Alcalá de Guadaíra

Peligra el inicio de curso en un colegio de Alcalá de Guadaíra

  • La Ampa del centro se niega a llevar a sus hijos y preparan una protesta para el primer día del curso

Obras en el CEIP Antonio Rodríguez Almodóvar a pocos días del comienzo del curso

Comentarios 0

"Mi hija no entra mientras el colegio esté de esta manera". Así de contundente se muestra Rocío, una de las de madres de alumnos del Colegio de Educación Infantil y Primaria Antonio Rodríguez Almodóvar, de Alcalá de Guadaíra.

La asociación de madres y padres de alumnos (Ampa) del centro se quejan del estado de las obras del edificio, que están sin concluir "a pesar de que han tenido todo el verano para acabarlas". También lamentan las promesas incumplidas, pues afirman que les dijeron que "estaría acabado durante el primer trimestre del curso". Algo que no parece que vayan a cumplir a tenor del atraso que acumula la obra.

En los vídeos que ya circulan por redes sobre el estado del colegio se da buena muestra del peligroso estado del centro para los alumnos. Vallas que ceden, puntales de obra o barras de hierro se mezclan por el lugar por el que tienen que pasar los alumnos. Además, "seguramente este año sigan compartiendo colegio los niños y los albañiles mientras las grúas con cemento y vigas pasan por encima de nuestros hijos".

El retraso de las obras, además de la peligrosidad para los pequeños, provoca una importante limitación del espacio. "Tenemos tres caracolas dobles, la sala de profesores convertida en aula y una provisional dentro del comedor, que antes ya hacía las veces de salón de actos y gimnasio cuando llovía". También hay turnos para el recreo por la falta de espacio en el patio, que obliga a los alumnos de preescolar a no poder salir de los corralitos.

Protesta el martes 10, primer día del curso

La Ampa ha convocado a los padres de alumnos ante las puertas del colegio la mañana del martes 10 de septiembre, día en que deben comenzar las clases. La situación de peligrosidad que perciben en el centro les hace pensar que ese primer día no será tal y no llevarán a sus hijos al interior del centro. Piden al Ayuntamiento y a la Junta que actúen para mejorar la seguridad del colegio y lo terminen lo antes posible para acabar con una situación que llevan años arrastrando.

Junta y Ayuntamiento garantizan el acceso

La Delegación Territorial de Educación de la Junta se ha puesto en contacto con el ayuntamiento alcalareño para abordar la situación de las obras, comprobando in situ que se estaban llevando las medidas apropiadas para poder garantizar el acceso con normalidad al colegio al inicio de las clases.

Fuentes de la Junta han informado de que un técnico de la Agencia Pública Andaluza de Educación, junto al delegado municipal de Educación, José Luis Rodríguez Sarrión, han comprobado la situación de las instalaciones, en las que ya se están fijando las vallas y colocando mallas en éstas para impedir el acceso de los menores, así como retirando materiales de obra o, incluso, colocando elementos de madera en esquinas.

En la misma línea, desde el Ayuntamiento se garantiza que el alumnado podrá iniciar las clases "con normalidad, sin problemas de seguridad derivados de las obras que se acometen". Así, detalla que, una vez que comience el curso, las vallas que separan la zona de obras del resto de las instalaciones lectivas estarán "perfectamente ancladas para la entrada de los estudiantes al centro, aunque de forma previa, para el desarrollo de las obras, se han colocan de manera que puedan ponerse o quitarse según las necesidades del desarrollo de la construcción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios