TV-Comunicación

RTVE une su destino a Podemos

  • La pública necesita mejorar en sus informativos aunque las dudas se ciernen sobre el propuesto Andrés Gil

Ana Blanco es presentadora de los 'Telediarios' de manera ininterrumpida desde septiembre de 1990. Ana Blanco es presentadora de los 'Telediarios' de manera ininterrumpida desde septiembre de 1990.

Ana Blanco es presentadora de los 'Telediarios' de manera ininterrumpida desde septiembre de 1990. / rtve

Comentarios 4

Andrés Gil ha entrado con mal pie en Prado del Rey, aunque no sabemos aún si podrá pisarlo dadas las tiranteces nacionalistas (catalanas y vascas) con el PSOE. Mañana se inicia la elección del nuevo consejo temporal. Podemos, que es la formación que ha nombrado al periodista madrileño (en lugar de su jefe en eldiario.es, Ignacio Escolar), debe encargarse de convencer al resto de planeta sobre Gil, redactor jefe sin grandes experiencias directivas y sin gran calado en la profesión, como la persona más idónea para reconducir RTVE. Todo se presenta improbable aunque con el presidente Pedro Sánchez parece que se necesita en ocasiones una dosis extra de confianza. Es arriesgado entregar por pura simpatía un presupuesto anual de 1.000 millones de euros, 6.500 trabajadores y el escaparate más visible del país. Es verdad: entregar RTVE al amigo de turno ha sido lo más habitual, pero se supone que en estos nuevos tiempos que vivimos las reglas habían cambiado. Desde la propia redacción de la cadena pública han surgido voces críticas ya que tras tantos años de reproches al saliente presidente José Antonio Sánchez lo que se pide es un nombre profesional, de prestigio, de línea editorial equidistante, al menos sin acentuarse. Es dudoso que un candidato de Podemos sea tibio. Gil, no obstante, está llamado a una labor interina, a la espera de la próxima legislatura cuando parezca más desbrozado el camino hacia la elección del consejo de administración por concurso público. Será la oportunidad para profesionales más curtidos y atemperados.

Sea cual sea el futuro, lo urgente es lo prioritario. Mejorar los informativos de RTVE en credibilidad es la tarea principal para la que parece destinado el periodista propuesto. Los noticiarios de La 1 se pelean en el liderazgo con los de Telecinco y Antena 3, sobre los 2 millones de espectadores por entrega, pero a la cadena pública se le pide más notoriedad y más 'limpieza' en sus tratamientos informativos. Tiene de largo la redacción más grande y las posibilidades de mejores coberturas y están obligados a interesar a nuevos espectadores. Sólo la reciente entrevista a Pedro Sánchez revela el grado de apatía en la plantilla.

Los informativos de TVE tendrían que ser líderes sobrados y, sobre todo, referencia en días de intensidad noticiosa. En las recientes crisis políticas el público se ha decantado por mayoría hacia La Sexta mientras que La 1 ha liderado en jornadas como la boda de Enrique de Inglaterra... Al menos algo debe cambiar en los informativos, por necesidad.

También un nuevo equipo debe cambiar el enfoque de programas de prestigio como Informe Semanal, escorado en sus prismas con su actual director, Jenaro Castro, y volver a convertirlo en un espacio de reportajes de fondo, con primicias e interés, ampliando su duración. Es la hora de dar mordiente a Los desayunos y promover en mejores horarios espacios con el potencial de Crónicas, Répor o En portada, que malviven por La 2 o las madrugadas. La 1 puede tener un prime time con espacios de entretenimiento (como un reducido Masterchef pero no con Bailando con las estrellas) pero el horario estelar también debe dar oportunidad a la actualidad, al debate. En este caso, también La Sexta parece el referente.

En ficción, con tantos nuevos operadores, RTVE ha perdido su carácter de motor respecto a las privadas, pero no debe perder su compromiso por la calidad: menos seriales y más series. El cine de Hollywood apenas debería tener ventanas, como tampoco La 2 tendría que estar condenada a un irregular catálogo de cine español. Es la hora de mejores canales temáticos para que precisamente tenga más sentido el carácter generalista de La 1 y de La 2 , que no puede ser la cadena de tantos programas pedantes y donde se repiten documentales hasta la extenuación.

Frente a las cadenas europeas de mayor dotación como la BBC o France TV, RTVE tiene margen de mejora por presupuesto y plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios