Cuenta atrás para los cambios en Disney+: subida de precios, anuncios y fin de las cuentas compartidas

Plataformas

Disney+
Disney+

Lo anunció en agosto y ahora Disney+ ha empezado a notificar a sus usuarios los cambios que llegan a la plataforma en España el próximo 1 de noviembre: nuevos planes y precios y restricción a las cuentas compartidas.

A partir de esa fecha el servicio de streaming añadirá en España su nuevo plan estándar con anuncios. Una propuesta similar a la que ofrece Netflix, salvo que esta última ofrece un catálogo más limitado a quienes opten por este modelo y, en el caso de Disney+, no hay restricción y los usuarios podrán acceder a todos los títulos del gigante del entretenimiento.

Sin embargo, la presencia de anuncios publicitarios no es la única pega de este nuevo plan de Disney+, que no admite descargas para consumir series y películas sin necesidad de conexión a internet, permite hasta dos dispositivos reproduciendo de forma simultánea, una calidad máxima de imagen de 1.080 p y audio 5.1 y estéreo.

Disney+
Disney+

Los precios de los nuevos planes de suscripción

Esta nueva suscripción convivirá con otras dos posibilidades: la estándar, que no tiene anuncios y sí permite descargar contenidos (comparte con la versión sin anuncios la calidad de imagen máxima de 1.080 p y el audio 5.1 y estéreo) y la premium, que permite hasta cuatro dispositivos simultáneos, ofrece imagen con calidad hasta 4K y audio también mejor, con Dolby Atmos.

Como es lógico, los precios son distintos en función del plan escogido. El primero de ellos, el estándar con anuncios, costará en España 5,99 euros al mes, mientras que el coste del estándar sin anuncios sube a 8,99 euros y el premium llega a 11,99 euros mensuales.

Nuevos precios de Disney+
Nuevos precios de Disney+

Cambios en las cuentas compartidas

Estas modificaciones en las suscripciones no son las únicas que llegan en las próximas semanas a Disney+, que aquí también sigue la estela de otros competidores como Netflix para poner coto a las cuentas compartidas.

A partir de ahora, limitará la posibilidad de conectarse a una misma cuenta a usuarios que vivan en un mismo domicilio, en concreto a "la colección de dispositivos asociados a su residencia personal principal, en la medida en que sean utilizados por personas que residen en ella".

La plataforma ya introdujo este cambio a finales de septiembre en la información del contrato de suscripción. Y, como en el caso de los planes, la compañía avisa en la notificación que está enviando a los usuarios de que tienen 30 días para adaptarse.

¿Qué ocurre con los suscriptores actuales?

Según indicó la compañía en agosto, los suscriptores actuales pasarán de forma automática al plan premium, pero podrán ir a una modalidad más barata, ya sea el estándar o el estándar con anuncios. Para decidirlo, dispondrán de un mes. Si no hacen el cambio, se les cobrará el nuevo precio a partir de su primer ciclo de facturación, después del 6 de diciembre.