Sucesos

Crimen pasional

  • Un vecino de Sorbas residente en Níjar mata presuntamente a su esposa en el municipio sorbeño y al jefe de ella en Campohermoso con un disparo en la cabeza. Se entrega a la Guardia Civil.

Comentarios 3

"¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta!/ Que si matarte pudiera,/ te pondría una mortaja con los filos de violetas./ ¡Ay, qué lamento, qué fuego/ me sube por la cabeza!". Así reza en la obra Bodas de Sangre de Federico García Lorca que ahondaba en la historia descrita en Puñal de claveles, de la periodista Carmen de Burgos, vecina de donde ayer la historia volvía a teñirse de negro. A las 11:45 horas, el puesto central de la Guardia Civil en Níjar, recibía el aviso de un tiroteo en la zona de Bayo Lirola, detrás de la Ford; concretamente el suceso tuvo lugar a la puerta de un semillero en la salida de Campohermoso-Las Negras. Allí yacía M. T. B., nijareño nacido en 1958, quien fallecía tras recibir un tiro en la cabeza.

Seguidamente, tras tener conocimiento los agentes de lo ocurrido, D. G. G., vecino de la barriada de Sorbas la Mizala pero residente en Níjar y de 50 años, se personaba en el puesto de la Benemérita identificándose como autor de éste y de otro homicidio con arma de fuego. El presunto autor de los hechos, antes de acabar con la vida del hombre, habría matado a su esposa F. H. de 47 años en el municipio sorbeño, adonde acudía todos los fines de semana para cuidar a su madre. 

Sorbas quedó estupefacto ante lo sucedido. El alcalde de Sorbas, José Fernández, explicaba a este diario que se trata de una familia totalmente normal y que la misma no tenía conocimiento de alguna disputa. El presunto autor y la fallecida estaban casados; el primer edil de Sorbas durante la jornada de ayer estuvo en contacto con la familia de la mujer, la cual se mostró muy sorprendida ante el suceso. Tras hablar con el cuñado de la fallecida, éste le ha asegurado al alcalde que no tenían conocimiento de que la pareja estuviera separada ni de que estuviese siquiera peleada. Asimismo, Fernández señalaba que F. H. era una persona respetada y muy querida de una familia honrada que se mudó a Níjar con su marido y supuesto homicida hace algún tiempo. 

El crimen de la mujer se producía a primera hora de la mañana en la pedanía Barranco de los Lobos de Sorbas, en la que residen la madre enferma de alzheimer y el hermano de ésta con discapacidad, a los que la pareja visitaba todos los fines de semana para cuidarles. 

F.H. y su marido residían, desde que contrajeron matrimonio en el municipio vecino de Níjar, junto a sus dos hijos de 18 y 22 años, y solían acudir al Barranco de los Lobos en automóviles diferentes por cuestiones de horario. Fuentes cercanas al caso relataron que el presunto autor D.G.G., empleado en una forja, sorprendió a su víctima en una cochera ubicada a escasos metros de la vivienda de su suegra y la hirió de muerte con un disparo en la cabeza, según precisaba el 061. 

Tras acabar con la vida de su esposa, el hombre se dirigió al semillero en el que trabajaba desde hacía más de quince años su mujer, ubicado junto a la salida 387 de la autovía A7, en la carretera que une las localidades nijareñas de Campohermoso y Las Negras. Una vez allí, efectuó dos disparos contra su segunda víctima, Manuel T.B., el jefe de su esposa y administrador único de semilleros Mundiplant S.A., quien fallecía a causa de los mismos. 

La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación y custodió los cuerpos de ambas víctimas hasta que se produjo el levantamiento de los cadáveres para su traslado al Instituto de Medicina Legal. 

Tanto el alcalde de Sorbas como el de Níjar, Antonio Jesús Rodrígez, han convocado plenos extraordinarios a las 12:00 horas de hoy para declarar la jornada de luto oficial por estas muertes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios