Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

525 aniversario de la entrada de los reyes católicos

La Toma más popular

  • Miles de personas acuden al Ayuntamiento de Granada para presenciar la polémica ceremonia

Granada celebró ayer la Toma más multitudinaria de los últimos años. Miles de personas se acercaron hasta el Ayuntamiento para ver el tradicional "Granada qué", pronunciado este año por el concejal del Partido Popular, Juan Antonio Fuentes, desde el balcón del Consistorio. Tras los actos, tuvo lugar el desfile de Moros y Cristianos de los municipios Benamaurel, Zujar y Cullar que, con sus ropas, sus adornos y sus bailes, pusieron la nota de color a una festividad tradicionalmente gris marcada en los últimos años por el enfrentamiento entre grupos radicales.

Desde primera hora, efectivos de la Policía Local y Nacional intentaron concentrar a los simpatizantes de extrema izquierda y derecha poniendo entre ellos bastantes metros de distancia. En un principio, los radicales ataviados con banderas se mostraron más calmados. Sin embargo, a medida que transcurrió la mañana, los megáfonos de unos y los gritos de los otros se convirtieron en una especie de sonido permanente solo roto por los acordes de la Banda Municipal de Música.

Para todos ellos, el alcalde de Granada, Paco Cuenca, tuvo unas palabras: "Hay gente que viene a molestar. Hoy se celebra un acto histórico que ha marcado la historia del mundo, del país y de Granada", dijo el regidor socialista, que no participó en los actos durante el mandato del partido Popular. Cuenca remarcó que la festividad conmemora un hecho fundamentado en el entendimiento y el respeto. Por eso instó a quienes desean empañar la fiesta a "leer historia" porque el acuerdo firmado en las Capitulaciones es síntoma de consentimiento y consenso".

Respecto a las voces críticas que desean repensar la conmemoración como los grupos municipales Vamos Granada, IU o Granada Abierta, Cuenca destacó que "respeta las voluntades, pero romper las tradiciones no tiene sentido". Por eso, a pesar de que años atrás no participó en los actos, se mostró a favor de mantenerlas no sin antes revisarlas y replantearlas.

La concejal del PP, Raquel Fernández, fue la encargada de la tremolación del Estandarte Real en la Capilla Real, donde yacen los Reyes Católicos y se celebró una misa.

El acto contó con la participación de concejales de todos los signos políticos del Ayuntamiento salvo Vamos Granada e IU. No obstante, también faltó la edil de Derechos Sociales, Jemi Sánchez y el concejal popular Francisco Ledesma. De manera alternativa, la Plataforma Granada Abierta celebró un acto para ensalzar la figura de Mariana Pineda dedicado este año a Enrique Morente y Leonard Cohen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios