Port Authority | Estreno en Movistar+ Camina como un chico blanco

Avalada por Martin Scorsese, Port Authority actualiza el retrato de esas malas calles neoyorquinas marcadas por la marginalidad y el peligro, calles poco acogedoras para los recién llegados, en las que en las que hay ganarse el espacio para la supervivencia día a día, a codazos si hace falta.

Danielle Lessovitz las filma con arrojo naturalista, cierta voluntad antropológica y nocturnidad de neón, siguiendo los pasos de un veinteañero que llega huyendo de sí mismo, un joven problemático, desarraigado y masoquista que busca su sitio entre dos familias bien distintas: la de la chica negra trans de la que se enamora, miembro de un colectivo LGTB dedicado al baile urbano, y la de los tipos violentos con los que se gana la vida ejecutando desahucios antes de volver cada noche al centro de acogida en el que vive.

Port Authority se propone así como relato de iniciación y drama romántico, un fragmentario trayecto en búsqueda de una identidad, un periplo por el que arrastrar las heridas y los traumas hasta encontrar un lugar propio. Fionn Whitehead se echa a cuestas a su personaje con tanta zozobra física como determinación, mientras que la deslumbrante Leyna Bloom le ofrece el espejo más hermoso en el que mirar sus miserias y contradicciones. Juntos componen unos nuevos Romeo y Julieta en los márgenes de la normalidad, carne de drama duro trascendida desde la voluntad de estilo y una empatía exenta de juicio moral en un debut más que estimable que pasó por Un certain regard en Cannes y que puede verse ahora en Movistar+.