Ocio veraniego

Planes de verano para quedarse en la ciudad

  • Cuando vives en una ciudad sin playa hacer planes de verano divertidos y refrescantes puede parecer imposible, pero no lo es.

Combate el aburrimiento con estas propuestas para que te diviertas sin ir muy lejos. Combate el aburrimiento con estas propuestas para que te diviertas sin ir muy lejos.

Combate el aburrimiento con estas propuestas para que te diviertas sin ir muy lejos.

El verano puede convertirse en una estación tediosa que se hace muy larga si te has quedado sin poder viajar y vives en una ciudad sin playa.. Aunque fácilmente podemos coger el coche y acercarnos a darnos un baño, no es algo que podamos hacer todos los días.

En la ciudad, tenga playa o no, hay un sinfín de cosas divertidas que hacer para pasar un buen rato con tu familia, con amigos o en soledad. Por eso, hoy hemos preparado una serie de planes veraniegos para combatir el aburrimiento.

Fuera de casa

- Ir a una terraza mona a tomar algo. Quedar con amigos y beber una copa mientras charlamos siempre es un plan ameno y divertido, aprovecha el verano para hacerlo en una de las muchas terrazas chulísimas que abren en la ciudad cada verano.

Haz un picnic en el campo un día fresco o en la orilla del río al atardecer. Haz un picnic en el campo un día fresco o en la orilla del río al atardecer.

Haz un picnic en el campo un día fresco o en la orilla del río al atardecer.

- Ir de compras. Cuando pega el calor, los ayuntamientos se aseguran de cubrir las calles más transitadas para dar sombra a los viandantes. Echa una tarde de shopping y hazte con las últimas tendencias para la próxima temporada o busca gangas en las rebajas

- Asistir al cine de verano. Durante las tardes y noches de la temporada estival se celebran cines de verano repartidos por toda la ciudad donde ver una película al aire libre. También son varios los cines de centros comerciales que organizan este tipo de jornadas en las terrazas de sus emplazamientos. 

- Sal a cenar a un sitio diferente. ¿Hay algún tipo de comida que siempre hayas querido probar y no lo hayas hecho? ¿Tienes un restaurante favorito al que lleves mucho sin ir? Date una vuelta explora los distintos locales de restauración de tu ciudad, ¡igual te llevas una sorpresa!

- Haz turismo. Seguro que vives en un sitio precioso y no has visto ni la mitad de sus monumentos y museos. Tendemos a infravalorar lo que tenemos a nuestro alcance, pero puedes usar el tiempo libre de tus vacaciones para redescubrir tu ciudad. 

- Pasea por el parque. Toda gran ciudad tiene grandes parques y son el mejor enclave para librarse del calor y pasar una tarde con encanto. Pasea y descubre rincones inspiradores donde poder sentarte a disfrutar de un buen libro.

Picnics en las zonas del balcón del Guadalquivir y la Asomadilla. Córdoba. Picnics  en las zonas del balcón del Guadalquivir y la Asomadilla. Córdoba.

Picnics en las zonas del balcón del Guadalquivir y la Asomadilla. Córdoba. / Archivo

- Haz un pícnic. Busca un buen sitio tranquilo y llano con césped donde echar una manta y hacer un pícnic con tus amigos o familia. Prepara comida ligera, muchos refrescos y algunos juegos o cartas y ten una tarde genial por muy poco en el parque o en la orilla del río.

- Tómate un helado. Proponte como meta encontrar el mejor helado de tu ciudad y recórrela buscando las heladerías más artesanas. Es una manera guay de pasear, descubrir sitios nuevos y refrescarte y el planazo definitivo si eres amante de los helados.

- Iníciate en la fotografía. Coge tu cámara (o tu móvil) y sal a fotografiar tus partes favoritas de la ciudad. Fíjate en la arquitectura, experimenta con los planos y prueba nuevas formas de editar. Conseguirás fotos geniales para tu Instagram y, quién sabe, quizás descubras una nueva pasión.

- Sal a las afueras a disfrutar de las estrellas. Durante el verano el cielo suele estar más despejado y, si puedes alejarte un poco del centro, podrás ver algunas estrellas. Además, en agosto hay algunos eventos astronómicos muy interesantes, como las Perseidas (Lágrimas de San Lorenzo).

- Haz voluntariado. ¿Qué mejor forma de aprovechar tu tiempo libre que dedicándolo a los demás por una buena causa? Investiga sobre los diferentes programas que ofrece tu localidad y ayuda a los que más lo necesitan.

Leer, es como viajar sin salir de casa. Leer, es como viajar sin salir de casa.

Leer, es como viajar sin salir de casa.

- Visita una biblioteca. Son frescas, así que podrás pasar un rato eligiendo los libros que leerás durante tus días de verano. Escoge el que más te guste y aprovecha el atardecer para leerlo en algún lugar que te guste: la orilla del río, bajo la sombra de un árbol en algún parque, o si tienes suerte en la piscina...Un plan romántico contigo misma.

En casa

Si tienes terraza, prepara una velada al anochecer. Si tienes terraza, prepara una velada al anochecer.

Si tienes terraza, prepara una velada al anochecer.

- Monta una fiesta en tu terraza. Si tienes la suerte de disfrutar de una terraza, patio o azotea, aprovéchala para disfrutar de una gran noche de diversión organizando una fiesta para tus amigos con juegos, bebida y picoteo.

- Día de spa. Invita a tus amigas a casa y monta un día de spa casero con velas, aromaterapia y música zen de fondo. Podéis probar cosmética natural, rutinas de belleza, chocolaterapia, mascarillas caseras para cuidar tu cabello...

- Noche de pelis. Si no te gusta la programación del cine de verano o, simplemente, prefieres ver una peli en casa, invita a tus amigos a ver una película o un maratón de series. Puedes preparar palomitas, nachos y otros clásicos del picoteo cinematográfico. 

- Haz tus propios helados, zumos y granizados. Refréscate en casa preparando helados con tus -ingredientes favoritos y transforma tus meriendas en una experiencia veraniega. Es muy fácil hacerlos con  frutas de temporadas y yogures en una versión más healthy

Prepara tu limonada casera y refresca una tarde calurosa de verano. Prepara tu limonada casera y refresca una tarde calurosa de verano.

Prepara tu limonada casera y refresca una tarde calurosa de verano.

- Ten un momento Bricomanía. ¿Quieres personalizar alguna prenda, redecorar tu habitación o restaurar algún mueble antiguo? No hace falta ser un gran experto para ser un gran artista. En páginas como Tumblr o Pinterest tienes infinidad de ideas para realizar manualidades fáciles que quedarán genial en tu casa y en tu armario.

- Escribe. Aunque agosto es un mes de verano, empieza a atisbarse la transición: una nueva temporada, un nuevo curso. ¿Qué te parece si haces balance? O simplemente escribes sobre lo que te rodea, sobre cómo te sientes, o si no te gusta demasiado escribir, empiezas haciendo listados: propósitos, cosas buenas de tu vida, cosas tóxicas para eliminar...Escribir te ayudará a conocerte mejor, y también a organizarte. Aprovecha tu tiempo libre y dedica tiempo a pensar, que ¡nunca está de más!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios