estreno del tráiler de 'rambo 5'

Stallone, demoledor en el primer tráiler de 'Rambo 5: Last Blood'

  • Stallone estrena el primer 'teaser tráiler' de la quinta y última aventura del ex boina verde, en la que tendrá que enfrentarse a un cártel mejicano con su determinación letal de siempre

Tráiler de 'Rambo 5: Last Blood'

Ya está aquí. El primer tráiler de 'Rambo 5: Last Blood' es lo que se esperaba: el Sin perdón de Stallone, con todos los demonios del pasado ebullendo en su interior y una última injusticia que atajar: el rapto de la hija de su asistenta mejicana por parte de un cártel de mafiosos. "Ellos derramaron sangre primero y yo lo haré el último. La muerte se acerca", dice la voz en off del viejo John en un impactante anuncio de una película crepuscular que promete emociones muy fuertes. Se refiere, claro, a la muerte de los malos. ¿Pero también a la suya al estilo de Clint Eastwood en Gran Torino?

Muchos puristas critican que una estrella del cine como Sylvester Stallone reciba un homenaje en el Festival de los Festivales. Muchos críticos se la tienen jurada a Sly por haber explotado sus dos personajes franquicia hasta la saciedad. Pero Stallone no es solo Rocky y Rambo. El italoamericano creó un estilo de hacer cine con el primer Rocky en el que la acción no estaba reñida con los sentimientos.

Y esa filosofía cristalizó con Acorralado (Ted Kotcheff, 1982), donde se ponen de relieve de forma descarnada las consecuencias de la Guerra de Vietnam y el shock que sufrían los ex combatientes cuando volvían a su patria y se encontraban con el rechazo de una sociedad marcada por el lema Haz el amor y no la guerra.

Stallone utiliza su formación de boina verde en 'Acorralado' para huir del sheriff Teasle. Stallone utiliza su formación de boina verde en 'Acorralado' para huir del sheriff Teasle.

Stallone utiliza su formación de boina verde en 'Acorralado' para huir del sheriff Teasle.

Tras escenas de acción de gran crudeza (la persecución en moto por el pueblo, la caza al hombre que se da la vuelta como un calcetín, el increíble manejo de la ametralladora M-60 como si fuera una escopeta de feria...), el monólogo final de Rambo ante el inefable Coronel Trautman narra con extremo realismo las monstruosidades que se vivieron en Vietnam. "No encuentro las piernas (de mi amigo Joey)" es la frase correcta, no la que se inventó Santi Urrialde en Esta noche cruzamos el Misisipi, aquella parodia de No siento las piernas.

Su fisicidad llegó a su máxima expresión en Rambo III (1988), en la que siguió refrendando su imagen de héroe republicano matando a los rusos y salvando... a los talibanes, que años después se convirtieron en la peste bubónica para los americanos.

Ya en John Rambo: vuelta al infierno (2008), primera película de la saga sin el añorado Richard Crenna como el coronel Trautman, el ex boina verde sigue lidiando con sus demonios interiores y vuelve a sacar su lado oscuro en Tailandia desempolvando su legendario arco y formando parte de un equipo de mercenarios que quieren salvar a los miembros de una misión humanitaria.

Un fotograma de 'Rambo II'. Un fotograma de 'Rambo II'.

Un fotograma de 'Rambo II'.

Como si se bajara de la canoa de piratas de Rambo II con su compañera Co, Stallone llegó a Cannes bajo una expectación inusitada, doblegando a todo aquel pusilánime que pone como excusa la apología de la violencia (la segunda entrega contiene 202 actos de violencia y, desde el inicio del filme hasta el final, mueren en pantalla 44 personas, pero no es una de las 10 películas más violentas de la historia) para denostar al personaje. Pero Sly es mucho más que Rambo.

Stallone es director, guionista, productor, actor, especialista (él mismo ha rodado innumerables combates de boxeo sin doble, además de escenas peligrosas en filmes complejos como Máximo riesgo, Pánico en el túnel o Los mercenarios, esta última ya con más de 60 años de edad) y pintor.

En 'Rambo V: Last Blood', Stallone vuelve a utilizar su mítico arco. En 'Rambo V: Last Blood', Stallone vuelve a utilizar su mítico arco.

En 'Rambo V: Last Blood', Stallone vuelve a utilizar su mítico arco.

Vuelven el arco y los cuchillos... ¿y la cinta para el pelo?

A sus 72 años y después de colgar los guantes (¿definitivamente?) de Rocky, Stallone ha decidido otorgarle un último baile a su segundo personaje más señero (podría considerarse a Barney Ross como su tercer gran icono cinematográfico, habida cuenta del enorme éxito planetario de la saga de Los mercenarios, de la que no se sabe si habrá cuarta entrega) en Rambo V: Last Blood, en la que el viejo John tendrá una última misión: doblegar a un grupo mafioso mejicano de trata de blancas.

En esta última entrega hay mucha presencia española: Paz Vega, Sergio Peris-Mencheta y Óscar Jaenada tienen papeles secundarios importantes. De hecho, Jaenada hace del villano Víctor Martínez y ha revelado que tiene una escena de pelea con el mito Stallone. "Con la edad que tiene, es un gran profesional y está en forma. En el guión ponía que tenía que escupirle y yo estaba cortado. Pero él me decía: "¡Venga, escúpeme sin miedo!".

Los fans esperan que Rambo, al final de la película, deje esa imagen de cowboy para volver a ser el soldado de la muerte. Los fans esperan que Rambo, al final de la película, deje esa imagen de cowboy para volver a ser el soldado de la muerte.

Los fans esperan que Rambo, al final de la película, deje esa imagen de cowboy para volver a ser el soldado de la muerte.

Debido a fotos del rodaje que ya se han publicado, los fans están tranquilos, porque dos tótems de la saga como son el cuchillo y el arco harán acto de presencia. En el aire queda el objeto más recordado: la cinta de camuflaje para el pelo, que ha sido santo y seña de las cuatro pelis anteriores, pero aquí parece haber sido sustituida por un sombrero de vaquero, algo lógico si se piensa que John volvió al rancho familiar, ubicado en Texas, para reencontrarse con su padre al final de la cuarta entrega.

Sin embargo, el deseo de los rambis es que, cuando llegue la hora de repartir estopa, ese momento de la mirada asesina preparando la punta de flecha explosiva mientras el malo sale corriendo, el héroe eterno cambie de indumentaria y vuelva a la icónica cinta para el pelo, que usó por primera vez en el bosque de Acorralado.

Asimismo, se espera que Rambo V tenga un discurso final en consonancia con los estelares finales de las dos primeras entregas: el espectacular monólogo-terapia del derrumbe del veterano de guerra perturbado por culpa de unos políticos obtusos que no sabían que hacer con su juguete de guerrear ("¡Ni siquiera encuentro trabajo de lavacoches!") y el más sucinto de Rambo II que está clavado en la memoria de los aficionados: "Yo quiero lo que ellos quieren. Y lo que cualquier otro que viniese aquí a dejarse las tripas, y a dar todo lo que tiene, quiere: que su país le quiera tanto como nosotros le queremos. Eso es lo que quiero". Un gran mensaje patriótico en tiempos en los que a España se la denomina "conjunto de realidades".

En la quinta entrega, los fans también quieren escuchar con sonido de altísima definición la magnífica banda sonora de Jerry Goldsmith, sobre todo ese It's a long road que ha marcado siempre el destino del personaje con sus tintes oscuros y melancólicos, pero a la vez de corte militar y sinfónico.

Reconocimiento a una carrera para la historia

A diferencia de otros action hero de los años 80 y 90 (y amigos suyos) como Jean Claude Van Damme, Steven Seagal, Chuck Norris o los más recientes Vin Diesel, Jason Statham o Dwayne Johnson, el director de Stayin' Alive tiene un Globo de Oro y tres nominaciones al Óscar (Mejor Actor y Mejor Guión por el primer Rocky, algo solo al alcance de dos leyendas como Orson Welles y Charles Chaplin, y Mejor Actor Secundario por Creed).

Stallone reinó en Cannes. Stallone reinó en Cannes.

Stallone reinó en Cannes.

En Cannes ha dicho que reniega de algunas de sus películas, sobre todo de la etapa previa al renacer de Rocky Balboa (2006), como D-Tox o Shade, pero a los adalides del arte y del ensayo hay que recordarles que Stallone tiene películas muy aplaudidas por la crítica en las que ha salido de su presunta zona de confort (pegar tiros y dar puñetazos): su trabajo como sheriff discapacitado y con sobrepeso de Copland (1997), junto a otros intérpretes de peso como Harvey Keitel o Robert de Niro, o Camino hacia el éxito (2014), en la que da vida a un artista novel y editor de una página de cotilleos en internet.

Stallone se ha sincerado en Cannes y ha dejado un speech que es, en sí mismo, una charla de coaching: "La vida puede cambiar muy rápidamente. En líneas generales, uno tiene 100 malas ideas y una sola buena. Con Rocky rompimos el molde. No me querían a mí. Buscaron a Robert Redford y a James Caan, pero finalmente la terminé haciendo yo (con Rambo fue peor, era la undécima opción). En tiempos en que se rodaban obras maestras como Taxi Driver o Todos los hombres del presidente, filmamos Rocky, una historia optimista e inocente sobre un hombre que encuentra el amor y renace en el boxeo y en la vida. El fracaso te vuelve más inteligente. Hay que saber aprovechar las oportunidades y luego sostenerse. El desafío es no conformarse. Uno siempre tiene que demostrar que es capaz de reinventarse".

Habrá que esperar hasta septiembre para ver Rambo V y comprobar cuántos millones de euros hay que sumar a los casi 1.000 que recaudaron las cuatro entregas anteriores, pero ya todos se preguntan si morirá al final en su último acto de servicio. Sería un The End épico. Si no, seguro que el viejo John seguirá viviendo día a día.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios