Vivir

Cuatro investigadores sevillanos reciben la beca Sira Carrasco

Los doctores Alfonso Rodríguez Herrera, Ana Galera, Justo Valverde, del Instituto Hispalense de Pediatría, y la doctora Griselda Herrero, de la Universidad Pablo de Olavide, han sido galardonados con la Beca de Investigación Sira Carrasco de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.

El premio, convocado por esta sociedad científica cada dos años con el objetivo de promover y apoyar la realización de trabajos de investigación científica, ha recaído en el trabajo Efecto de la diferente composición de microbiota intestinal en la evolución del peso de ratas obesas sometidas a una dieta hipocalórica.

El estudio tiene como principal objetivo observar y analizar la relación existente entre la actividad de la flora bacteriana y la evolución del peso corporal en individuos obesos. "Los beneficios del proyecto se basan en conseguir propuestas alternativas y novedosas para el tratamiento de la obesidad, permitiendo la confección de dietas personalizadas en función de la microbiota intestinal de cada individuo", señalan los autores del estudio.

La doctora Griselda Herrero explica que este estudio busca demostrar la influencia que la microbiota intestinal ejerce sobre el metabolismo de los nutrientes, "de forma que en función del tipo de microorganismos que conformen nuestra microbiota, la evolución del peso corporal podrá variar, no sólo debido al tipo de alimentos que se ingieran". Esto permitirá abrir nuevos horizontes en el desarrollo de terapias alternativas para el tratamiento de la obesidad.

Para el desarrollo experimental se utilizarán ratas hembras que serán sometidas durante tres meses a una dieta hipercalórica para la inducción de la obesidad. Posteriormente, se realizará un trasplante de flora con distintas concentraciones de bacterias estableciendo tres grupos diferentes. Y tras este proceso, se le proporcionará una dieta hipocalórica durante cuatro meses con el fin de conseguir una disminución del peso. Finalmente la recogida de heces servirá para medir las concentraciones de las bacterias intestinales así como la energía desprendida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios