Vivir

Dos conciertos para una mayoría de edad

  • OBBIO celebra sus 18 años de vida con las actuaciones de Papa Topo, hoy en la sala de Trastamara, y de Amatria, mañana en Holiday

Los integrantes de la banda Papa Topo, en una imagen promocional. Los integrantes de la banda Papa Topo, en una imagen promocional.

Los integrantes de la banda Papa Topo, en una imagen promocional. / D. s.

Hace ya 18 años nacía en la calle Trastamara un proyecto que con el tiempo se convertiría en uno de los espacios de referencia en la noche de la ciudad. Con sus conciertos, sus sesiones de célebres djs y concurridas fiestas como las de La Mujer Barbuda o Traga-Perra, OBBIO trascendió su condición inicial de local de copas y sala de baile para convertirse en un punto de encuentro de fieles que buscaban en la ciudad una propuesta con una sensibilidad alternativa, donde se pudiese escuchar buena música más allá de los dictados del mercado.

Este fin de semana, OBBIO festeja su mayoría de edad, una larga historia en la que el proyecto se expandió con la adquisición de la sala Holiday en la calle Jesús del Gran Poder. La actuación hoy de Papa Topo, "un grupo que representa a la perfección nuestra estética musical y cultural", defienden desde la sala, en Obbio Trastamara arranca una celebración que continuará mañana, ya en Holiday by Obbio, con un concierto de Amatria, en el que presentará su nuevo álbum Algarabía. Las entradas anticipadas para ambos conciertos cuestan 8 euros y están a la venta en wegow, y en taquilla estarán disponibles por 12 euros (la entrada del concierto de Papa Topo incluye consumición). Este 18 cumpleaños coincide con la inauguración del nuevo establecimiento de la familia, La Casa Azul, que sus responsables definen como un "food & drinks" que abre este domingo en la Alameda de Hércules.

Papa Topo, cuyo concierto está previsto en Obbio Trastamara a partir de las 21:30 y se completa con las sesiones de djs de los propios Papa Topo y DJ Fantasma, es una de las bandas más singulares del país, "exageradamente pop", como se describe este grupo de canciones tarareables y estribillos pegadizos como Lo que me gusta del verano es poder tomar helado. Tras singles y epés en los que ahondaron en esa encantadora y engañosa banalidad y con los que se ganaron un hueco en el circuito de festivales, los Papa Topo publicaron en 2016 su primer disco de larga duración, Ópalo negro. La formación, compuesta por Adrià Arbona, Sònia Montoya, Júlia Fandos y Òscar Huerta, rodaron también una película, La maldita primavera, de Marc Ferrer, una delirante producción sobre una reptiliana enviada a la Tierra que tiene que decidir si los humanos son una especie peligrosa. Las canciones del filme, compuestas por Arbona, el miembro fundador del grupo, también sonarán en el concierto de esta noche.

Por su parte, Amatria es el proyecto personal del productor musical Joni Antequera, que en trabajos como Hoy van a salirte las alas o Salir ileso ha desarrollado un estilo propio entre la música electrónica y las melodías pop. Algarabía, que salió a la venta el pasado octubre, es su cuarto disco y el primero que edita con su propio sello, Vanana Records. "El músico ha crecido hasta definirse en un objetivo que no siempre fue fácil de hacer creer -se lee en las notas promocionales-: provocar el baile, el disfrute, contar historias con sentimiento (...), dejarse tomar por los ritmos latinos y divertir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios