TV-Comunicación

Alberto Chicote se enfrenta a sus nuevos desastres

  • 'Pesadilla en la cocina' regresa hoy a La Sexta

  • La temporada incluye un primer restaurante chino

Alberto Chicote en la nueva temporada de 'Pesadilla en la cocina'. Alberto Chicote en la nueva temporada de 'Pesadilla en la cocina'.

Alberto Chicote en la nueva temporada de 'Pesadilla en la cocina'. / atresmedia

Lo de "más guarro que La Potitos" (quien sea La Potitos) y "estas croquetas están más duras que el martillo de Thor" vuelve a sonar en la noche de La Sexta. La Pesadilla de Alberto Chicote se recrudece en los nuevos programas donde tendrá que enfrentarse a su primer restaurante chino, esta noche, con todo lo que conlleva un local de estas características en el imaginario popular.

"La gente puede creer que yo tengo muy mal humor, pero no es así. A mí me duele mucho la hostelería: que se cocine mal, que se trate mal al cliente, que se deje en abandono un restaurante... Me tengo que enfadar. Yo también soy así en mi trabajo con mis restaurantes. Pero es preocupación, es exigencia", justifica a este periódico el popular chef, uno de los personajes televisivos de esta década.

En esta nueva tanda el chef recalará en Almería y Córdoba para salvar sendos locales

Pesadilla en la cocina afronta su sexta temporada y se enfrenta a "la peor calidad de la comida" de toda la historia del espacio, según adelanta la cadena. Algo que se presiente difícil dado el listón (por debajo) que han dejado otros locales en anteriores etapas. No todos logran salvarse de la redención a las que les aplica Chicote, pero hay un porcentaje, sobre la mitad, que ha logrado salir adelante tras su aparición en el coaching hostelero. Las redifusiones de Pesadilla en la cocina se ofrecen cada fin de semana en las tardes de Mega, así que muchos espectadores tienen muy presente el esfuerzo del cocinero madrileño por poner orden allá por donde va. En Mega también se ofrece la versión británica y estadounidense, ambas con el iracundo chef Gordon Ramsay, toda una institución gastronómica en el Reino Unido.

Sobre Chicote, que prosigue con sus negocios de restauración en Madrid capital, tendrá que encarar en estas entregas a "más personajes complicados y conflictivos". El primer reto, el de hoy, ya se pone cuesta arriba, con el oriental Mizuna Thai, de Gerona. "Es un restaurante chino de carta interminable y oferta imposible, con más de cien platos permanentes en su menú", explicaba ayer el consejero de cocineros exasperantes.

En el caso de este local chino el problema de una carta tan extensa es el desconcierto que cala en los clientes y que vuelve locos a los empleados. "El problemas es empeñarse a la desesperada por abarcar más de lo debido", detecta Chicote, siempre partidario de cartas reducidas, con productos de calidad y presentaciones lucidas pero sencillas para todos estos establecimientos de tique medio cuya urgencia es sobrevivir. El chino de esta noche es un desastre porque "se ha convertido en un negocio de comida tailandesa, japonesa, china y coreana sin sentido ni organización", adelante la dirección del programa. Chicote, por tanto, tendrá primero que convencer a unos dueños testarudos a cambiar el rumbo de una oferta que desborda a todos, trabajadores y comensales.

El programa en esta sexta temporada abandona las grandes capitales. En Andalucía recalará en sendos locales de Almería y Córdoba. Chicote también hará de quijote de los fogones por Valencia, Cantabria, Asturias, Pamplona, además de esta escala hoy en Gerona, con regreso final a Madrid.

El formato de La Sexta, uno de los contenidos de más éxito de la cadena al margen del análisis político, es la versión española de Kitchen Nightmares, que convirtió a Ramsay en un personaje popular en todo el mundo por sus ademanes tan exigentes. Esa línea fue la que condujo a Warner España (en principio Cuatro Cabezas), la productora, a descubrir una figura como Chicote. El espacio estrenado en 2012 tuvo su máximo en su primera temporada, con una entrega de casi 3 millones de espectadores. Cada noche en La Sexta ha tenido de media unos 2 millones de seguidores, con un 12,4% que casi duplica la media de la segunda cadena de Atresmedia.

Alberto Chicote es un personaje en sí mismo, que aporta criterio y también sus dosis de ternura a negocios inmersos en un naufragio fatal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios