Andalucía

Promesas ferroviarias incumplidas

  • El corredor de la Costa del Sol y el que enlazaría las bahías de Algeciras y Cádiz aparecen desde hace más de diez años en todas las vísperas electorales, pero no se ejecutan jamás

Comentarios 18

Como un Guadiana que sólo aparece en épocas electorales, el corredor ferroviario de la Costa del Sol ha vuelto a entrar en escena, tras el anuncio por la consejera de Obras Públicas de un protocolo con el Ministerio de Fomento para buscar financiación privada para acometer las obras. Este trayecto entre Málaga y Estepona o Manilva está en los planes territoriales de la Junta desde que se redactó el Plan Director de Infraestructuras de Andalucía 1997-2007. Ese PDIA proponía la conexión ferroviaria de todo el arco mediterráneo andaluz y contemplaba la ejecución de la plataforma entre Málaga y Manilva.

El primer estudio informativo, redactado por las consultoras Typsa y TEMA tardó unos años, sin embargo. Está datado en noviembre de 2003. A continuación, Gobierno y Junta se repartieron el trazado, aunque fuese desde un punto de vista simbólico. El tramo Málaga-Fuengirola para Fomento. Aunque coincidía en teoría con el actual tren de cercanías de ancho ibérico, llevaría un itinerario distinto y ancho de vía internacional. Del ramal de Fuengirola a Estepona se responsabilizó la Junta, que inmediatamente encargó a las mismas empresas la realización del anteproyecto de ese tramo.

Ahora de lo que se trata, al parecer, es de firmar un protocolo en vísperas de las elecciones del 20 de noviembre, para buscar socios que realicen la obra por el método de colaboración público privada. Con mucho retraso. Siendo secretaria de Estado de Transportes, la ex consejera de Obras Públicas Concha Gutiérrez dijo en una entrevista en Málaga que esperaba que esa sociedad estuviese operativa en 2010. El presupuesto total es de 5.498,84 millones de euros, con catorce tramos que suman 85 kilómetros. El reparto entre las dos administraciones se ha demostrado desigual. De haberse desarrollado con fondos públicos, la parte de Fomento costaba 1.575 millones, mientras que la parte de la Junta se habría puesto en 3.923,84. El tramo de Fuengirola a Los Monteros costaría 1.437,07 millones, el de Los Monteros a San Pedro de Alcántara está presupuestado en 1.381.64 y el de San Pedro de Alcántara a Estepona, saldría por 1.105,13.

Esta línea de ferrocarril para viajeros se proyecta para una vía de ancho internacional, de 1,435 metros, por la que podrían circular trenes de alta velocidad. El tramo de Málaga a Fuengirola tendría 32,5 kilómetros y el Fuengirola a Estepona 52,5. En hora punta la idea era que hubiese un tren cada cinco minutos y que se pudiese ir de Málaga a Estepona en 35 minutos, y a Marbella en 24, lo que supondría una velocidad media de 139 kilómetros por hora. Un tiempo muy competitivo si se compara con los 55 minutos que se tarda como mínimo en automóvil de Málaga a Estepona y las dos horas de ese trayecto en autobús. Desde Fuengirola en adelante las estaciones previstas eran Las Lagunas, Cala de Mijas, Calahonda, Las Dunas, Hospital Costa del Sol, Marbella, Palacio de Congresos, Puerto Banús, San Pedro de Alcántara, Benarama, Cancelada, Estepona y Estepona Oeste.

Está por ver cómo se cierra el proyecto, si finalmente se llevase a cabo por inversores privados, pero estaban diseñados servicios de cercanías que pararían en todas las estaciones, trenes de largo recorrido que únicamente lo harían en las estaciones de Málaga aeropuerto, Torremolinos, Fuengirola, Marbella y Estepona, y regionales, que también pararían en San Pedro. Todas las estaciones tendrán andenes con un mínimo de 200 metros de largo, y las principales del doble, para poder atender los trenes de largo recorrido.

El trazado de este tramo entre Fuengirola y Estepona es subterráneo en casi su totalidad (un 98%), excepto en 850 metros a la altura de Los Monteros, donde cruza el arroyo Sieterrevueltas. Gran parte de su trazado se realizará con una tuneladora de 9,5 metros de diámetro. Se dispondrán dos tubos paralelos, uno para cada vía, que se conectarán cada 500 metros. Toda la línea estará, obviamente, electrificada. Si se cuenta con el trazado completo, desde Málaga, el porcentaje de recorrido subterráneo supera el 80%. La velocidad máxima que podrán alcanzar los trenes en este trazado es de 220 kilómetros por hora. El radio mínimo de las curvas será de 2.650 metros y el desnivel máximo alcanzará el 3%.

De acuerdo con fuentes oficiosas, los proyectos están redactados. Se han dividido los cuatro tramos en catorce subtramos. Y el coste de las obras por kilómetro, sin electrificación, señalización y comunicaciones, sale muy caro. El de Málaga al Aeropuerto tienen 11 kilómetros y está presupuestado en 255 millones; el del Aeropuerto a Fuengirola, de 21,5 kilómetros, costaría 1.020 millones; el de Fuengirola a Las Lagunas, de 2,52 kilómetros, 231,5 millones; los 4,34 kilómetros de Las Lagunas a La Cala de Mijas saldrían por 221,3 millones.

Los 5,13 kilómetros de La Cala a Calahonda saldrían por 301 millones; los 3,41 km. de Calahonda a Las Dunas, por 225,4 millones; los 4,99 km. de Las Dunas a Los Monteros, por 247 m.; los 4,42 km. de Los Monteros a Marbella, por 420 millones; los 7,73 kilómetros de Marbella a Puerto Banús, por 488,5 m.; los 2,3 km. de Puerto Banús a San Pedro, por 222,11 m.; los 7,93 kilómetros de San Pedro a Cancelada, por 397,77 millones; los 7,20 kilómetros de Cancelada a Estepona, por 380,58 millones, y los 2,45 kilómetros de Estepona a Estepona Oeste, por 128,76 millones de euros. A estos tramos hay que sumarle un ramal técnico para acceso a las cocheras, en el extremo de Estepona, que tendría 2,3 kilómetros y un presupuesto de ejecución de 30,14 millones. En las estaciones habrá vías de apartado, para que los trenes rápidos puedan adelantar a los lentos.

El coste medio por kilómetro, de 64,6 millones de euros, es cuatro veces superior al promedio nacional de un kilómetro de AVE y el triple de lo que está costando la línea de alta velocidad hasta Galicia, por un terreno muy accidentado. Este alto coste de ejecución es el que ha retrasado el proyecto, a pesar de que varios estudios de viabilidad lo han considerado rentable. El trazado pasa por unas localidades en las que vive más de un millón de personas censadas y un número indeterminado de extranjeros residentes, que suponen varias decenas de miles de personas. En verano, sin embargo, la población total de la Costa del Sol supera los dos millones de habitantes en los meses de julio y agosto. El Banco Europeo de Inversiones ha mostrado su interés en financiar este ferrocarril, sin concretarse nunca la operación. Y en este momento es vicepresidenta ejecutiva del banco la ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez.

Los estudios marcan que la mayor frecuencia se daría en el tramo entre Málaga y Fuengirola, por lo que en ningún caso valdría la línea de cercanías actual. Habría que construir una nueva. También descartan prolongar la actual vía del cercanías más allá de Fuengirola hacia Marbella y Estepona, porque no sería competitiva en tiempo contra el automóvil. Aunque se aconseja mantener el actual servicio de cercanías a Torremolinos, Arroyo de la Miel y Fuengirola.

El servicio regional exprés de altas prestaciones se realizaría con trenes Avant que sólo pararían en las estaciones principales y circularían a una velocidad comercial de 140 kilómetros por hora. Trenes de largo recorrido enlazarían la costa con Sevilla, Granada, Córdoba y Madrid. Entre los tiempos previstos están un Madrid-Marbella en 3 horas 10 minutos, o un Córdoba-Fuengirola en 1 hora y 25 minutos.

Hay diversos estudios, con estimaciones de pasajeros muy diferentes. La horquilla entre el que más y el que menos está entre los 100 y los 50 millones de viajeros al año. El plazo de construcción mínimo no sería inferior a los ocho años, lo que significa que es imposible que estuviese operativa antes de 2020. En todo caso, se ignora por completo la presentación que vayan a hacer el ministro y el presidente de la Junta el día 7, cuando firmen el protocolo en Málaga. Aunque este acto suena a premio de consolación para la costa, al haber ignorado el Ministerio sus propios planes de infraestructura por el litoral andaluz en el diseño de las grandes redes europeas para mitad de siglo.

Para aplacar las protestas generalizadas en las localidades costeras, sale de nuevo a la palestra este viejo proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios