incluyendo también a los responsables.

No obstante el colectivo se está reinventando y, ante el miedo de muchos padres de llevar a sus hijos a un campamento tradicional, habrá propuestas virtuales, con actividades diarias para los menores y donde podrán socializar telemáticamente con otros niños y niñas. De cualquier forma, los campamentos seguirán siendo la manera perfecta de conciliación y diversión en época estival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios