Sociedad

Los médicos de preventiva desaconsejan el uso obligatorio de mascarillas FFP2

Los médicos de preventiva no aconsejan el uso obligatorio de mascarillas FFP2 Los médicos de preventiva no aconsejan el uso obligatorio de mascarillas FFP2

Los médicos de preventiva no aconsejan el uso obligatorio de mascarillas FFP2 / Archivo

Ya nadie duda de que las mascarillas son un complemento que nos acompañará durante los próximos años. La mayoría de especialistas incluso afirman que es un hábito que deberíamos mantener de cara ya a un futuro más saludable. Aún así, los mismos no se ponen tan de acuerdo a la hora de decidir qué tipo de mascarilla utilizar según en qué momento. Ahora bien, la Sociedad Española de Medicina Preventiva Salud Pública e Higiene ha querido manifestarse al respecto y aconseja no hacer obligatorias las mascarillas FFP2.

Entre otras cuestiones, su posicionamiento para discernir que su uso no debe ser obligatorio en el transporte público o los espacios interiores con poca ventilación se basa en que los argumentos expuestos son "en muchos casos opinión de expertos", es decir, no hay un estudio específico que así lo confirme. Por tanto, sí aconsejan el uso de mascarillas quirúrgicas en este tipo de ámbitos.

La obligatoriedad no es sinónimo de buen uso

La Sociedad Española de Medicina Preventiva Salud Pública e Higiene ha querido exponer todos los aspectos negativos que ve en una posible  obligatoriedad del uso de las FFP2. Según los expertos de este organismo, la obligación parcial, como en el transporte público, puede facilitar un mal uso de la mascarilla al colocarse y quitarse. Además, puede dar una falsa sensación de seguridad que derive en la relajación de otras medidas preventivas.

Las medidas deben utilizarse de forma global y este posible nuevo requerimiento no es necesario cuando el control de la transmisión "se consigue de una forma eficaz con las actuales mascarillas higiénicas homologadas y las mascarillas quirúrgicas".

Otra de las cuestiones que alega la asociación de médicos es que el carácter de obligatoriedad hace que las personas tengan un "sentimiento de limitación de libertades individuales". Por tanto, creen que un buen uso de las mascarillas se puede llevar a cabo sin restricciones y que dicha obligatoriedad sólo debe darse como "último recurso" cuando las medidas voluntarias sean ineficaces. Además, han corroborado que la imposición podría llevar a la escasez de suministro de este tipo de mascarillas para las personas y situaciones "en las que estas están claramente indicadas".

Con la parcialidad como raíz, los médicos también son conscientes de que una medida de este tipo puede hacer "más fácil de implementar y controlar" el uso de las mascarillas. Además, son conscientes de que  no siempre se puede garantizar una ventilación adecuada en los espacios públicos compartidos ni evitar aglomeraciones. Aún así, su opinión es firme y el uso de las quirúrgicas debe aconsejarse pero no imponerse a la población general.

Por último, tienen la certeza de que este tipo de regulaciones deben enmarcarse dentro de "una estrategia más amplia de salud pública" que garantice, no sólo el uso de las mascarillas, sino la correcta implantación de las demás medidas sanitarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios