Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Títeres y manipulados

¿Qué une al muñeco Monchito con el éxito del terror español?

  • Talio Rodríguez, padre del ventrílocuo José Luis Moreno, creó la serie de marionetas 'La abuela Cleta', en 1977, que aparece adaptada en la película 'Malasaña 32'

José Luis Moreno con Monchito en el espacio de TVE 'Entre amigos', en 1989 José Luis Moreno con Monchito en el espacio de TVE 'Entre amigos', en 1989

José Luis Moreno con Monchito en el espacio de TVE 'Entre amigos', en 1989 / RTVE

Todo está conectado: Amador Rivas con el cuervo Rockefeller y Los Simpson con La abuela Cleta, serie de marionetas emitida por TVE en la programación infantil de la Primera Cadena entre 1977 y 1978.

La película de terror Malasaña 32 invoca en la cartelera para los espectadores de hoy a esa abuela que se asomaba a Un globo, dos globos, tres globos y daba los besos “muá, muá requetemuá” a sus nietos de cartón Melo y Cuqui. La abuela infantil se ha convertido en espectro catódico como la abuela Berta. “Yo era pequeño pero no veía La abuela Cleta. Pero sí, es un homenaje que le hacemos en esta película de terror”, admite el productor de este filme de éxito entre los adolescentes, Ramón Campos.

Tras aquella serie infantil de guiñoles está el padre (artesanal) del cuervo Rockefeller y también del león Rodolfo de Mari Carmen, el mismo padre del ventrílocuo y productor José Luis Moreno, Talio Rodríguez.

Fue el creador y restaurador de aquellos muñecos que aparecían en las galas nocturnas de TVE y también de esos títeres de apariencia modesta que venían del teatro del parque del Retiro. Allí, durante tantas veladas dominicales, las criaturas de Talio hacían reír y asustar (y asustaban mucho, con sus efectos pirotécnicos) a los niños madrileños de varias generaciones, desde 1947 hasta los años 80.

Los niños de 1951 asustados ante un montaje en el Retiro con las marionetas de Talio Los niños de 1951 asustados ante un montaje en el Retiro con las marionetas de Talio

Los niños de 1951 asustados ante un montaje en el Retiro con las marionetas de Talio / RTVE

La abuela Cleta vino a exponer ante los espectadores de toda España la veteranía de la compañía de Talio, que había adaptado media literatura infantil al limitado espacio de su escena.

Moreno y sus sobrinos, los productores Laura y Alberto Caballero, siguieron las normas de aquella academia y no han tenido problemas para resolver situaciones en unos metros cuadrados, desde las camas de Noche de fiesta y las Escenas de matrimonio hasta las situaciones de La que se avecina. “Talio fue un gran maestro y con él se formaron grandes profesionales”, destaca Alberto Caballero sobre su tío abuelo, esposo de Josefa Moreno, a su vez hermana de dos nombres de oro de la ventriloquía: Felipe Moreno y el Señor Wences. Wences Way, un ídolo de esta especialidad artística en Estados Unidos, al que admiraba Jim Henson y que murió en Nueva York a los 103 años en 1999.

El señor Wences en 'El show de Ed Sullivan'

¿A quién creen que se parodiaba en Los Simpson cuando el muñeco Gabbo lograba cancelar el show de Krusty el payaso?

Gabbo, el muñeco que vence en audiencia a Krusty el Payaso

Wences lograba crear un muñeco pintando unos labios entre el índice y el pulgar, pero su cuñado Talio montaba Disneylandia con los rudimentarios recursos de la España de la hambruna y el propio Walt Disney mantuvo relación con estos españoles capaces de dar vida y mucho humor a trozos inanimados.

Mucho antes de acabar entre los dedos de Mari Carmen y sus muñecos, el pato Nícol ya aparecía en el No-do de 1951, como una de las estrellas del teatro del Retiro.

El pato de los títeres del Retiro El pato de los títeres del Retiro

El pato de los títeres del Retiro / RTVE

Mari Carmen fue una de esas jóvenes formadas a las órdenes de Talio y siguió los pasos del hijo de éste, José Luis, que entre títeres optó por la ventriloquía, más unida a las lentejuelas y la vida internacional.

José Luis Moreno, siguiendo el camino de su tío Wences, se movía entre aviones cuando pocos los hacían y se versaba en idiomas para que le aplaudieran por todas las salas de fiesta con Monchito, Rockefeller y, ya en los 80, el asombrado rural Macario. A ojos de hoy es difícil calibrar el éxito que concitaban con sus chises y movimientos las criaturas de Talio en las manos de José Luis. Rockefeller llegó a ser una estrella en la Italia de Berlusconi, jaleada en sus canales y en la RAI, cuando alternaba su presencia en Entre amigos, en los viernes ochenteros de nuestra Primera Cadena. El primer fichaje de Telecinco hace 30 años fue Moreno y sus muñecos, que regresaban tras ser los más queridos entre los italianos.

Las marionetistas de 'La abuela Cleta', con Talio al fondo, en 1977 Las  marionetistas de 'La abuela Cleta', con Talio al fondo, en 1977

Las marionetistas de 'La abuela Cleta', con Talio al fondo, en 1977 / Miguel Herrero

Y casi un decenio antes La abuela Cleta vivía sus aventuras de salón de casa ante los niños españoles que ahora acompañan a esos nietos que se asustan de la marioneta de Malasaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios