Redes sociales

Instagram da marcha atrás a los cambios tras la rebelión de sus usuarios

Instagram.

Instagram. / Brett Jordan, Unsplash

En internet la atención es un bien precioso por el que pugnan sitios web, medios de comunicación, plataformas de streaming y redes sociales. La atención, no sólo el número de usuarios sino el tiempo que permanecen conectados a uno u otro servicio, es la clave que determina el reparto del combustible que mantiene toda la Red en marcha: la publicidad.

Con la atención de los internautas cada vez más fragmentada, es esencial retenerlos, cueste lo que cueste. Si eso conlleva copiar al que triunfa, pues adelante. Y hoy en día, la que triunfa es Tik Tok, tanto en descargas como en el número de usuarios o el tiempo que estos usuarios pasan conectados.

Ese objetivo de competir con la red china es el que ha inspirado algunos de los cambios anunciados recientemente por plataformas como YouTube, Facebook o, estos últimos días, Instagram.

La red social propiedad de Meta había anunciado novedades para privilegiar los vídeos sobre las fotos y las recomendaciones de sus algoritmos (motor de descubrimiento, lo llaman) sobre las publicaciones de los contactos del usuario.

Ambas líneas formaban parte de una misma estrategia: retener a sus clientes. Los vídeos captan más atención (consumen más tiempo del usuario, por así decirlo) y, además, con infinitas recomendaciones de contenidos o cuentas supuestamente interesantes pueden enganchar con más facilidad y durante más tiempo que mostrando solamente lo que publican nuestros contactos.

Rediseño

Esa renovación se materializaba en un rediseño que, por un lado, mostraba las publicaciones del feed a pantalla completa (de nuevo, como en Tik Tok) y, por otro, potenciaba los Reels (vídeos cortos con efectos de audio, efectos o filtros) frente a los contenidos estáticos (las fotos).

La potenciación de los Reels (que Meta explicaba porque suponen el 20% del tiempo que los usuarios permanecen en Instagram) pasaba por convertir de forma automática a ese formato todos los vídeos subidos y, además, privilegiar ese apartado en los contenidos que muestra en su feed a los usuarios. Así lo explicaba en Twitter Adam Mosseri, director de Instagram:

Vídeos de extraños

No fueron muchos los usuarios que llegaron a probar este rediseño, pero todos notaron que ya no veían tantas publicaciones de sus contactos o las cuentas que seguían: todo eran Reels o recomendaciones de contenido elaboradas por los algoritmos.

Es decir, que Instagram, originalmente una red social de fotografía, ya no tenía tantas fotos y desde luego no era tan social: solo mostraba vídeos de extraños.

Descontento de los usuarios

Los cambios en las redes sociales suelen ser polémicos, y no tardaron en surgir campañas para mostrar el descontento, como esta de la fotógrafa Tati Bruening, que pedía que Instagram volviese a ser Instagram:

La cosa quizás no habría pasado de unas cuantas publicaciones de pataleo (lo normal), pero entraron en juego dos de las estrellas de Instagram (y de internet en general), Kim Kardashian y su hermana Kylie Jenner, que gracias a sus millones de seguidores han montado un importante revuelo (campaña en Change.org incluida) y han llevado a la portada de los principales medios online un tema que sin ellas probablemente habría pasado desapercibido.

Kim Kardashian y su hermana Kylie Jenner Kim Kardashian y su hermana Kylie Jenner

Kim Kardashian y su hermana Kylie Jenner

Marcha atrás

No está claro el efecto real que ha tenido esta rebelión, pero el caso es que Instagram, por ahora, da marcha atrás en sus planes, como ha anunciado en esta entrevista en The Verge el propio Mosseri.

El directivo insiste en que la tendencia apunta a un consumo cada vez mayor de vídeo (por lo que la plataforma seguirá su transición para responder a esa demanda) y al valor de las recomendaciones de los algoritmos (que según defiende enriquecen la experiencia porque permiten a los usuarios encontrar publicaciones y cuentas que de otro modo no conocerían).

Instagram volverá a ser como era (por ahora, repite), mientras buscan una forma de integrar esa prevalencia del vídeo y de los contenidos sugeridos por el motor de descubrimiento de una forma que no irrite tanto a sus usuarios. O al menos a las Kardashian, a las que Instagram les funciona mucho mejor que Tik Tok y obviamente no quieren renunciar a su trono.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios