Andalucía

Alonso admite "errores" pero defiende la calidad de la sanidad

  • La Junta retomará el martes la negociación con las plataformas y los sindicatos

  • El titular de Salud anuncia la contratación de 3.000 profesionales y la consolidación de 10.100 eventuales

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ayer durante su intervención en el Parlamento. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ayer durante su intervención en el Parlamento.

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ayer durante su intervención en el Parlamento. / julio muñoz / efe

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, admitió ayer que el Gobierno andaluz "ha cometido errores" pero insistió en que la calidad de la sanidad andaluza "es equiparable a la de cualquier país avanzado". Alonso compareció a petición propia en el Parlamento de Andalucía para explicar la política sanitaria de la Junta un día después de la derogación de las fusiones de hospitales en Granada y Huelva, y la dimisión de su viceconsejero, Martín Blanco, y el gerente del Servicio Andaluz de Salud, José Manuel Aranda.

Aquilino Alonso agradeció "el paso al lado" de ambos profesionales. "Sus dimisiones demuestran su compromiso con el sistema público de salud. No soy quién para valorarlas, aunque sean motivo de regocijo para algunos", señaló el titular de Salud, que insistió en que "aquellos que veían las fusiones como excusa para la confrontación ya no tienen motivos". Alonso avanzó que las negociaciones se retomarán el próximo martes, dado que los sustitutos de los altos cargos cesados acaban de ser nombrados, por lo que pidió "tiempo" para dejarles trabajar. "Estamos en el proceso de anulación de las fusiones en Granada y Huelva. Y hemos cambiado a los interlocutores. La negociación ya no debe ser un problema", señaló el consejero de Salud, que reclamó a las plataformas que hagan "propuestas". En ese sentido, recordó que "en la primera manifestación no se estaba en contra de las fusiones sino en cómo se estaban haciendo".

Salud defende que los indicadores son "equiparables a los de cualquier país europeo"Alonso acudió al Parlamento a petición propia para explicar la política sanitaria

"En todas las provincias nos estamos reuniendo con los sectores implicados", agregó Alonso, aunque sólo hizo mención expresa a Granada y Huelva. En el primer caso, señaló que se han incorporado 68 trabajadores y que su departamento trabaja en la petición inicial de dos hospitales completos. En cuanto a Huelva, insistió en el proyecto de mejora en la atención pediátrica.

Tanta prisa tenía Alonso en llegar a la tribuna de oradores, que el presidente de la cámara, Juan Pablo Durán, le pidió calma porque todavía no le había dado el turno de palabra cuando ya había abandonado su escaño. El titular de Salud comenzó su intervención expresando su "absoluto respeto" a las reivindicaciones de los profesionales y los ciudadanos, pero criticó "el mensaje catastrofista de algunos que sólo buscan desprestigiar a la sanidad andaluza". "En Andalucía debemos estar orgullosos de una sanidad andaluza que no excluye a nadie", insistió Aquilino Alonso, que empleó la mayor parte del tiempo en enumerar ejemplos comola asistencia sanitaria a los inmigrantes sin cortapisas, la eliminación del copago a los pensionistas y la financiación del tratamiento de la hepatitis C. Además, citó parámetros como la mejora de la esperanza de vida en la última década o la disminución de la morbilidad por la diabetes como muestra de los avances en materia sanitaria.

Sin embargo, el consejero de Salud se vio obligado a admitir el impacto de la crisis en las cuentas de su departamento. Culpó a la asfixia a la que en su opinión, somete el Gobierno central a la administración regional por el retraso de la reforma del sistema de financiación autononómica y "la restrictiva política de personal" ocasionada por la limitación a la tasa de reposición. El titular de Salud resaltó que durante la crisis se priorizó en Andalucía el sostenimiento de la atención sanitaria por delante de la construcción de nuevas infraestructuras.

Asimismo, insistió en que la dotación presupuestaria para la sanidad se ha incrementado un 13% en los últimos tres años y supone el 6,3% del PIB andaluz, "un punto por encima de la media". Esas mejoras se traducirán en la contratación de 3.000 nuevos profesionales "por la aplicación de la jornada semanal de 35 horas" así como la estabilización de 10.100 trabajadores eventuales. También avanzó que en un plazo de dos meses se presentará un plan estructural de reducción de listas de espera "que contará con la aportación de todos los profesionales".

En el turno de réplica a los grupos parlamentarios, criticó especialmente al PP por eririgirse "en defensor de la sanidad pública" y esgrimió recortes de prensa sobre problemas en hospitales de Galicia, Murcia o Madrid. "Quiero mandar un mensaje de tranquilidad. Seguimos teniendo un sistema público de salud con indicadores equiparables a cualquier país europeo", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios