Centro para la mujer Al alba ‘Amor que libera’ de la esclavitud sexual

  • La Mortaja acoge el viernes una charla-coloquio con Marisa Cotolí, responsable de Al alba

Cartel de la charla-coloquio ‘Amor que libera’ Cartel de la charla-coloquio ‘Amor que libera’

Cartel de la charla-coloquio ‘Amor que libera’

La trata de seres humanos es una incuestionable violación de los derechos humanos y una forma severa de violencia de género. Un fenómeno de preocupantes dimensiones, que constituye una de las más abusivas y sangrantes formas de reducción del ser humano a simple mercancía. Es la esclavitud del siglo XXI.

El centro para la mujer Al alba lucha, desde la céntrica calle Relator de Sevilla, contra esta lacra social. Acoge, atiende, forma y ayuda a mujeres para darles esperanza y un futuro mejor. Por ello, la charla-coloquio que tendrá lugar el próximo viernes en el ex convento de la Paz, se titular Amor que libera. Este encabezado encierra mucho significado en relación a esta problemática que tiene en la congregación de las Hermanas Oblatas del Santísimo Cristo Redentor a uno de sus antídotos para combatirla.

El patio del ex convento de la Paz, donde se celebra la charla-coloquio. El patio del ex convento de la Paz, donde se celebra la charla-coloquio.

El patio del ex convento de la Paz, donde se celebra la charla-coloquio. / Daniel Estrada

De la mano de Marisa Cotolí, superiora de la orden y responsable del centro, los asistentes a este acto organizado por la Hermandad de la Sagrada Mortaja, tendrán la oportunidad de acercarse a estas situaciones que tanto sufrimiento están provocando y que impiden el desarrollo como persona de las afectadas. Las Hermanas Oblatas tienen como finalidad favorecer estrategias para que estas mujeres puedan vivir de forma autónoma e independiente, así como impulsar la sensibilización y la transformación social, denunciando situaciones de injusticia que les afectan.

Esto lo concretan con orientación sociolaboral a través de cursos y talleres formativos, que favorecen su búsqueda de empleo. A este proceso de inmersión laboral, lo acompaña una atención socioeducativa a los hijos de las usuarias, que también pueden disfrutar de microcréditos para proyectos de emprendimiento. En definitiva, maneras de dar independencia a mujeres a las que les fue arrebatada esa condición y que, gracias a Al alba, tienen una segunda oportunidad de vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios