GOYA SEVILLA ¿Cómo visitar gratis los escenarios de cine del Real Alcázar?

El Pozo

Legado Ibérico: Bienvenidos a la experiencia Umami

  • La marca líder de Salazón Ibérico en España, según datos Nielsen, es la primera en ofrecer la descripción del quinto sabor y un mapa de cata en todos sus jamones y paletas

Las papilas gustativas distinguen cuatro sabores, pero hay un quinto, llamado umami, que en japonés significa "sabor delicioso, sabroso"

Las papilas gustativas distinguen cuatro sabores, pero hay un quinto, llamado umami, que en japonés significa "sabor delicioso, sabroso"

Legado Ibérico innova con la finalidad de impulsar y favorecer una cultura del gusto más adulta, rica y compleja cuya bandera es la búsqueda del quinto sabor o umami. Se dice que los seres humanos somos capaces de reconocer cinco sabores diferentes: amargo, salado, ácido o agrio, dulce, y umami.

Desde pequeños nos enseñan que las papilas gustativas distinguen cuatro sabores: dulce, salado, amargo y ácido (o agrio). Pero hay un quinto, llamado umami, que en japonés significa "sabor delicioso, sabroso" -de la combinación de los términos 'umai' (que quiere decir 'delicioso') y 'mi' (que significa 'sabor')- y que fue descubierto por el científico Kikunae Ikeda, profesor de química en la Universidad Imperial de Tokio. El consumo de los jamones y paletas Legado Ibérico permite disfrutar del umami, la esencia del gusto, dado que, después de degustarlos, su sabor permanece y continúa durante un tiempo. Lo que sentimos cuando comemos estos alimentos es una sensación de absoluta plenitud en la boca.

El consumo de los jamones y paletas Legado Ibérico permite disfrutar del umami El consumo de los jamones y paletas Legado Ibérico permite disfrutar del umami

El consumo de los jamones y paletas Legado Ibérico permite disfrutar del umami / El Pozo

Además de la descripción del quinto sabor, Legado Ibérico ha incorporado un mapa de cata en cada pieza que describe las características del producto. En líneas generales y, una vez probado, estos jamones se caracterizan por su gran sabor, con un veteado y brillo generoso. Destacan por sus matices a frutos secos con un ligero recuerdo a pan recién horneado y resultan particularmente sabrosos por la presencia de umami natural, propio de un buen jamón ibérico, que genera una sensación plena en boca y logra un apreciado equilibrio dulce-salado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios