Sevilla | getafe

Acelerar sin descarrilar

  • El Sevilla debe aparcar la Copa para batir al Getafe y recortar en la Liga, aprovechando el impulso del gran triunfo sobre el Atlético

  • La mejoría debe ampliarse a más partícipes

Lenglet, Sarabia, David Carmona, Banega, Jesús Navas, Geis y Carriço, en el entrenamiento previo al partido. Lenglet, Sarabia, David Carmona, Banega, Jesús Navas, Geis y Carriço, en el entrenamiento previo al partido.

Lenglet, Sarabia, David Carmona, Banega, Jesús Navas, Geis y Carriço, en el entrenamiento previo al partido. / fotos Juan carlos vázquez

Tras subir de la sima a la cima casi en un santiamén, el Sevilla debe aprovechar ese impulso vertiginoso del gran triunfo copero sobre el Atlético de Simeone, otrora su gran bestia negra, para pisar a fondo... pero sin descarrilar. Evitar una montaña rusa de emociones es la obligación de Vincenzo Montella, quien debe dotar del adecuado equilibrio a su equipo para que esa velocidad de crucero que ha de tomar el Sevilla para agarrarse de verdad a su objetivo en la Liga no provoque un nuevo bache de desánimo.

Llega el Getafe como víctima propiciatoria para el momento de euforia que vive el sevillismo tras salir de la depresión y bien harían los profesionales que defienden la causa blanca y roja en alejarse de ese estado de euforia aumentado de forma exponencial por el afortunado sorteo de semifinales, en contraste con el durísimo de cuartos de final, para convertir el impulso en una adecuada aceleración que no derive en accidente por derrape.

Las palabras de Montella en la víspera, en este sentido, son tranquilizadoras. El napolitano pidió a los suyos jugar con la misma "rabia y unión" que mostró su Sevilla en la reacción sorprendente e inesperada ante el Atlético en el peor momento, cuando nadie, o casi nadie, creía en ellos. Habla Montella de centrar todas, absolutamente todas las energías en recibir al Getafe con la única idea de recortar distancias en la Liga. Del partido de rivales directos de ayer salió perdedor el menos complicado de desbancar de ese cuarto puesto anhelado, el Valencia, que se ha puesto a tiro. Si el Sevilla logra vencer hoy al muy correoso equipo de Bordalás se pondría a cinco puntos, con casi toda la segunda vuelta por delante. Un objetivo a corto plazo que pasa por sacar los tres puntos hoy, claro está.

La mejoría del juego ha sido palpable, impresionante, inesperada, tanto en el doble partido con el Atlético como en Cornellá. Y ahora le toca a Montella y su tropa demostrar que sin las emociones de la Copa y ante su gente también es capaz de doblegar a un rival con escaso pedigrí y el peligro sordo de la necesidad de reaccionar a domicilio.

Tabla del Sevilla-Getafe Tabla del Sevilla-Getafe

Tabla del Sevilla-Getafe / Dpto. Infografía

Parece que las semifinales de la Copa del Rey han quedado aparcadas totalmente, o así lo ha solicitado el entrenador. Pero la realidad es que están ahí, el próximo miércoles en Leganés, y por la cabeza de muchos de los titulares puede pesar casi inconscientemente a la hora de medir las fuerzas o meter la pierna. Se junta esta realidad con la necesidad de ampliar esa mejoría, mostrada por un once base muy definido, a otras piezas de la plantilla que también deben subir su rendimiento y unirse a esa rebeldía basada en el orden y la intensidad defensivas y la valentía y la verticalidad ofensivas. Montella debe empezar a repartir el juego, y darles sitio a gente como Arana, Pizarro -al margen de los rumores de salida-, Geis, Nolito... Incluso Ben Yedder, otro de los que está en boca de los fiscalizadores del mercado por la posibilidad de que salga ahora en enero si llega una oferta suculenta.

Montella sabrá de primera mano qué hay de verdad detrás de cada rumor y, sobre todo, quiénes de esos otros futbolistas que no han participado como titulares desde la revolución del Wanda Metropolitano están aptos para subirse al carro y empujar de verdad. Y, no ya por refrescar el equipo para las semifinales, que también, sino por ampliar el abanico e inmiscuir en su modelo a más futbolistas, hoy parece un día ideal para meter a alguna pieza nueva. Sin trastocar el método ni desestructurar el once base, pero retocándolo de forma necesaria. Las dudas en el once llegan por ahí.

Enfrente estará un Getafe que ha no ha logrado buenos resultados a domicilio. El equipo de Bordalás sólo ha ganado un partido fuera, al Leganés, y consiguió cuatro empates contra Athletic, Betis, Levante y Celta. Todo lo demás, derrotas para sumar siete de los 27 puntos que acumula. Por eso, llega con la idea de hacer descarrilar a ese tren que ha cogido la directa con Montella. El Sevilla, por tanto, debe acelerar, pero sin derrapar en la aparente curva suave que se le aparece hoy ante sí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios