Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Andalucía

"Cuando vi los índices de mortalidad de la listeriosis me dije 'estoy muerto"

  • El consejero de Salud explica que los protocolos que puso en marcha el SAS por el brote del verano pasado son ahora referentes internacionales

El consejero de Salud, Jesús Aguirre El consejero de Salud, Jesús Aguirre

El consejero de Salud, Jesús Aguirre / Juan Carlos Vázquez

Al poco de llegar al cargo, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, tuvo que enfrentarse a su primera crisis, el brote de listeriosis del pasado verano provocado por los productos contaminados de Magrudis. Aunque la falta de control sobre la empresa, y la irresponsabilidad de sus propietarios, fue uno de los aspectos más criticados, la sanidad pública andaluza respondió con eficacia ante una infección que en otros países, y en el mejor de los casos, tiene una mortalidad del 17%. En Dinamarca y Estados Unidos, los fallecidos se contaron en decenas. 

Aguirre ha relatado en el Foro Joly cuáles fueron sus primeras impresiones, cuando comenzó a comprobar la virulencia del estallido infeccioso que llegó a colapsar varias noches los servicios de Urgencias de los hospitales de Sevilla y Huelva. "Sabía que, como iba la curva, llegábamos a los 300 ó 400 enfermos infectados y sabía los índices de mortalidad que hubo en Estados Unidos o en Dinamarca, y con esos datos me dije: 'Yo estoy muerto". Políticamente, claro. Al final, fallecieron tres personas y se produjeron cinco abortos.

No sólo fue una crisis para Aguirre. Si en Andalucía se hubiese padecido los índices de estos países, o el de Sudáfrica donde se tardó un año en encontrar el foco, no sólo hubiera corrido peligro el cargo del consejero de Salud, sino de buena parte del Gobierno andaluz, que entonces estaba recién llegado.

La gravedad de esta intoxicación alimentaria residente en la irresponsabilidad de Magrudis, cuyo propietario conocía la infección por listeria de parte de sus instalaciones desde hacía meses. Pero la velocidad de crecimiento de las cepas bacterianas también sorprendió, de ahí el alto número de infectados. Tampoco existían protocolos para la asistencia en Urgencias, a los neonatos y a las embarazadas.

"Lo primero que hice fue reunir a los responsables médicos y pedirles protocolos, nombré a un portavoz, técnico, y ese fue el éxito, un paso atrás los políticos, un paso adelante los profesionales", ha explicado Jesús Aguirre.

Estos protocolos son hoy referencia internacional. Sevilla acoge el 23 y 24 de enero un simposio internacional sobre listeriosis. El foco de la contaminación fue Magrudis, cuyos propietarios aún siguen en prisión provisional.

 

 

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios