Cofradías

Una oportunidad para labrarse un futuro

  • La Hermandad de la Soledad de San Lorenzo ha puesto en marcha un proyecto para ayudar en sus estudios a jóvenes del Polígono Sur

  • Seis menores se benefician ya

Una oportunidad para labrarse un futuro Una oportunidad para labrarse un futuro

Una oportunidad para labrarse un futuro

Una ayuda para completar los estudios. La Hermandad de la Soledad de San Lorenzo ha puesto en marcha el proyecto Azarías, cuyo objetivo es el acompañamiento educativo para jóvenes del Polígono Sur desde el cuarto curso de la ESO hasta la finalización de sus estudios universitarios. En el presente curso han sido seis los menores que se han beneficiado de la iniciativa de caridad con la que la junta de gobierno, que preside José Ramón Pineda, pone punto final a sus dos mandatos. El hermano mayor confía en que este ilusionante proyecto tenga la continuidad necesaria en un tiempo en el que el propio arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, ha animado a las hermandades a poner en marcha ideas de este tipo que vayan más allá de la caridad en su vertiente más clásica.

El proyecto arrancó el pasado 4 de abril con la selección, según unos baremos, de los seis menores (Araceli, Encarnación, Cristina, Juan Antonio, Bernardo y Juan), todos ellos del centro Joaquín Romero Murube, a los que se les ha estado impartiendo clases de refuerzo de cuatro asignaturas consideradas troncales (matemáticas, química, lengua e inglés), para que tuvieran el nivel necesario para continuar sus estudios el próximo año en primero de Bachillerato. "Nuestra idea era ayudar a los chavales que quisieran seguir avanzando. En el Polígono Sur, cuando terminan la ESO los quitan de los estudios. Por eso hicimos una selección de los mejores alumnos y que de verdad, tanto ellos como sus familias, tuvieran un interés en progresar. El objetivo es cogerlos en cuarto y apoyarles hasta que terminen la universidad o los estudios que quieran emprender", explica el hermano mayor. Los menores seleccionados han estado recibiendo clases particulares de las materias antes mencionadas, por una academia contratada, cuatro días a la semana durante más de dos horas. "Se les han impartido enseñanzas que van a necesitar en primero de Bachillerato y que no han podido aprender en el curso".

El proyecto, que comenzó a tomar forma en enero cuando una empresa, que ya había colaborado con la hermandad, se interesó de nuevo por una nueva iniciativa, fue acogido también de buen agrado por los responsables del Joaquín Romero Murube, con los que se han mantenido un buen número de reuniones. Actualmente hay siete entidades colaborando con el proyecto, unas económicamente y otras aportando su trabajo. "Todos estamos muy comprometidos e ilusionados de poder cambiar la vida de éstos chavales y sus familias". Dos de los chicos seleccionados han sido premiados en la XVI convocatoria a la mejor trayectoria académica y personal, que otorga el Ayuntamiento de Sevilla y en el que participan todos los alumnos de cuarto de ESO de los institutos públicos.

El hermano mayor apunta al enorme recorrido que puede tener esta iniciativa. Ya ha comenzado la planificación del próximo curso, cuando se incorporarán nuevos alumnos: "Creemos que en un futuro el Proyecto Azarías se puede convertir en una fundación. Podemos incluso contar con algún centro de ayuda en el Polígono Sur". Este año, los alumnos han recibido las clases de apoyo en el mismo instituto, pero el curso próximo se desplazarán a la academia. "Así también salen de su entorno y aprenden a desenvolverse".

La idea de la hermandad es "acompañarlos" hasta que terminen sus estudios

La hermandad está planificando, de manera paralela a las clases, toda una serie de acciones complementarias para los chavales. En julio, habrá actividades sociales y de entretenimiento, como dos visitas para que conozcan mejor la ciudad, una diurna y otra nocturna, o charlas de apoyo. Tras el verano, se les impartirán cursos para que puedan sacar el máximo provecho al estudio. "Creemos que estos es algo distinto por lo que merece la pena trabajar. Hay mucho todavía por hacer. Es lo que la sociedad actual espera de las hermandades".

En los últimos años, la Hermandad de la Soledad ha puesto en marcha interesantes iniciativas de caridad, que se han sumado a acciones tan consolidadas como la tradicional Ofrenda de Caridad que se realiza cada Semana Santa. El hermano mayor destaca, además, el gran crecimiento experimentado por la corporación, que ha sumado 550 nuevos hermanos y 350 nazarenos en los últimos siete años. "Eso es mucho. Hay unas bases sólidas sobre las que seguir creciendo", resume José Ramón Pineda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios