Elecciones Andalucía Ciudadanos y PP se enfrentan en el último debate a cinco días de su posible pacto

  • Susana Díaz pregunta tres veces, sin éxito, a Ciudadanos si va a pactar con Vox en su alianza con el PP

  • Juan Marín y Juanma Moreno se enfrentan varias veces a lo largo del debate

  • Juan Marín teme un Gobierno populista del PSOE con Podemos, Susana Díaz le dice que no pactará con Adelante Andalucía

Los candidatos antes de empezar el debate. Los candidatos antes de empezar el debate.

Los candidatos antes de empezar el debate. / EFE

Todo debate electoral tiene algo de teatralización, ropajes, corbatas y atrezo incluido. Todos los candidatos llevaban alguna prenda roja, excepto Juan Marín. El primero en utilizar la utillería en este segundo debate de las elecciones andaluzas ha sido él, el candidato de Ciudadanos, que en cada mano­ ha portado dos largas papeletas con los casos de corrupción que afectan al PP y al PSOE. A uno y a otro.

"Yo no soy su adversario, señor Marín, mi adversario es el PSOE", le ha cortado Juanma Moreno, el líder del PP.

De este modo, el popular ha intentado despejar las distintas rivalidades de este debate a cuatro, en el que Marín quería atacar a todos. Aunque Moreno, un tanto molesto con el de Ciudadanos, le ha respondido que su credibilidad es nula cuando asegura que no pactará con el PSOE, porque eso mismo dijo en 2015, meses antes de llegar a un acuerdo con Díaz.

Adversarios y posibles aliados

De adversarios y posibles aliados va esta campaña electoral, aunque faltan cinco días para el 2 de diciembre y aún desconocemos qué hará Adelante Andalucía en la investidura de Susana Díaz si suman lo suficiente.

Su candidata, Teresa Rodríguez, y Susana Díaz no se han enfrentado en este debate, al menos, no como en la Cámara, la presidenta ha llegado a decir que comprendía a la líder de izquierdas y ella, que iría "hasta Marte" para conseguir la subida del salario mínimo que va incluida en el proyecto de Presupuestos de Pedro Sánchez. "Para conseguir la subida de los 900 euros del salario mínimo no hay que ir ni a la cárcel ni a Marte, sino al Congreso", le ha dicho Díaz a Marín, que en cada bloque ha intentado introducir el asunto catalán en el debate.

Acercamiento dudoso

¿Se ha producido algún acercamiento entre los dos partidos de izquierdas? No parece, son chispazos. Susana Díaz no deja de tratar con cierta displicencia a Rodríguez, y hasta le recordó en varias ocasiones la obsesión de su posible aliada con la serie Juego de Tronos.

El debate de RTVE ha estado moderado por Pilar García Muñiz, quien no tuvo demasiados problemas en conducir este diálogo a cuatro. Los candidatos aprendieron del debate de hace cuatro años, y ninguno pierde los nervios, aunque esta mesura y el formato en exceso rígido que pactan los partidos llevan a estos eventos a las fronteras del sopor.

PP y Ciudadanos están dispuestos a pactar, pero hasta el sábado no van a ir de la mano. "No soy su adversario, pero me llamó perro esta semana, no es la mejor manera de hacer amigos", le espetó el de Ciudadanos a Moreno. La palabra perro tiene unas cuantas acepciones, y el del PP sólo dijo que Marín había pasado de perro de compañía a perro de presa. Ya se sabe que los candidatos son de puño de hierro y mandíbula de cristal.

Marín y Moreno se agarraron en varias ocasiones, y hasta volvieron a sacar el tema de quién de los dos será el vicepresidente en caso de que sus partidos sumen para gobernar. "Qué vergüenza, qué vergüenza", se le oyó a Marín quejarse, fuera de foco, sobre unas afirmaciones de Moreno.

Como ya ocurrió en el debate de Canal Sur, Juan Marín ha vuelto a ser el interviniente más agresivo, ha atacado al PP y también a Susana Díaz, con acusaciones que llama la atención de parte de quien ha sido aliado del PSOE hasta hace unos meses. Sin matices, Marín ha acusado al PSOE de haber robado el dinero de los parados durante 40 años.

El bloque, enfrentado

Marín y Moreno no se han llevado bien en este debate, se ve que siguen luchando por los mismos votos, tan distantes que Susana Díaz ha dicho de ellos que es "un bloque donde no se soportan".

Si Susana Díaz inquirió a Ciudadanos para que respondiese si estaba dispuesto a pactar con Vox, Marín le preguntó si ella iba a aliarse con Podemos, un cruce de cuestiones que se podía haber resuelto si los naranjas volviesen a pactar con los socialistas. ¿Si a Ciudadanos le preocupa tanto un pacto entre PSOE y Podemos, por qué ellos no lo liberan de la alianza con los populistas?

Teresa Rodríguez abundó en esa contradicción de Ciudadanos. Le dijo que si hasta ahora han apoyado al partido de los ERE, ahora se alían con el partido de la Gürtel. "Al final, sois el sostén del bipartidismo en España", le espetó. "No se ponga usted celoso, señor Marín", le dijo en referencia a un posible pacto entre Podemos y el PSOE.

PP y Ciudadanos no podrán desalojar al PSOE si no alcanzan los 55 escaños, aunque si Vox entrase en el Parlamento, también se podría sumar a esta mayoría de cambio. El PP ya ha dado señales de que estaría dispuesto a recibir los votos de los populistas de derecha, pero Ciudadanos, de momento, lo niega.

El debate de RTVE fue una suerte de remake del de Canal Sur. Juanma Moreno volvió a preguntar qué había hecho Susana Díaz con el libro de texto que sostiene que España es un Estado plurinacional. La presidenta le respondió que ha sido retirado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios