Paula Ruiz, a una uña de Belmonte

  • La nadadora del Club Mairena logró el oro nacional en 10 Km y se quedó a 30 centésimas de Mireia en 5 Km

La nadadora del Club Mairena Paula Ruiz avanza durante una prueba en aguas abiertas. La nadadora del Club Mairena Paula Ruiz avanza durante una prueba en aguas abiertas.

La nadadora del Club Mairena Paula Ruiz avanza durante una prueba en aguas abiertas. / m. g.

El club de natación de Mairena del Aljarafe está de enhorabuena. Una de sus nadadoras, Paula Ruiz, volvió el fin de semana de Bañolas, donde se celebraron los Campeonatos de España de aguas abiertas, cargada con un oro en la prueba de 10 km y con una plata en la de 5 Km. El gran mérito de esta malagueña de 18 años es que, en su primera participación en los Nacionales absolutos, a punto estuvo de arrebatarle el primer puesto a toda una Mireia Belmonte: sólo 30 centésimas separaron a la badalonesa de la deportista del Club Natación Mairena, apenas "una uña", explica Ruiz. A quien sí derrotó, y el hito es de envergadura, fue a Erika Villaécija, una gigante de la natación internacional, olímpica y ganadora de medallas de todos los colores en competiciones europeas y mundiales.

No las tenía todas consigo Ruiz antes de comenzar los 5 Km. Un día antes, la malagueña se colgó su primer oro de España en los 10 Km, carrera que no habían disputado ni Belmonte ni Villaécija, a la postre sus principales adversarias. "Estaban más descansadas. Sabía que irían fuertes y, por eso, tiré con intensidad desde el principio, a ver hasta dónde podía llegar".

Ésa fue la táctica de la joven nadadora, quien percibió durante el primer tramo, con las otras dos rivales en cabeza, cómo abusaban de la técnica de "chupar rueda". "Me puse en paralelo con Mireia", continúa Ruiz, "y así seguimos toda la prueba. Tanto, tanto, que ganó por una uña, por el último manotazo en la meta".

Ruiz atiende a este periódico después de terminar un examen de Física y Química. Velocidad, masa y flotación de cuerpos, conceptos relacionados con el deporte en el que la malagueña acaba de consagrarse en la competición absoluta. Pero es sólo el comienzo. En cualquier caso, consciente de lo complicado que resulta vivir de la natación, Ruiz hinca los codos como bachiller igual que intenta romper las leyes físicas de la flotación. "No es fácil compaginar el deporte de élite y el estudio", asume la malagueña, quien, con sólo siete años, descubrió lo retante que era la práctica de la natación en aguas abiertas en comparación con las piscinas rectangulares.

Campeona del mundo el año pasado en categoría júnior, Ruiz tiene inclinación por el movimiento. Esta futura forense -es lo que quiere estudiar- recaló en el club del Aljarafe, "el mejor de Andalucía", después de haber nadado en el Mediterráneo, Torremolinos y vuelta al Mediterráneo. "En Mairena me aceptaron como si llevara toda la vida. Y es un club con gradas animosas que motivan mucho", afirma esta campeona que pretende seguir desafiando las leyes de la Física.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios