Masterchef

Victoria de Marta, la "Cuqui”

  • Sólo a la vista la elección del menú final se decantaba por el primor de la madrileña frente a la cubana Ketty 

Los finalista de 'Masterchef': Toni, Ketty, la ganadora Marta y Oxana Los finalista de 'Masterchef': Toni, Ketty, la ganadora Marta y Oxana

Los finalista de 'Masterchef': Toni, Ketty, la ganadora Marta y Oxana / RTVE

En cada edición parece que el nivel general va a peor pero en la recta final los aspirantes de Masterchef se ponen las pilas y se convierten en discípulos avezados de Quique Dacosta. Marta Verona y Ketty Fresneda culminaron la final de esta sexta edición en los albores del miércoles y brindaron un espectáculo en la confección de sus platos aunque desde el primer momento se observaba que la madrileña llevaba ventaja en pericia y primor. A Ketty le sobra son y sabor, con Cuba pendiente de un programa en España, pero sólo con el desarrollo del menú decisivo ya se veía que la balanza degustativa se iba a decantar por la nutricionista de Madrid, novata de 22 años que verá cumplido su sueño de estar en el Basque Culinary Center. Se lo merece.

Eran las dos de la mañana cuando Pepe Rodríguez, por fin, anunciaba la ganadora:Marta, que hubiera sido una digna rival de los dos mejores concursantes del talent español, Carlos Maldonado y el regatista Saúl Craviotto. Ambos estuvieron en la fase eliminatoria. A sus dotes con las esferificaciones Marta puede añadir su cercanía, su buen ambiente con los compañeros, las antípodas del conflicto como esencia de los formatos de convivencia y competencia.

El chef argentino Mauro Colagreco (del francés Mirazur), jurado de la final junto al trío habitual, se vio entregado al “menú mediterráneo” de la vencedora. La dietista cubana tuvo defectos en su menú final, con algo de maltrato con unos filetes de raya que terminó de pasarle factura ante el rictus grave de Jordi Cruz, qué cruz. Ambas optaron por la tradición vestida de innovación. A Marta le costó justificar el gazpacho desecado.

La rusa Oxana, que cayó por su afición al ajo, fue tercera entre las patadas de Toni y su atún marinado, que encaró mal la última prueba de descartes, elegida Ketty por los anteriores ganadores. La prueba se desarrolló en el restaurante de Pepe, El Bohío. Masterchef siempre roza con el abuso publicitario, además de condenar a sus espectadores a estas nocturnidades indignas.

Marta ya había presentado sus credenciales en la primera prueba, siguiendo las recetas en vivo de Oriol Castro y Mateu Casañas. Sólo a la vista se comprobaba que sus macarrones de gelatina con espuma de carbonara y la gilda de caballa eran los mejores. Elaborando su rosado postre, entre macarons de frambuesa y helado de este fruto rojo, desde la grada de los compañeros la jaleaban como valedora de lo “Cuqui”. “Cuqui” frente a “Trópica”, resumen de las finalistas. Pepe fue fiel a su degustación de vaca mientras Samatha examinaba a las duelistas con elogios y optismismo. Fue una gran final.

A partir de ahora habrá que ver si los consejeros podemitas aceptan el escaparate, con su restaurante, de toda esta máquina de fabricar dinero y tipos exquisitos llamada Masterchef.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios