Andalucía

"Después de tu afortunada intervención"

  • Las cartas del sumario del caso Gürtel muestran cómo Álvaro Pérez se dirigió a los líderes del PP, entre ellos Javier Arenas, para cobrar una deuda de los populares gallegos; obtuvo una parte, aunque el resto se quedó sin abonar.

Comentarios 69

"Lamento tener que enviarte de nuevo una carta por este motivo...". Así arranca la carta que Álvaro Pérez, también conocido como El Bigotes, le envió a Javier Arenas en junio de 2003. Arenas era entonces secretario general del PP nacional, y Álvaro Pérez, director general de Special Events, una de las empresas del entramado Gürtel, y que había trabajado para los populares gallegos desde 1999. Las cartas se encuentran en el sumario del caso, y permiten conocer con detalle cómo El Bigotes trató de cobrar la totalidad de la deuda gallega, un hecho infructuoso en parte después de que la misma empresa enviase cartas similares a Manuel Fraga y a Mariano Rajoy. Las cartas se encontraron como documentos encriptados en un pendrive que la Policía halló en el registro de "un piso de seguridad de la organización", situado en la calle General Martínez Campos de Madrid.

En la carta enviada el 4 de junio de 2003 a Javier Arenas, Álvaro Pérez le agradece su intervención para cobrar parte del dinero, pero le recuerda que aún se deben 120.000 euros. "Después de tu afortunada intervención hemos logrado cobrar una parte de la deuda quedando aún pendientes al día de hoy 120.000 euros", le dice uno de los principales cabecillas del entramado Gürtel al hoy líder andaluz del PP.

Álvaro Pérez le apunta a Arenas que al cobrar el primer tramo, unos 150.000 euros, "se ha producido un hecho curioso", y es que el gerente regional del PP gallego le abonó la cantidad como deuda de las elecciones autonómicas de 2001, cuando los trabajos eran de 1999, año en que Special Events le organizó a los populares un congreso regional, la campaña de las municipales y un "multitudinario" acto en Monte del Faro.

El PP andaluz mantiene que este tipo de misivas no demuestran la implicación de Arenas en la trama Gürtel, sino que se tratan de unas cartas, entre cientos, que los proveedores del partido envían a la dirección para saldar deudas. La Brigada de Blanqueo de Capitales de la Policía mantiene en un informe que Special Events cobró la mitad del dinero del PP gallego en "B", es decir fuera de los circuitos legales.

Álvaro Pérez le explica a Javier Arenas que en Galicia, Modesto Fernández, que era el gerente regional, adujo que no podía pagar porque tuvo que destinar el dinero al asunto del Prestige, el petrolero que se hundió frente a las costas de esta comunidad. "No entendemos bien esto último -apunta El Bigotes- pues se supone que son las Instituciones Públicas las que destinan presupuesto, pero lo aceptamos con la misma paciencia y buena voluntad de siempre". No obstante, en la misiva a Arenas ya le señala sus dudas sobre la voluntad de pago del PP gallego porque se había producido un cambio en la dirección.

Posteriormente, el 2 de octubre de 2003, Luis de Miguel Pérez, que actúa como representante de Special Events, se dirige en los mismos términos a Manuel Fraga, presidente fundador del PP. Le explica cómo la deuda se originó en 1999 y fue de 46,05 millones de pesetas; cómo quedan 20,8 millones por pagar, y cómo los últimos abonos se realizaron en noviembre de 2002 después de la intervención de Arenas. Este representante explica que Arenas habló del asunto con Luis Bárcenas, entonces gerente del PP, ex tesorero y hoy procesado, pero el resultado ha sido "negativo".

El Bigotes escribe otra vez al que ya es el nuevo secretario general del PP en diciembre de 2003, Mariano Rajoy. Arenas fue secretario general entre finales de 1999 y 2003, entonces pasó a ser vicepresidente del Gobierno, y Rajoy le sucedió en el puesto. El Bigotes parece ya sincerarse con Rajoy cuando le sugiere lo siguiente: "En el fondo de esta cuestión subyace una intención clara de no pagar, aprovechándose de que, siendo proveedores habituales del Partido a nivel nacional, nunca acudiremos a un juzgado para reclamar lo que es nuestro". Es decir, que El Bigotes asume que el PP gallego no le pagará, y que tienen las manos atadas porque siguen trabajando para la organización nacional.

Ya con Rajoy de presidente del PP en 2004, Álvaro Pérez dejaría de trabajar para la organización en Madrid, y se trasladaría, con Orange Market como firma, a trabajar en la Comunidad Valenciana con el PP regional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios