Málaga

Celia Villalobos deja la política tras tres décadas en el Congreso

  • Considera que su marcha es "lo normal" y lo vincula a haber dado su apoyo a Soraya Sáenz de Santamaría, la perdedora en las primarias del PP que ganó Pablo Casado

Celia Villalobos en los pasillos del Congreso de los Diputados. Celia Villalobos en los pasillos del Congreso de los Diputados.

Celia Villalobos en los pasillos del Congreso de los Diputados. / Efe

Comentarios 4

Tras tres décadas en el Congreso, Celia Villalobos deja la política activa. La ex alcaldesa de Málaga y actual diputada del PP por la provincia abandonará su escaño en la Cámara Baja cuando finalice esta legislatura, por lo que después de más de 30 años figurando en lo alto de la lista del PP a las generales, su nombre desaparecerá de las papeletas de estas próximas elecciones. Lo ha anunciado esta misma mañana, cuando ha vinculado su marcha a su apoyo a la candidatura de la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP, que fue finalmente derrotada por Pablo Casado.

Villalobos ha avanzado su decisión durante una entrevista en Antena 3, señalando que su marcha es "lo normal". "Yo perdí un congreso y alguien tenía que ser la figura de los que han perdido y soy yo, pues no me importa para nada", ha afirmado, antes de reconocer decir que, a partir de ahora, se quita "el escudo del PP".

Entró en política de la mano de Manuel Fraga, quien la fichó en los 80 para Alianza Popular

"No me importa", ha dicho sobre esta situación la que fuera ministra de Sanidad en el Gobierno de José María Aznar. Celia Villalobos, casada con Pedro Arriola, quien hasta hace poco era uno de los principales asesores del PP, entró en política de la mano de Manuel Fraga, quien la fichó en los años ochenta para Alianza Popular, aunque en su juventud Villalobos había coqueteado con la izquierda.

Ha sido eurodiputada, ministra y alcaldesa, y en el Congreso ha ocupado importantes cargos, como el de vicepresidenta primera de la mesa y secretaria. En la capital malagueña, la trayectoria política de Villalobos marcó hitos importantes. Fue elegida alcaldesa en el año 1995, cuando las diferencias entre el PSOE e IU le permitieron tomar la vara de mando y gobernar, aunque en minoría. Le bastó para consolidarse y, cuatro años después, lograr la primera mayoría absoluta para los populares en la ciudad, asentando las bases para los sucesivos mandatos de Francisco de la Torre, a quien dejó el puesto en mitad de su segundo mandato, después de recibir la llamada de José María Aznar para ser ministra de Sanidad.

Proyectos como el de la Calle Larios, el Palacio de Ferias o el túnel de la Alcazaba marcaron una época que, para quienes coincidieron con ella, se caracterizó por un ejercicio de la política "de una gran altura" en la que se intentaron desbloquear algunos problemas endémicos de la ciudad, como el del río Guadalmedina, con más o menos aciertos.

Eterno verso suelto del Partido Popular en muchos asuntos, especialmente los relacionados con el feminismo y los derechos sociales como el aborto, el matrimonio homosexual o el divorcio, Celia Villalobos siempre ha sido una política polémica. Y muestra de ello son los episodios como el que protagonizó cuando era ministra de Sanidad, cuando en plena crisis por la enfermedad de las vacas locas recomendó a "las amas de casa" no utilizar huesos de vacuno para hacer el "caldo".

Otro de los momentos más sonados sucedió en 2011, cuando en una reunión del grupo de portavoces en el Congreso, Villalobos empleó el término "tontitos" para referirse a las personas con discapacidad; o cuando fue pillada jugando al Candy Crush en mitad de una sesión parlamentaria, así como, el más viralizado: los gritos a su chófer Manolo por su tardanza al recogerla a las puertas del Congreso. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios