Vivir

El armario que le ahorrará tiempo y espacio

  • La decoradora Cristina Muñoz enseña todas las pautas para conseguir un ropero ordenado

  • Desligarse de recuerdos, entre los remedios

Cristina Muñoz explica como redescubrir tu armario, en la tienda Slowshop Isadora, Alfalfa. Cristina Muñoz explica como redescubrir tu armario, en la tienda Slowshop Isadora, Alfalfa.

Cristina Muñoz explica como redescubrir tu armario, en la tienda Slowshop Isadora, Alfalfa. / juan carlos muñoz

¿se saca el máximo partido a nuestro armario? ¿Se utiliza toda la ropa que tenemos? Esta semana se celebró una charla impartida por Cristina Muñoz, en la que el tema principal fue Redescubre Tu Armario, en la tienda Slowshop Isadora, en la Alfalfa. Actualmente, es la cofundadora de Orden y Espacios y posee un blog de decoración, Orden en los Espacios y Estilo de Vida (congafasdecolor.com). Además, la estilista no sólo da los consejos más eficaces para obtener un armario ordenado y útil, sino que también ofrece ayudas personalizadas on line a personas de toda España. La experta anuncia cuáles son los errores más comunes y con los que hay que estar alerta.

Principalmente, el conservar prendas que ya no se usan por el apego a un recuerdo, o por el dinero que costó; también, guardar ropa de distinta talla a la que se usa normalmente, la que permanece con la excusa de "ya cambiaré de peso y me servirá"; y, como no, la famosa frase de las tendencias en la moda, "todo vuelve".

La primera pauta es la más dura: desechar, hacer una limpieza definitiva

¿Cuáles son las consecuencias de guardarlo todo? El hecho de conservar lo que no se usa le limita el espacio y el tiempo. "¿Cuánto tiempo habéis dedicado a encontrar la prenda que buscabais? ¿Cuántas veces, finalmente, no la habéis encontrado? ¿Cuántas veces, finalmente, se olvida vuestra prenda favorita por no tenerla a la vista? La decoradora dejó muy claro cómo combatir estos problemas para hacer posible el armario de nuestros sueños y, sobre todo, que sea un cambio duradero.

La primera pauta es la más dura: desechar, hacer una limpieza definitiva. Es, sin duda, la que más trabajo cuesta. "Está muy bien comprarse ropa, pero para decir hola a prendas nuevas antes hay que despedirse de otras", añade la sevillana.

Para los más inseguros lanza la idea de "la caja de las dudas", en la que se conservaría lo mínimo y seis meses después se volvería a dar un repaso para desprenderse definitivamente o no. En segundo lugar, dependiendo de cada armario, se debe sacar el mayor provecho del espacio posible. "Aunque no lo parezca, la ropa doblada en vertical ocupa mucho menos espacio; yo lo hago así en casa", afirma la decoradora. El siguiente paso es dividir la ropa en bloques; es decir, colocar todas las chaquetas juntas, al igual que con los vestidos, camisas, pantalones... Y dentro de esta organización, ordenar por colores. De izquierda a derecha, irán de los más oscuros a los más claros. Esto ofrece una mayor sensación de orden. "No cuesta mantenerlo así, y el ahorro de espacio y tiempo son reales", insiste Muñoz.

¿Qué hacer con lo que dejamos? Siempre están los más necesitados y se les puede ayudar con los contenedores de ropa usada, que se encuentran por las calles de la mayoría de las ciudades. Otra opción sería donarla a la Iglesia o Cáritas. Y, por último, y no menos importante, es tener siempre en cuenta a la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios