Andalucía

La Junta planea una ampliación del número de delegados provinciales

  • Cultura puede separarse de Fomento; Igualdad de Educación, y Medio Ambiente y Agricultura nombrarán delegados a sus dos coordinadores

Una de las primeras reuniones del Consejo de Gobierno. Una de las primeras reuniones del Consejo de Gobierno.

Una de las primeras reuniones del Consejo de Gobierno. / EFE

Aterrizaje sobre la realidad. El Gobierno andaluz está planificando una ampliación del número de delegados provinciales de sus consejerías, al constatar la acumulación de funciones que arrastran algunos de éstos. En un primer plan, no aprobado, de los siete actuales se pasaría 10, aunque el Ejecutivo está buscando la fórmula para que el coste sea el menor posible. Así, se intenta que los delegados sean funcionarios, aunque queda por cerrar este encuadre. No obstante, la ampliación conllevaría un enorme aumento de la representación política de la Junta en las provincias.

De este modo, y a falta de los detalles, los nuevos delegados serían los de Cultura, que se desliga de Fomento; Igualdad, separado de Educación, y Justicia de Turismo. Agricultura y de Medio Ambiente ya se desdobló con dos coordinadores provinciales. En la actualidad, hay siete delegaciones, que pasarían a ser 10. El problema es que el Gobierno andaluz ha hecho de la simplificación política una bandera y ahora tiene enfrente a Vox, que está muy vigilante de estas ampliaciones del gasto.

El Gobierno tiene muy avanzada esta ampliación del número de delegados, tanto que algunas consejerías ya han elegido a estas personas e, incluso, se ha hablado con algunos de ellos. Hace ya tiempo que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, había explicado que hay algunos delegados que no pueden con tantas funciones. El de Educación, por ejemplo, tiene que compatibilizar estas gestiones con las asociadas a Igualdad y Asuntos Sociales, que hasta hace un mes tenía competencias también sobre las residencias de mayores.

A ello se une que el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, perseguía un aumento de los cargos del Gobierno. Otro problema que ya salta a la vista en San Telmo es la magnitud de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, que desdobló a su delegado en dos coordinadores provinciales. Con el cambio previsto, pasarán a ser delegados. Medio Ambiente se ha convertido en una prioridad personal del presidente a cuentas de su apuesta por las políticas contra el cambio climático, peor las competencias de Agricultura no han dejado de ser, por ello, menores. Ya Juan Marín había propuesto la división de la propia Consejería.

El PP criticó en sus tiempos de oposición lo que consideraba un exceso de delegados provinciales de la Junta, y con ese afán dejó la representación territorial muy disminuida. La ha ido corrigiendo con el tiempo, pero ahora se propone dar un paso definitivo que le acerca a la distribución tradicional que siempre tuvo el PSOE. No es nada nuevo. El presidente José Antonio Griñán ya fusionó consejerías y delegaciones con los mismo argumentos, pero tuvo que rectificar en parte. 

La decisión es, no obstante, muy complicada desde el punto de vista político, por cuanto supone una rectificación sobre los planes de austeridad del Gobierno en unos momentos en los que Vox está cuestionando su apoyo a los Presupuesto andaluces de 2021. Ante ello, lo que intenta el Gobierno de Juanma Moreno es que salga con coste cero. Esto es casi imposible, pero si los nombramientos son de funcionarios de la propia administración se reduce bastante la proliferación de nuevos cargos.

El delegado de Cultura en las provincias lo es también de Fomento, que son dos departamentos con una conexión nula. Lo que se traslada es que la asistencia a eventos culturales quita mucho tiempo al delegado, por lo que se optará por una división.

Éste sería el segundo "ajuste técnico" de los que hablaron el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, y el vicepresidente, Juan Marín. Con motivo del anterior se planteó un aumento del número de consejerías y el cambio de algunos de sus titulares, pero Juanma Moreno se negó a ampliar la estructura de su Ejecutivo. Finalmente, se produjo un intercambio de funciones entre consejerías, que supuso un desplazamiento de presupuestos desde las consejerías de Ciudadanos a las del PP.  

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios