Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Toros | Coronavirus

Sevilla sigue vendiendo abonos para los toros mientras Arlés, Valencia y Castellón los aplazan

  • El Gobierno valenciano ha decidido suspender las Fallas y la Magdalena, programadas para los próximos días

Exterior de la Plaza de toros de la Maestranza. Exterior de la Plaza de toros de la Maestranza.

Exterior de la Plaza de toros de la Maestranza. / Juan Carlos Vázquez

La rápida propagación del Coronavirus en España ha afectado también a los toros, tanto que las dos primeras ferias grandes de la temporada taurina, las Fallas en Valencia y Magdalena en Castellón han sido aplazadas por la Generalitat valenciana. A ellas se une la de Arlés, en Francia. En Sevilla, por el momento, "seguimos vendiendo abonos", indican desde la Maestranza, que tiene previsto abrir su temporada taurina el próximo 12 de abril, Domingo de Resurrección

Las Fallas iba a ofrecer, entre otros atractivos, la reaparición en Europa el peruano Roca Rey. Una corrida para la que ya se habían agotado las entradas de una plaza que posee un aforo de 12.000 espectadores. El 15 de marzo también había generado mucha expectación el cartel con Ferrera, Morante y Manzanares, así como las del 16 y el 18, en las que estaba Enrique Ponce, que celebra sus 30 años de alternativa.

También la feria de Castellón, que iba a dar comienzo este domingo, queda aplazada, con el deseo de que puedan celebrarse "más adelante y cuando la situación sanitaria lo permita", al igual que se hizo con el "Carnaval de Venecia, la Feria de Turismo de Berlín y el World Congress Mobile de Barcelona", ha subrayado Ximo Puig, presidente de la Generalitat.

Los toros en Madrid, también en jaque por el coronavirus

El Coronavirus no va a afectar únicamente a estas dos ferias, ya que muy posiblemente trastocará también el inicio de temporada en la plaza de toros de Las Ventas, que iba a dar el pistoletazo de salida el 22 de marzo con una novillada picada y en cuyo ruedo ha cesado ya la actividad de la escuela taurina de la Comunidad madrileña. Pero además va a poner en jaque otros festejos como la tradicional corrida riojana de San José en Arnedo. Como la propia Feria de San Isidro, el considerado mundial del toreo, que también podría estar en el aire, a la espera de acontecimientos.

Este parón en la temporada taurina supone un traspiés muy importante para los toros, pues, a diferencia de los eventos deportivos, sería impensable una corrida a puerta cerrada por mucho que las televisiones tengan los derechos de algunas ferias, teniendo en cuenta que el público aquí es parte fundamental del espectáculo a la hora de valorar y premiar las faenas de los toreros.

No obstante, y hasta el día de hoy, la temporada estaba transcurriendo con normalidad y las primeras ferias del año como la de Valdemorillo (Madrid), o las más recientes en Olivenza (Badajoz) e Illescas (Toledo) se han desarrollado sin ningún tipo de sobresalto, festejos, eso sí, que de momento serán los últimos en haberse celebrado durante este convulso año marcado por el Coronavirus.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios