Cómo combatir el Covid-19 ¿Qué grado de efectividad tienen las mascarillas de tela?

  • En los últimos días la seguridad de las mascarillas de tela se está cuestionando, ¿hay motivos para para ello?

  • Todas las claves según las investigaciones realizadas, requisitos que deben cumplir las mascarillas reutilizables y recomendaciones de uso y consejos para comprobar su efectividad

Después de realizarse varias investigaciones sobre la propagación del Covid-19, se ha demostrado que la transmisión aérea del virus es la ruta dominante en los contagios. En consecuencia, los expertos han llegado a la conclusión de que llevar mascarilla en los espacios públicos es la estrategia más efectiva para la prevención de la transmisión entre personas. 

El riesgo de contagiarse con el virus se reduce con el uso de mascarillas, de eso no hay duda; no obstante, el porcentaje en el que lo hacen puede variar entre un 24% y un 99% en función de la duración y el tipo de mascarilla elegida.

Se ha demostrado que la mejor opción para bloquear el virus es el empleo de mascarillas N99 (FFP3), que reduce el riesgo de contagio en más de un 94% en periodos de hasta 20 minutos de exposición al agente patógeno. A estas le siguen las mascarillas N95 (FFP2) y las mascarillas quirúrgicas. A pesar de esto, buena parte de la población las ha descartado y ha optado por mascarillas hechas de tela. Es una opción más económica y ecológica, y además permite mantener una estética más acorde a tu personalidad, pero ¿son realmente efectivas estas mascarillas?

Depende del material

Pueden serlo y pueden no serlo; depende de los materiales empleados en la fabricación de la mascarilla. Una reciente investigación muestra que cuanto mayor densidad de fibra tengan los tejidos, mayor será la efectividad en el proceso de filtración. Así, una mascarilla de algodón con 80 hilos por pulgada casi no ofrece protección, mientras que una mascarilla con 600 hilos por pulgada puede alcanzar una eficiencia de filtrado de entorno a un 79% para particular de entre 10 nm a 300 nm y a un 98% para partículas de entre 300 nm y 6 µm (las partículas de hasta 5 µm son consideradas la fuente primaria de transmisión de infecciones respiratorias).

En ese mismo estudio se llega a la conclusión de que lo más adecuado es que las mascarillas contengan materiales que permitan una buena filtración mecánica junto con materiales que sirvan de filtración electroestática. De esta manera, una mascarilla híbrida en la que se combine algodón (barrera física) con seda natural, chifón o franela (efectos electroestáticos) puede superar el 80% de eficiencia con partículas el rango de menos de 300 nm y el 90% con aquellas superiores a 300 nm. 

Para una mayor protección, podría ser adecuado incorporar un filtro entre las capas de la mascarilla. A este efecto, los filtros de aspiradora parecen ser los materiales no tradicionales que reducen en mayor medida el riesgo de infección. 

Todo esto siempre y cuando la mascarilla esté bien ajustada, ya que un hueco —por ejemplo entre el borde de la mascarilla y los contornos faciales— de 1% puede reducir la eficiencia del filtrado a más de la mitad.

Requisitos que deben cumplir las mascarillas reutilizables

La Asociación Española de Normalización ha elaborado una especificación UNE (UNE 0065) en la que se recogen los requisitos de materiales, diseño, confección, macado y uso de las mascarillas higiénicas reutilizabas para adultos y niños.

Características generales. Las mascarillas higiénicas objeto de esta especificación deben cubrir nariz, boca y barbilla y garantizar un ajuste adecuado a la cara. A su vez, deben estar confeccionadas con un material reutilizable filtrante adecuado, que permita la respiración y que en contacto con la piel del usuario no presenten riesgos conocidos de irritación o efectos adversos para la salud.

Ensayos y criterios de aceptación. Deben cumplir con una eficacia de filtración bacteriana igual o superior al 90% y una respirabilidad inferior a Pa/cm2

Condiciones de lavado. La mascarilla debe poder aguantar al menos 5 ciclos de lavado y secado manteniendo sus prestaciones. 

  • El lavado y secado de la mascarilla debe ser acorde con las recomendaciones del fabricante, que debe de optar por un proceso de lavado que elimine el virus por ejemplo 5 ciclos de lavado a 60 °C (UNE-EN ISO 6330 programa 6N) y secado al aire (UNE-EN ISO 6330:2012, tipo A). 
  • Se debe evitar el contacto entre una mascarilla sucia (a lavar) y la ropa limpia. La persona a cargo del lavado debe protegerse para manejar las mascarillas sucias. 
  • No se deben utilizar productos que puedan degradar o dañar los materiales y que disminuyan su capacidad protectora.
  • Se recomienda que la mascarilla se seque completamente dentro de las 2 h posteriores al lavado. No se debe secar o higienizar con un horno microondas.
  • Tanto durante el secado, como en el almacenaje posterior de la mascarilla, se deben evitar los ambientes en los que la mascarilla se pueda volver a contaminar.
  • Después de cada ciclo de lavado, se debe realizar una inspección visual (con guantes de protección o manos lavadas). Si se detecta algún daño en la mascarilla (menor ajuste, deformación, desgaste, etc.), se debe desechar la mascarilla. 

Materiales. La mascarilla higiénica puede estar formada por una o varias capas (de un material o combinación de materiales), siempre y cuando la misma cumpla los criterios de aceptación indicados en la especificación UNE 0065. En el caso de combinaciones de varias capas de materiales, la capa filtrante debería colocarse en el medio y si la combinación es bicapa la capa filtrante debería colocarse como capa externa. 

Embalaje, marcado e instrucciones de uso. Las mascarillas se deben embalar de tal manera que estén protegidas frente a cualquier daño mecánico y frente a la contaminación, antes de su primer uso. El embalaje individual o agrupado queda a la elección del fabricante. Las mascarillas deben estar marcadas de manera clara y duradera. El marcado debe incluir: 

  • El nombre, marca comercial o cualquier otro medio de identificación del fabricante o proveedor; 
  • La talla y el rango de edad.
  • El número de este documento y la designación visible como sigue: "Especificación UNE 0065:2020 Mascarillas higiénicas reutilizables para adultos y niños. Requisitos de materiales, diseño, confección, marcado y uso”.
  • La siguiente advertencia: "ADVERTENCIA: Este dispositivo no es un producto sanitario en el sentido de la Directiva 93/42 o del Reglamento UE / 2017/745, ni un equipo de protección individual en el sentido del Reglamento UE / 2016/425”.
  • El pictograma de la colocación de la mascarilla. 
  • La advertencia de uso personal.
  • La advertencia sobre la supervisión por un adulto de la colocación, uso y retirada de la mascarilla (para las mascarillas de niños).
  • Los símbolos de conservación, conforme la Norma UNE-EN ISO 3758, y el número máximo de lavados (número de lavados para los que el fabricante garantiza las prestaciones). 
  • La información de que la mascarilla es reutilizable. 

Duración de uso máximo continuado:

  • Por cuestiones de comodidad e higiene, se recomienda no usar la mascarilla por un tiempo superior a 4 h. En caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se recomienda sustituirla por otra. 
  • Durante el período de uso, la mascarilla solo se puede retirar de acuerdo con las instrucciones UNE 0065.
  • La mascarilla se debe lavar cada vez que se ensucie, humedezca o no se pueda colocar correctamente sobre la cara.
  • No se debe utilizar la mascarilla si está sucia o húmeda.
  • En el caso de que se vaya a almacenar temporalmente se debe evitar el contacto con cualquier superficie.
  • Tampoco se debe colocar en una posición de espera en la frente o debajo de la barbilla durante y después del uso. 

Pruebas sencillas para comprobar efectividad de la mascarilla

Simon Kolstoe, de la Universidad de Portsmouth, recomienda un par de test que pueden servir para hacernos una idea del grado de efectividad de la mascarilla que usamos. 

Test 1. Pedirle a alguien que vapee con la mascarilla puesta y grabarle en vídeo mientras respira. la salida del aire. La visualización de las imágenes nos permitirá conocer si mascarilla impide salir el aire y en qué dirección de escapa.

Test 2. Soplar una vela con la mascarilla puesta. Una mayor dificultad para apagarla es sinónimo de que la mascarilla ofrece una mejor barrera

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios