Elecciones en Partido Popular

Sáenz de Santamaría pide el voto en Andalucía "por el PP y por España"

  • La candidata cierra la campaña en Sevilla y Córdoba a un día de las elecciones primarias con proclamas por su condición de mujer y por su experiencia gestora en la oposición y el Gobierno

Soraya Sáenz de Santamaría, flanqueado por Virginia Pérez, Juan Manuel Moreno y Javier Arenas. Soraya Sáenz de Santamaría, flanqueado por Virginia Pérez, Juan Manuel Moreno y Javier Arenas.

Soraya Sáenz de Santamaría, flanqueado por Virginia Pérez, Juan Manuel Moreno y Javier Arenas. / Antonio Pizarro

La candidata Soraya Sáenz de Santamaría ha elegido Andalucía para cerrar la campaña de primarias del PP. Primero en Córdoba y después en Sevilla, la ex vicepresidenta del Gobierno de Mariano Rajoy ha trasladado este mediodía a los militantes andaluces un mensaje capital. España está por delante del partido y, por eso, las bases del PP han de votar no sólo a quien sea el dirigente del partido más apto sino al más adecuado candidato a la presidencia del Gobierno.

O mejor, la más adecuada candidata. "El PP es una máquina política de ganar elecciones", ha arengado Sáenz de Santamaría a los suyos antes de aclarar que tal artefacto, para volver a "ser el mejor Partido Popular", ha de rearmarse con"capacidad para poner en marcha un proyecto político al servicio de España". "Cuando votemos mañana", ha recordado, "pensemos en el partido pero sobre todo en España". La frase apuntaba más a los potenciales votantes en unos comicios generales que a las bases convencidas.

A un solo día de que los 66.706 militantes del PP voten en las primarias a uno de los dos candidatos que optará por la presidencia del partido en la segunda vuelta del 21 de julio, Sáenz de Santamaría ha regresado a Andalucía para cerrar la campaña en la comunidad que acumula el 17,5% de los afiliados inscritos para depositar mañana su voto, la región con más peso de las 17 de España.

Críticas a Pedro Sánchez

"Esto va viento en popa", exclamaba una simpatizante asistente al acto. "No habrá quien nos gane", decía entusiasta otro, mientras esperaba la llegada de "¡¡¡Soraya!!!" a la puerta del restaurante La Raza. Entretanto, la candidata pasaba muy cerca de la sede de la Audiencia Provincial, donde Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente del Gobierno de la Junta, declaraba como testigo por el caso de los ERE. Pero este mediodía nadie se ha acordado del PSOE. Nadie salvo la ex vicepresidenta, a quien le han confiado "por la calle la injusticia que ha supuesto la moción de censura" con la que Pedro Sánchez ha ocupado la presidencia del Gobierno: "Se ha puesto a los mandos de un Boeing 747 sin ni siquiera haberse subido a una avioneta".

Sosaya Sáenz de Santamaría, de camino al acto en Sevilla. Sosaya Sáenz de Santamaría, de camino al acto en Sevilla.

Sosaya Sáenz de Santamaría, de camino al acto en Sevilla. / Antonio Pizarro

Gestión en el Gobierno, experiencia en la oposición, capacidad y audacia, influencia en el partido y, además, mujer. Estos han sido los poderes con los que los acompañantes de Santamaría han querido diferenciarla del resto de candidatos. Sin nombrarlos, pues obliga la nobleza, el valor añadido femenino sitúa a la ex vicepresidenta por encima de Pablo Casado y José Manuel García-Margallo. Con desdeñar la dicotomía entre los nuevo y lo viejo, pero sí con lo bueno o lo malo, se ha señalado a Pablo Casado. Con su experiencia en el poder orgánico del partido, se ha igualado con María Dolores de Cospedal. Y señalando su experiencia en el Gobierno y en la oposición, se ha destacado sobre Cospedal, su principal adversaria en las primarias según los sondeos.

El remate de la distinción sobre la ex secretaria general del PP la ha destacado Beltrán Pérez, candidato a la alcaldía de Sevilla y sorayista confeso en la última hora de hoy: "Una persona, un cargo".

Un PP para ganar elecciones

A los gritos de "¡presidenta, presidenta!", Santamaría ha tomado el micrófono proclamando con la boca pequeña que lo suyo no es el autobombo. Pero no ha podido evitar mencionar sus virtudes frente a los votantes para dar la razón a su candidatura. "Muchas horas de vuelo" en la oposición y en el Gobierno, su capacidad de construir un partido "desde abajo", su intención de que "cada afiliado sea una sede volante", su lealtad hacia el partido, al que ha servido allá donde le han indicado y, sobre todo, un clamor por la unidad: "El 21 de julio estaremos todos juntos para construir un partido unido, grande y fuerte con capacidad para ganar elecciones".

Antes de concluir esta tarde en Valladolid, "mi tierra", ha subrayado Santamaría, al acto de cierre de campaña en Andalucía, la ha acompañado su guardia de corps en tierras meridionales: el presidente andaluz, Juanma Moreno; el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo; el presidente provincial en Cádiz y mano derecha en la campaña, Antonio Sanz; y sus homólogos en Huelva y Sevilla, Manuel Andrés González y Virginia Pérez. Han estado pues todos los que son. Y Javier Arenas, como era de esperar, todavía estaba allí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios