Vivir en Sevilla

El bar más antiguo de España está en Sevilla y data del siglo XVII

Imagen de archivo de El Rinconcillo

Imagen de archivo de El Rinconcillo / Juan Carlos Núñez

Sevilla crece a pasos agigantados y con ella lo hacen sus edificios, bares y comercios. Sin embargo hay locales de comida y vino que perduran y que siguen manteniendo la esencia que tenían antaño sin haber perdido la clientela.

Este es el caso de El Rinconcillo, un bar ubicado en el número 40 de la calle Gerona, en pleno centro de la ciudad, que tiene cuatro siglos de historia a sus espaldas. El bar abrió sus puertas cuando reinaba en España Carlos II y desde entonces, han pasado por el trono 15 reyes y cuatro dinastías: Austria, Bonaparte, Saboya y Borbón. 

El Rinconcillo está considerado, según recogen los documentos de la época, el bar más antiguo de España y el cuarto más longevo de toda Europa.Aunque realmente la taberna mas antigua es Las Escobas, que data de año 1386. 

Este bar que, oficialmente abrió sus puertas en el año 1670 mantiene la tradición de las antiguas casas sevillanas tanto en su decoración como en las comidas que ofrece. A pesar de que su apertura se haya fechado en este año, hay documentos que recogen que ya en el año 1633 el bar estaba funcionando. 

Sobre el bar

El local cuenta con 375 metros cuadrados repartidos entre las tres plantas y tiene una capacidad para 120 comensales. Los actuales propietarios del negocio son los hermanos de Rueda (Javier y Carlos), que representan a la séptima generación al frente de El Rinconcillo. Sin embargo esta familia cántabra no sería la fundadora, sino que adquiriría el espacio en el año 1860.

La decoración de este lugar apenas ha cambiado desde entonces y es esto lo que, tal vez, lo haga tan especial. El Rinconcillo cuenta con un mostrador de caoba, barricas transformadas en veladores, mesas de mármol con sillas de madera andaluzas y enea natural, lámparas de forja, vistosos ventanales, estanterías labradas y repletas de antiguas botellas, un patio de luces, suelo de loza de Tarifa, paredes de ladrillo visto árabe y azulejos de siglos pasados.

Su especialidad

Como todo bar, la especialidad de éste son las espinacas con garbanzos, un plato típico de la gastronomía sevillana. En su carta también se pueden encontrar otras tapas como la tortilla de patatas, las chacinas o los postres caseros.

Asimismo la taberna dispone de una amplia gama de vinos, principalmente españoles entre los que hay tintos, blancos, rosados, espumosos y generosos procedentes de diferentes denominaciones de origen de todo el territorio nacional.

Por qué se llama así

No hay una teoría confirmada sobre su nombre pero hay una teoría que resalta sobre las demás suposiciones. En el lugar donde se encuentra el local se emplazaba la primera muralla de Sevilla, que unía Puerta Osario con San Andrés. Según los historiadores, en el trazo que dibujaba ese tramo de muralla se situaba una esquina, un rincón, justo en el lugar donde está el bar.

Por este sitio han pasado políticos, escritores, artistas y deportistas. Todavía hoy se siguen organizando eventos con diferentes temáticas, entre los que se incluyen catas de vinos.

Sus actuales propietarios han recibido ofertas de compra de Madrid, Barcelona, Londres, Paris y EE.UU., pero ya han asegurado en varias ocasiones que el bar no está en venta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios