Vivir

Un candil que ilumina la mente

  • Prodiel y Rotary Club llevan a cabo un proyecto en el Congo para dotar de electricidad a la universidad

Cuando el padre Francisco Ostos llegó al Congo en 1973, además de aprender las dos lenguas locales, se dedicó a hacer un estudio sociológico de la juventud. Enseguida advirtió que sólo el 9% de la población juvenil tenía acceso a la educación, algo que acarreaba consecuencias muy negativas. Junto con otros compañeros se propuso cambiar la situación y las estructuras para lograr la escolarización del mayor número de jóvenes. Ahora, más de cuarenta años después, no sólo se ha logrado la escolarización del 90% de la población y creado más de mil escuelas, sino que cuentan con el Centro Universitario Lago Alberto (Unilac) en la región de Mahagi. Este proyecto, impulsado por el padre Francisco Ostos y desarrollado gracias a Prodiel y Rotary Club Sevilla Corporate (junto con otras entidades colaboradoras, entre las que destaca Typsa), lleva en marcha desde 2011. A pesar del buen funcionamiento no disponen de luz eléctrica, algo que dificulta que se impartan clases a partir de la caída del sol y el acceso a internet. Hasta el momento, ya que gracias a Prodiel, en colaboración con Rotary lleva a cabo el proyecto RSC para dar luz a la universidad. Algo que responsables de las entidades dieron a conecer ayer en la sede de la empresa Lamaigenere, en la carretera de la Esclusa.

Con cinco carreras homologadas por el Gobierno de la República Democrática del Congo y diversidad de cursos, esta universidad supone el único centro de formación de estas características en cientos de kilómetros en el entorno de Mahagi. Por eso era necesario "llevar la luz de Sevilla a un continente que tiene tanta cantidad de luz intelectual pero que había que formar". Así, desde Prodiel propusieron implantar y fabricar una planta fotovoltaica a través de la cual suministrar electricidad al centro. Con todo el material ya reunido, van a proceder a enviarlo (que tardará en llegar unos tres meses) y montarlo para luego formar a los nativos para que conozcan el funcionamiento de la planta y puedan controlarla. Una vez esté implantada la planta fotovoltaica se monitorizará para tener contacto con ella desde España a través de internet.

"Hemos construido muchas plantas fotovoltaicas pero esta es la que más ilusión nos hace porque ni vamos a dar peces ni vamos a enseñar a pescar, simplemente este proyecto es la piscifactoría", comentó Ángel Haro, presidente de Prodiel en alusión al dicho que invita a enseñar a pescar antes de facilitarle el pez al hombre. Algo que desde la entidad reproducen como un mantra en todos y cada uno de los proyectos en favor de la sociedad que realizan. Al igual que Rotary Club, que desde su creación en 1905 tiene como principal premisa actuar en beneficio de la sociedad. "Este proyecto supone un hito muy importante ya que con él se continúa la labor del padre Francisco Ostos, el verdadero impulsor de la iniciativa", apuntó Pedro Valenzuela, presidente de Rotary Club Sevilla Corporate. Razón no le falta, ya que el centro universitario tiene la capacidad de albergar a mil estudiantes y mientras mejores sean sus instalaciones y más facilidades tengan los alumnos, mejor será su contacto con la educación y más jóvenes podrán acceder a ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios