Investigación

Un estudio español constata la "evidencia significativa" de la transmisión del coronavirus por aerosoles

Transmisión aérea de virus Transmisión aérea de virus

Transmisión aérea de virus

Un informe español sobre vías de transmisión del SARS-CoV-2 concluye que existe una "evidencia significativa" sobre la transmisión del coronavirus por aerosoles, es decir, por el aire.

Se trata de un estudio difundido este lunes que el Ministerio de Ciencia e Innovación ha encargado a un grupo de investigadores de reconocido prestigio, formado por Antonio Alcamí, Margarita del Val, Miguel Hernán, Pello Latassa, José Luis Jiménez, Xavier Querol, Ana Robustillo, Gloria Sánchez y Alfonso Valencia.

A su entender, "hay un apoyo sustancial" de la comunidad científica a la posibilidad de que la vía de los aerosoles sea la forma dominante en la transmisión del coronavirus, e incluso no descartan que se haya sobreestimado el contagio por gotículas.

Por esas razones, los expertos proponen realizar todas las actividades posibles en exteriores y ventilar o filtrar para reducir la infección por esta vía, medidas que se añaden a las ya aceptadas del uso de mascarillas, higiene, distanciamiento, trabajo a distancia y evitar actos con alta densidad de personas, sobre todo en interiores.

Hace meses que más de 200 científicos (algunos de ellos autores de este estudio) de 32 países instaron a la Organización Mundial de la Salud en una carta abierta a reconocer el contagio por aerosoles.

El informe (PDF) encargado por el Ministerio de Ciencia e Innovación analiza precisamente la posición de la OMS y de diferentes estudios sobre las vías de transmisión, resume la evidencia a favor y en contra del contagio por aerosoles y concluye que hay "un apoyo sustancial de la comunidad científica a la posibilidad de que sea la forma de transmisión dominante y a que sea la forma más habitual de contagio en eventos de súper-propagación".

Resalta el documento la importancia de explicar a la población el papel que juega la transmisión por el aire, a través de aerosoles expulsados por personas infectadas. En este sentido, explica que al respirar, hablar, gritar, toser y estornudar se emiten "abundantes partículas" de gotículas y aerosoles.

Mientras que las primeras infectan por impacto en los ojos, las fosas nasales o la boca, y caen al suelo hasta a 1-2 metros de la persona que las emite, los segundos contagian por inhalación y viajan más de 1-2 metros antes de caer al suelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios