Gastronomía

Sevilla tiene un jaleo especial

  • El Mercado de la calle Feria cuenta desde hace semanas con una nueva oferta gastronómica con especial protagonismo de la cerveza artesana Guadalquibeer

Así es el interior de Jaleo, el nuevo bar del mercado de la calle Feria.

Así es el interior de Jaleo, el nuevo bar del mercado de la calle Feria. / M. G.

A principios del pasado mes de noviembre comenzó el movimiento en redes sociales. "Sevilla tiene una jaleo especial" fue el lema elegido para presentar una nueva oferta gastronómica que aterriza en el Mercado de la calle Feria. Y lo hace a lo grande, ocupando la parte central del edificio y abriéndose hace la parte trasera. Es decir, frente al bello Palacio de los Marqueses de la Algaba, actual Centro de Interpretación del Mudéjar. Una ubicación excepcional para convertirse en un referente de la zona, donde hay múltiples establecimientos hosteleros que conforman una variada oferta culinaria.

En el caso de Jaleo, como así se llama, tiene especial protagonismo la cerveza. Y no una cualquiera. La presencia de la marca artesana Guadalquibeer se nota desde el momento en el que el cliente llega. Sus diez tiradores ya anuncian que no es un sitio más donde tomar esta bebida alcohólica. En Jaleo las cervezas tienen nombres de ciudades: Cádiz, Sevilla o Córdoba. Tres variedades que elaboran en su fábrica de Valencina de la Concepción, donde también ofrecen visitas guiadas y cursos de elaboración. "Nuestra marca es un homenaje a una de las señas de identidad de Andalucía: el Guadalquivir, que, en un guiño, convierte el agua en cerveza a su paso por las provincias por las que discurre", explican en su página web. Su producto, aseguran, "es fruto de un proceso natural bajo el principio de sostenibilidad (sin aditivos, conservantes, antioxidantes, ni estabilizantes)". Algo que da un sabor especial a cada caña que sirven.

Pero Jaleo no es, ni mucho menos, sólo una cervecería. A las gaditanas, sevillanas y cordobesas le acompañan platos de todo tipo. La carta de Jaleo permite, por ejemplo, empezar con unas gildas o aceitunas prietas, seguir con papelones de queso, chicharrón o mojama y continuar con setas confitadas, huevas de merluza o un montadito de pringá. Y si queda sitio, terminar con una tarta de queso o un cremoso de chocolate con naranja y aceite de oliva. Una propuesta que parece haber sido acogida por muchos sevillanos y turistas, que ya han llenado los veladores de Jaleo en sus primeros días en funcionamiento. Su amplio horario, de 12:00 a 23:30, permite que sea un lugar en el que poder pasar desde el almuerzo hasta la cena al aire libre en el centro de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios