Vivir

Renacer musical en Estepa

  • Concierto conmemorativo del 750 Aniversario de la Encomienda Santiaguista

Mucho ha llovido desde que el estepeño Alonso Salas Machuca se marchó a Sevilla a estudiar música, llegando a ser profesor del Conservatorio Profesional Cristóbal de Morales y creando en la capital coros de tan alto nivel como el Juan Navarro Hispalensis y Ottava Rima. Compositor y guitarrista, siempre ha sido un abanderado de la defensa y promoción de la música antigua, dedicando su tiempo libre a la enseñanza en su propio pueblo, Estepa, y consiguiendo que la música clásica fuera cada vez más valorada y reconocida en la localidad sevillana.

En 1979 creó un coro de cámara que hizo su presentación oficial en 1981 como Diego de Salazar, ganando certámenes corales a nivel nacional e internacional y ubicando en el mapa este municipio de la Sierra Sur. En 1986 surgió un grupo de jóvenes flautistas: la Capilla de Ministriles Fray Juan Bermudo, tomando su nombre de un teórico de la música nacido en Écija en el siglo XV y recogiendo la tradición de aquellos ministriles que suplían al coro catedralicio.

Coro y flautas barrocas se disiparon en el tiempo para volver a resurgir a finales de 2015 con motivo de un merecido homenaje al profesor que promocionó y vio nacer a grandes músicos estepeños hoy reconocidos a nivel mundial, como Vicente Parrilla López o Jesús Fernández Baena. Es, en ese momento, cuando nace la nueva Capilla de Ministriles Alonso Salas Machuca y se siembra la semilla del actual coro Diego de Salazar.

Ambas agrupaciones han sido convocadas por la Banda Amigos de la Música de Estepa, dirigida por el musicólogo Juan Antonio Carmona Páez, que pretende conmemorar hoy el 750 Aniversario de la llegada de la Encomienda Santiaguista a la localidad. "Esto conlleva adentrarse, a nivel de banda, en lo que era el contexto social y musical en el siglo XIII", explica el director. Lógicamente, una efeméride tan importante para la cultura de Estepa, debe buscar colaboraciones que engrandezcan el acto. De este modo, prosigue Carmona: "El evento servirá para mostrar el potencial musical ostipense a un extenso público gracias al renacido Coro Diego de Salazar y a la nueva Capilla de Ministriles, asociada ésta por primera en la historia con una banda. Al acto se suma el Coro NovAria y la Escolanía NovaStela, de Villanueva del Ariscal, aunque dirigidas por la también soprano estepeña Isabel Chía Trigos".

Para este espectáculo, sin precedentes en el mundo bandístico, con piezas de Carmina Burana (Carl Orff) y el Réquiem de Mozart, se ha aprovechado el turismo que recoge el municipio estepeño en estas fechas gracias a la industria del mantecado. De hecho, el Consejo Regulador de la Indicación Protegida (IGP) Mantecados de Estepa y Polvorones de Estepa ha querido unirse a esta empresa cultural, junto al Ayuntamiento de Estepa, hoy, a las 20:30, en la iglesia de Santa María.

El propio Alonso Salas, reconoce y admira "el ímprobo trabajo realizado por los estepeños Juan Antonio Carmona Páez e Isabel Chía Trigos porque, juntos, con constancia y entusiasmo, han reunido muchas voluntades. Este es el poder de la música: establecer lazos de unión entre las personas que, con sus voces e instrumentos, detienen el tiempo uniendo pasado y presente en un sentimiento común".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios