sevilla | levante

Cuando la plantilla da la nota

  • En defensa y en ataque, Mercado chirría 77 minutos como lateral y la falta de físico por el centro permite al Levante generar peligro en transiciones

  • Banega, el medio que más se faja

Cuando la plantilla da la nota Cuando la plantilla da la nota

Cuando la plantilla da la nota

El Sevilla se topó con una realidad que no es que no conociera, porque también se ha encontrado en casa rivales a los que no sabía muy bien por dónde hincarle el diente. Pero en esas otras ocasiones, la calidad de la plantilla en algunos puestos le dio para conseguir los tres puntos. Ante el Levante, esa misma plantilla y ciertos errores en su confección encendieron un inquietante pilotito rojo. A su público no le gustó nada que mostrara la incapacidad que tuvo para superar a un equipo con muchos problemas, en mal momento y mal clasificado. Y mucho menos que eso fuera justo después de ser humillado en el Santiago Bernabéu.

Porque a su público no le gusta que el lateral derecho del Sevilla sea Mercado, no le gusta que no haya como en todas las temporadas de diez años hacia atrás un goleador con las garantías que podía dar un Luis Fabiano, un Kanoute, un Negredo, un Bacca o un Gameiro y no le gusta que por el medio no haya jugadores con una consistencia física mayor que la que pueden ofrecer Ganso o Franco Vázquez, jugadores con una linterna en la cabeza, pero que van con combustible diésel.

Defensa

El sistema defensivo, arrastrado en la goleada en Madrid, también sufre en casa con la escasa presencia física que pueden tener de inicio dos jugadores como Ganso y Banega. Y como Pizarro tampoco es ese jugador que se baste solo para hacerse infranqueable delante de la defensa, tocó que el Levante hiciera sufrir a un equipo en teoría superior hombre por hombre.

Es suficiente ver un par de partidos del Sevilla para saber que Mercado no es lateral derecho y Muñiz, con un sistema de base en repliegue, buscaba continuamente la velocidad de Morales en el despliegue. El argentino sufrió, claro que sufrió, y por ahí en cada contra, todo el Sevilla, un equipo que si ya le cuesta muchísimo robar el balón, mucho más robar cerca del área rival, donde de verdad hace daño.

Ataque

Con un Banega impreciso en la primera fase del encuentro, el Sevilla tardó unos 20 minutos en plantarse en la zona de tres cuartos. Ahora bien, sin pasar de ahí. Ya ha ocurrido más veces -en Villarreal por ejemplo provocó un penalti-, pero el aficionado no logra entender que tenga que ser Mercado, por su posición de lateral, el que al final suba el balón. Le choca ver al argentino subir la banda o levantar la cabeza para poner un centro.

Berizzo subsanó ese error, pero no lo hizo hasta muy avanzada la segunda parte sacando a Jesús Navas, que activó ese pasillo y puso un par de centros con peligro... pero era muy tarde. Y el aficionado no entiende que Mercado, con 0-0 y un equipo encerrado, juegue 77 minutos de lateral.

Aparte de ello, en un equipo que sigue jugando al pie en ataque (herencia de Sampaoli), ni Correa ni Sarabia encontraron los huecos y Nolito, quizá más efectivo para desbordar en espacios cortos, no apareció en las decisiones del cuerpo técnico.

Virtudes

Insistencia y no perder, que tal y como se puso la tarde...

Talón de aquiles

Poca variedad de recursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios