Cine en la red | La cartelera en casa Saul Bass: el gran arte de los títulos de crédito

  • En el centenario de su nacimiento, Filmin dedica un canal al diseñador de carteles y secuencias de títulos de crédito, creador absoluto y colaborador de Hitchcock, Kubrick, Preminger o Scorsese

El pasado día 8 de mayo se cumplían 100 años del nacimiento de Saul Bass (New York, 1920-1996, Los Ángeles), el primer gran creador de carteles, diseños y títulos de crédito cinematográficos que trascendió el habitual anonimato artesanal de esta profesión de cara al gran público. Un creador y autor con letras mayúsculas, diseñador, publicista y cineasta de vocación experimental que cambió para siempre la concepción de los rótulos y presentaciones de las películas para elevarlos a una nueva categoría artística y conceptual, siempre en estrecha relación visual y gráfica con las historias y ficciones que acompañaron, para quedar como verdaderas obras maestras autónomas que en algunos casos han pervivido por encima incluso de las películas a las que sirvieron.

En este centenario, Filmin dedica precisamente una colección especial a algunas de esas películas que contaron con el sello de Bass en las secuencias de créditos o en el diseño inconfundible de sus imágenes promocionales, también otras que, como Psicosis, su tercera colaboración esencial con Alfred Hitchcock tras Con la muerte en los talones y Vértigo, vieron cómo su memorable escena del asesinato en la ducha fue literalmente fruto de su story-board original y de la posterior dirección de la escena en el set de rodaje mientras el genio británico se dedicaba a otras cosas, entre ellas a olvidar para la historia el reconocimiento de su autoría.

Empleado en varias agencias de publicidad en Nueva York y fundador de su propio estudio en Los Ángeles en 1950, buen conocedor de las vanguardias y sus escuelas de diseño (de Picasso a la Bauhaus, de Matisse al constructivismo ruso), Bass dio pronto el salto al cine primero como creador de carteles en nuevas formas y tipografías, y posteriormente, después de colaborar con Wilder en La tentación vive arriba o con Aldrich en The Big knife, en su estrecha relación con Otto Preminger en Carmen Jones, Santa Juana, Bonjour tristesse o El hombre del brazo de oro, como creador artesanal y preciso de unas secuencias de créditos cuya iconicidad moderna, clara, visionaria, con una brillante capacidad de condensar y anticipar los elementos esenciales del filme, no se habían visto hasta entonces en Hollywood.

Aquel brazo de trazos picassianos que remitía a la adicción del personaje de Sinatra daría paso a otras extremidades fragmentadas y desmembradas a la manera de un puzle en el famoso cartel y la secuencia de títulos de Anatomía de un asesinato, siguiente jalón de una gloriosa serie de diseños ad hoc para títulos como Tempestad sobre Washington, Horizontes de grandeza, Espartaco, West Side Story, El mundo está loco, loco loco, Something wild, El cardenal, Uno, dos tres, Bunny Lake is missing, Plan diabólico  o Grand Prix, para los que encontró siempre el correlato visual original y preciso en el que catalizar en poderosas ideas visuales, animaciones y tipografías los elementos esenciales de cada historia.

Pero Bass fue también cineasta, director de una rareza de culto de ciencia-ficción titulada Phase IV (1974), y de un cortometraje, Why man creates, realizado junto a su esposa y estrecha colaboradora Elaine Bass, con el que ganaría el Oscar en 1968. Tras retirarse del cine para volcarse prioritariamente en su trabajo comercial y publicitario en los años 70 y 80 creando los logotipos de AT&T, United Airlines, Minolta, Bell o Warner Communications, sólo la llamada puntual de algunos autores como Martin Scorsese lo recuperan, de nuevo en todo su esplendor creativo, para algunas películas esenciales como Uno de los nuestros, donde recupera algunas ideas de Psicosis en el uso de líneas, tipografía y movimiento, La edad de la inocencia, una auténtica maravilla visual en la que las texturas del croché, las flores que se abren y los colores interactúan al compás de la música de Bernstein, Casino o la no menos hitchcockiana apertura para El cabo del miedo.

Estrenos en plataformas

Parece que aún quedan al menos dos semanas para la reapertura de las salas de cine al 30% de su aforo, y aún no sabemos cuántas podrán hacerlo en estas circunstancias o qué distribuidoras independientes se arriesgarán a ser las primeras en pasar la prueba de fuego del regreso a la “nueva normalidad”.

Mientras tanto, La Aventura anuncia la llegada este próximo jueves 14 a Movistar+, Filmin, Rakuten, Vodafone y Orange de una de las joyas de su catálogo adquirida en el pasado festival de Cannes, la cinta Bacurau, de Juliano Dornelles y Kleiber Mendonça Filho, responsable este último de las estupendas Los sonidos del barrio y Doña Clara  y puntal de ese nuevo cine brasileño que ha renovado su interés social y su vocación política bajo las formas del homenaje o el reciclado posmoderno del cine de género. Se trata aquí, de nuevo con el concurso de la gran Sonia Braga, de denunciar el colonialismo norteamericano y hablar de la resistencia popular y civil del Sertao rural a mitad de camino entre las maneras del western y el cine de acción y aventuras de un John Carpenter. Y damos buena fe de que lo consigue.

Sonia Braga en una imagen de 'Bacurau', de Kleiber Mendonça Filho. Sonia Braga en una imagen de 'Bacurau', de Kleiber Mendonça Filho.

Sonia Braga en una imagen de 'Bacurau', de Kleiber Mendonça Filho.

También la distribuidora Caramel Films apuesta esta semana todavía por estrenar online, y lo hace con Noches mágicas, la nueva cinta del italiano Paolo Virzì, director de éxitos como La prima cosa bella, El capital humano o Locas de alegría, un homenaje a la propia historia del cine italiano ambientado en la Roma del verano de 1990 durante la final del Mundial de Fútbol, a través de una trama criminal, con los habituales toques de humor y nostalgia marca de la casa, sobre el asesinato de un productor de cine del que serán acusados tres jóvenes aspirantes a guionistas. La película llega bajo demanda a Movistar+ y Filmin este viernes 15.