Andalucía

El Parlamento pospone la decisión sobre Rodríguez para estudiar el informe jurídico

  • Podemos e IU confían en el pacto antitransfuguismo aprobado este miércoles con el aval de PP, PSOE y Cs

Teresa Rodríguez, en el Parlamento. Teresa Rodríguez, en el Parlamento.

Teresa Rodríguez, en el Parlamento. / raúl caro / efe

La yenka sonó en España cuando el país abandonaba el blanco y negro y todavía faltaba más de una década para que el PCE volviera a la legalidad. Dos hermanos holandeses residentes en Barcelona la popularizaron gracias, sobre todo, a su coreografía, inspirada en un baile folclórico finlandés. Para bailar la yenka hay que dar pasos hacia la derecha y la izquierda y también hacia delante y hacia atrás. Luego, se dan tres saltos hacia delante, pero los grupos del Parlamento andaluz no se deciden a avanzar en la yenka que se ha convertido el futuro de Teresa Rodríguez y sus afines, a quienes sus ex compañeros de Podemos e IU acusan de tránsfugas, razón por la cual intentaron expulsarlos del grupo parlamentario de Adelante.

Estaba previsto que el desenlace fuera este miércoles, cuando la Mesa ha abordado el informe de los letrados de la Cámara tras recibir la documentación que “certifica” la baja de Rodríguez y otros siete diputados en Adelante como consecuencia de su baja en Podemos. El estudio jurídico realizado por la letrada adjunta al letrado mayor, Carmen Noguerol, establece que, por sí sola, la salida de Rodríguez del partido morado no es motivo suficiente para desembocar en la baja del grupo parlamentario integrado por Podemos e IU.

La letrada va más allá y asegura en su informe que aceptar la expulsión de Rodríguez y otros siete diputados motivada sólo en su salida de Podemos supondría “lesionar” el derecho fundamental de representación política, recogido en el artículo 23.2 de la Constitución. No obstante, el informe reconoce que el traNsfuguismo puede desembocar en la expulsión de un grupo parlamentario, “pero sólo será posible si así resulta de las normas internas” por las que se rija dicho organismo o “a las que se hayan sometido libremente”. La letrada llega a esta conclusión después de reconocer que el conflicto se produce porque el Reglamento del Parlamento andaluz no contempla la fórmula para expulsar a un diputado y reconoce la libertad de los propios grupos para organizarse por sí mismos. Llegados a este punto, hay otro callejón sin salida. Adelante no tiene ninguna normativa interna que contemple esta posibilidad.

La decisión se pospone una semana más para estudiar con mayor detenimiento los argumentos jurídicos, según la versión aportada ayer desde el Parlamento. No obstante, hay que tener en cuenta un nuevo condicionante en este debate. Este miércoles se ha aprobado en Madrid un “acuerdo por la estabilidad institucional” en el seno de la comisión del Pacto Antitransfuguismo que cuenta con el apoyo de PSOE, PP, Cs, Podemos e IU. El nuevo texto, entre otras cosas, considera tránsfugas a aquellos miembros de coaliciones que abandonen el partido que les dio acceso a dicha confluencia. También establece que, hasta que el pacto se trasponga a las normativas autonómicas, el criterio a aplicar debe ser la normativa contenida en la Ley Básica del Régimen Local, –es decir, que es cada partido el que decide quién comete transfuguismo en sus filas– aunque los considerados tránsfugas “sean mayoría en el grupo”.

Estas posturas servirían para considerar tránsfugas a Teresa Rodriguez y sus siete compañeros, quienes, por contra, defienden que el informe de los letrados del Parlamento apoya sus posiciones. El documento de los servicios jurídicos de la Cámara pone distancia precisamente con esa Ley Básica del Régimen Local y con “los acuerdos alcanzados por los partidos políticos para luchar con el transfuguismo”. Sin embargo, los informes de los servicios jurídicos no son vinculantes y serán las fuerzas con voto en la Mesa –PSOE, PP,Cs y Vox– quienes decidan finalmente sobre el futuro de Rodríguez. El PSOE no se ha movido desde el primer momento y apoyó la expulsión, como Vox. El PP reclamó información jurídica, pero los populares defienden el mencionado pacto. La posición de Cs es la mayor incógnita, pero ayer fueron los naranjas en sacar pecho del acuerdo antitransfuguismo. “Los partidos nos comprometemos para eliminar esta lacra”, dijo el dirigente nacional de Ciudadanos José María Espejo-Saavedra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios