Salir a comer

La cara más ‘informal y fresca” de Tribeca

La cara más ‘informal y fresca” de  Tribeca

La cara más ‘informal y fresca” de Tribeca / M. G.

Sanlúcar de Barrameda y Sevilla se dieron la mano en la presentación de la nueva temporada de la terraza del restaurante Tribeca. Para ello, Pedro Giménez, cocinero propietario del restaurante preparó una serie de platos que casaban de una manera inmejorable con Barbadillo Blanco de Albariza. La buena temperatura del mediodía fue la prueba de fuego de que este rincón de la Buhaira se perfila como uno de los lugares favoritos para las noches sevillanas.

La carta en la terraza está pensada para disfrutar del picoteo pero con mucho gusto, sin perder el estilo Tribeca y con platos para compartir entre amigos. No faltan la ensaladilla de gambas ni el calamar relleno o el tartar de carabineros o los clásicos del restaurante como el atún y el pastel de cabracho. Un menú que irá cambiando semanalmente y que siempre sorprende.

La terraza abre de miércoles a sábado. El horario es de 20:00 a 23:30. “Es un carta diferente, más informal pero igual de cuidada”, aseguró Pedro Giménez. “La idea es que la terraza sea una opción más de Tribeca. Mantenemos nuestras tapas tradicionales como el atún a la sal con cogollos de Tudela o la ensaladilla de gambas y el salmorejo”, afirmó.

Y todo ello regado con los vinos de Barbadillo, sobre todo el blanco albariza, que presentó una nueva imagen que conecta con el alma de Sanlúcar de Barrameda. El municipio gaditano está en el grabado de la parte superior de la etiqueta. La palabra Barbadillo tiene una tipografía única, inspirada en unos antiguos azulejos que decoran la fachada de la bodega. Mientras que se mantiene la icónica botella verde presente en tantos buenos momentos.

Como ocurre con la opción de la terraza, en este vino se ha buscado el perfil más fresco y sabroso de la uva palomino fina, actualizando el concepto de vino blanco de Cádiz. Para ello se ha trabajado en la selección de la uva y en la vinificación con el fin de mostrar un vino suave, completo y versátil; elegante y con ese punto de salinidad singular y atractivo.

El pasado 9 de septiembre fue Tribeca quien se desplazó a la bodega sanluqueña y ofreció tras un recorrido por las bodegas, una cena cóctel ideada por el Restaurante Tribeca en el jardín de San Guillermo, uno de los rincones más especiales de la bodega. Este gruppo tiene restaurantes en las provincias de Sevilla y Nueva York.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios