Vivir

Noveles al volante

  • La Fundación Cajasol acogió los primeros desfiles de la pasarela Emprende Lunares (Simof)

La Fundación Cajasol acoge desde ayer hasta hoy la II edición del proyecto formativo Emprende Lunares. Colecciones de moda flamenca de los ocho diseñadores becados en este proyecto, iniciativa liderada por la Fundación Cajasol y el Salón Internacional de Moda Flamenca (Simof), se exhiben durante dos días con el fin de impulsar las carreras profesionales de las promesas de la moda flamenca. El acto de presentación contó con la presencia de Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, y de Raquel Revuelta, directora de la agencia Doble Erre, las dos entidades promotoras de este proyecto.

Cuatro diseñares fueros los protagonistas en la primera jornada. La pasarela arrancó con Agustín Dorado, un diseñador amante del arte en general, pero destacando sobretodo su pasión por el ballet y el diseño. Su colección Anxietatem tiene un punto teatral, por su inspiración en la obra Carmina Burana. Dicha obra habla de la ruleta de la fortuna, los miedos, dolores y ansiedades de la vida y las personas. Con esta colección ha querido hacer de algo oscuro, lleno de miedos y de dolor, dar una vuelta y crear algo diferente bello y lleno de armonía. Las formas son trajes de nesgas, evasé, blusas asimétricas y faldas canasteras. Utiliza texturas como el crep-satén, satén, raso de algodón, popelín, tul, organdí,georgette y crespón. En cuanto a los colores predominan los burdeos, rosas, rojos, verdes, cámel y beige. La colección está complementada con pinturas acrílicas hechas a mano y aplicaciones realizadas en latón. Por su parte, los complementos utilizados son pendientes con formas de cruces o aros con un gran toque dramático creados por Benjam en colaboración con la colección.

Los desfiles continuaron y le tocó el turno a Perdiéndome en el tiempo, de Amalia Vergara. La diseñadora comenzó sus andaduras por las pasarelas quedando finalista en Certámenes de Noveles de We Love Flamenco 2016; en la Pasarela Flamenca de Jerez 2016; Desfile de Diseñadores Emergentes en VIVA by We Love Flamenco en 2017; en Huelva Flamenca 2016 y 2017; y Doñana D'Flamenca 2017. Todo este recorrido le ha hecho llegar a que este año sea finalista de Emprende Lunares y finalista en el Certamen de Noveles de la Pasarla Flamenca de Jerez 2018. Caracterizada por no haber olvidado las raíces flamencas y artesanales, Amalia Vergara apuesta por una flamenca clásica con aires actuales. Perdiéndome en el tiempo es una colección basada en el cambio que ha sufrido el Monasterio Cartujano, desde que fue un lugar de culto tradicional hasta que se convirtió en Centro de Arte Contemporáneo. En ella se muestra la fusión de estilos clásicos y modernos sin perder las raíces flamencas, así como un trabajo artesanal y elaborado, como las pinturas realizadas a mano.

En las formas se aprecia una composición geométrica, cortes especiales en los volantes, con picos y caídas que representan la contemporaneidad de la colección. Los trajes son ceñidos al cuerpo, realzando la figura femenina, con faldas de amplio vuelo. El tejido utilizado tiene una caída característica, a la vez que se adapta al cuerpo femenino. También es característico el uso de un tejido duro con cuerpo para dar volumen a las faldas. Y el uso de transparencias de tul, que muestran la insinuación contemporánea. Los colores utilizados se asemejan a los que destacan en la ornamentación de la vajilla de La Cartuja de Sevilla. También las pinturas usadas en los vestidos son similares a los dibujos florales de las vajillas. Los complementos están diseñados por El Trasterillo de Mayte.

Luz Atelier fue la tercera firma en cruzar la pasarela con su colección El Dorado. La granadina Elisa Porcel marca en su colección la diferencia al tratarse de alta costura en moda flamenca. Los diseños están inspirados en el Lejano Oeste, ideales para lucir tanto en tardes de Feria como en cualquier evento a lo largo del año. Dirigido a la mujer que desea llevar un original toque español en su look más especial. Destacan su alta elaboración, la calidad de sus tejidos e impecables terminaciones hechas a mano en las que no tiene cabida el proceso industrial. En cuanto a las formas, predominan líneas sofisticadas en la que destacan los siempre femeninos escotes corazón y sutiles transparencias. Se trata de llamativos tejidos brocados de alta calidad combinados con delicado tul, encaje, gasa y organdí. Diseños enriquecidos con exquisitas aplicaciones de guipur. En cuanto a los colores, predominan el dorado, blanco, fucsia, lila y rojo. Los complementos: tiaras y ramilletes florales en tonos dorados, rojos y fucsia, teñidos a mano y diseñados en exclusiva para cada modelo de la colección.

La última en la primera jornada de Emprende Lunares fue Inma Benicio con El lunar que lleva tu nombre. Inma Benicio es natural de Jerez de la Frontera y residente en Córdoba. Con su apuesta, se vuelve a dar importancia a los lunares que siempre han sido la base en tejidos de un traje de flamenca. A través de esta colección se representa la sensualidad con una mujer muy femenina donde predomina la elegancia y la sencillez. Se combinan tejidos de lunares con gasas, tul y organza. Volantes de diversos tamaños y volúmenes rematados en distintos tonos y usando pedrería. Vestidos con distintos cortes de talle y, como novedad, la aplicación de forma muy artesanal de una pincelada de la técnica del patronaje japonés de shingo sato. En cuanto a colores, predominan los tonos de rosa, beige y verde combinados con negro. Los complementos son peinas y pendientes de Dora González.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios