Cómics

Demonios en la Era Taisho

  • 'Guardianes de la Noche' (2016), de Koyoharu Gotouge, sigue las aventuras de Tanjiro, un muchacho que descubre que toda su familia ha sido masacrada por un demonio, salvo su hermana

Una viñeta del cómic. Una viñeta del cómic.

Una viñeta del cómic.

La salud del emperador Yoshihito era frágil, lo que provocó un cambio en el poder político de Japón, con la irrupción de los partidos democráticos justo después del fin de la I Guerra Mundial, siendo los inicios del imperio parlamentario. Al reinado del emperador Yoshihito, entre el 30 de julio de 1912 y el 25 de diciembre de 1926, se lo conoce como la Era Taisho, un periodo de la Historia del Japón en el que, en el manga titulado Kimetsu no Yaiba, los demonios campan a sus anchas durante la noche devorando humanos.

Kimetsu no Yaiba, en España traducido como Guardianes de la Noche, sigue las aventuras de Tanjiro, muchacho noble y justo, e hijo mayor de una familia que acaba de perder a su padre.

Tanjiro se esfuerza para sacar adelante a sus hermanos y a su madre, vendiendo carbón en las aldeas cercanas, aunque para ello deba cruzar caminando la tundra nevada. Cierto día, se le hace tarde para regresar a casa, y se queda a pasar la noche fuera. A la mañana siguiente, descubre que toda su familia ha sido masacrada por un demonio, habiendo quedado su hermana Nezuko como única superviviente. Tanjiro intenta llevarla a la aldea, pero por el camino despierta convertida en demonio al haber sido infectada por la sangre del asesino. Tanjiro decide hacer todo lo que esté en sus manos para encontrar una cura para su hermana y dar caza al demonio para vengar a su familia. Tras un encuentro con un cazador de demonios, éste decide enviar a los dos hermanos con el maestro Sakonji Urokodaki, bajo cuya tutela Tanjiro podrá convertirse en un Cazador como él y así lograr su objetivo: encontrar alguna manera de que Nezuko logre recuperar su humanidad perdida.

Aunque la historia se desarrolla en ambiente rural, en pueblos de montaña de Japón, pronto los pasos del protagonista le llevarán a Tokio para descubrir el auténtico origen de los demonios y encontrar al culpable del asesinato de su familia y de la actual condición de su hermana, quien, tras lograr suprimir su ansia de comer seres humanos, se convierte en una aliada muda y medio salvaje con un punto adorable.

En las páginas de Shonen Jump, famosa revista de la editorial Shueisha, se han publicado muchos manga que enseguida se convirtieron en fenómeno de masas: Mazinger Z, Dragon Ball, El Puño de la Estrella del Norte, Jojo's Bizarre Adventure, Slam Dunk, Bleach, Naruto o One Piece, que es la que ha ostentado durante estos últimos años la cabeza del ranking de series más vendidas, hasta la llegada de Kimetsu no Yaiba o Guardianes de la Noche, como ha sido rebautizada en nuestra piel de toro. La pasión desatada por la creación de Koyoharu Gotouge hizo que los lectores japoneses se lanzasen en masa a las librerías, haciendo que las ventas totales de todos los volúmenes superasen los 12 millones de ejemplares, hasta el punto de que las librerías no tuvieron más remedio que limitar la venta de una unidad por volumen y cliente. Poco se sabe de su autora, ya que prefiere mantenerse en el anonimato.

Kimetsu no Yaiba comenzó a serializarse el 15 de febrero de 2016 en dicha revista, y cuenta en Japón con 23 volúmenes tankobon. Una adaptación al anime producida por el estudio Ufotable se estrenaba el 3 de abril de 2019, con 26 episodios por cada temporada, siendo un éxito tan rotundo que que le dio todavía más fama a la serie.

Koyoharu Gotouge tiene un estilo de trazo que potencia la sensación de movimiento. Aunque este manga cuenta con algunas escenas bastante crueles, no se recrea en el gore ni en la sangre, y también es capaz de crear escenas muy bellas.

La serie tiene virtudes como una narrativa directa, un componente oscuro, que casa muy bien con los acontecimientos de esta historia, y una variada galería de personajes, tanto principales como secundarios. Otro factor que hace especial a este manga es que la motivación de su protagonista proviene de agentes externos que le hacen abandonar su apacible vida, salir de su pequeño mundo y crecer, convirtiéndose en un héroe por necesidad, en lugar de hacerlo como fruto del deseo personal. Es algo muy habitual que el leitmotiv de muchos manga sea el afán de superación personal del protagonista hasta que alcanza la madurez, pero suele ser por voluntad propia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios