Patrimonio

Un centro de interpretación volcado en el estuario

  • El Ayuntamiento de Coria negocia con el Puerto la cesión de un edificio para un museo sobre la historia local y los oficios vinculados al Guadalquivir

  • En un bando, el alcalde ha pedido ya a los vecinos que donen enseres, herramientas o restos arqueológicos 

Una fotografía de principio del siglo pasado en la que se ven los muelles y la casa en la que se quiere habilitar el museo. Una fotografía de principio del siglo pasado en la que se ven  los muelles y la casa en la que se quiere habilitar el museo.

Una fotografía de principio del siglo pasado en la que se ven los muelles y la casa en la que se quiere habilitar el museo. / M. G.

Comentarios 3

El alcalde de Coria del Río, Modesto González (AxSí), ha emitido un bando, en el que solicita la “colaboración de los vecinos” para la puesta en marcha de un Centro de Interpretación del Estuario del Guadalquivir, un museo que se quiere montar además de con los fondos del Ayuntamiento con las donaciones de particulares: tanto de aperos, enseres y herramientas de los viejos oficios que se practicaban en la zona (como la pesca, la carpintería de ribera, la ladrillería, el regaliz o el aderezo de aceitunas), como de objetos arqueológicos.

Según se especifica en el escrito, difundido el 27 de agosto y en el que se emplaza a los interesados a llevar esos objetos al Gabinete Histórico Municipal –en la calle Cervantes, 69– esos “legados” serán reconocidos de forma individual o a las familias que los donen en el futuro museo, donde se expondrán tras su catalogación.

El encargado de ese Gabinete Histórico local, Fernando Rodríguez, ha especificado que ese futuro centro de interpretación se trataría del primer museo como tal centrado en Coria del Río, a pesar de ser un municipio grande (más de 30.000 habitantes), con una tradición muy singular de oficios vinculados a su condición de de ribereño, así como asentamiento de muchas civilizaciones.

Una vista del río, con la casa del Puerto, al fondo, que se pretende habilitar como centro de interpretación. Una vista del río, con la casa del Puerto, al fondo, que se pretende habilitar como centro de interpretación.

Una vista del río, con la casa del Puerto, al fondo, que se pretende habilitar como centro de interpretación. / M. G.

La ubicación prevista para el proyecto es un edificio que pertenece al Puerto de Sevilla y que está junto al río, cuya cesión ya está negociando el Ayuntamiento. Se trata de la antigua casa de los astilleros (una oficina en la que se pagaban tasas y se guardaban los palos o las astillas con las que se hacían los empalizados para que el río no se comiera las márgenes), que se ampliaría para esta nueva función.

Rodríguez incide en que la idea es que ese museo haga un recorrido por todas las culturas que han estado asentadas en este enclave, desde la Edad del Bronce o la del Cobre, pasando por la tartésica, los fenicios o los romanos. Al parecer, en Coria hay bastantes colecciones arqueológicas particulares, sobre todo de restos romanos.

También, recogerá el pasaje de la Embajada Keicho, que dio origen al apellido Japón en el municipio. Todo lo que ahora está expuesto en la Casa de la Cultura sobre esta curiosa parte de la historia de Coria y que tanta proyección le está dando también se trasladaría al museo.

Al margen de lo que puedan donar coleccionistas particulares, el Ayuntamiento tiene ya recepcionado algún material de restos arqueológicos del yacimiento fenicio del Cerro de San Juan y de la alquería andalusí que afloró con las obras de la SE-40.

El Consistorio atesora una pequeña colección de herramientas de carpintería de ribera (en Coria del Río llegó a haber hasta seis astilleros), pero quiere incluir también las artes de pesca (el municipio tuvo también en su día la única fábrica de caviar de Europa occidental) y otras menos conocidas desde fuera, como la fabricación de tinajas y ladrillo o el rico orozuz, el regaliz de sus tierras arcillosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios